¿Cuanto vale una pala de pádel?

paddle-1499678_1280

Avance Deportivo

Avance Deportivo

@deportivoavance
24 de mayo de 2019, 17:00

El pádel aterrizó en España en los años ochenta, época en la que se abrió la primera pista en el Club de Marbella, siendo uno de sus principales impulsores Manolo Santana. Casi cuarenta años después, el pádel ha dejado de ser un deporte elitista. De hecho, según los datos del Consejo Superior de Deportes (CSD), ya son más de cuatro millones de personas las que practican este deporte en el territorio nacional. Un crecimiento constante que se debe, principalmente, a que se trata de una actividad que no resulta tener un elevado coste económico, como se puede comprobar en el coste de las palas de pádel, aunque la mayoría de las marcas no dejan de inflar el precio de estos productos en el mercado.

Todos los jugadores que se inician en el pádel tienen que superar una primera etapa de adaptación al deporte. En esta fase, el jugador tiene que invertir en material, por lo que tiene que entrar de lleno en un mercado de pádel repleto de modelos novedosos y materiales mejorados, caracterizado también por su elevado precio. Elegir la primera pala es una de las decisiones más importantes a la hora de comenzar a practicar este deporte, tanto porque no se tiene definido el estilo de juego como porque una pala inadecuada puede provocar la aparición de lesiones. Para tomar esta difícil decisión, los jugadores amateurs se suelen fijar en las palas que llevan sus referentes del World Padel Tour, como Fernando Belasteguín, Juan Martín Díaz o Pablo Lima.

Una vez elegida la pala de pádel que quieren comprar, los jugadores se topan con la realidad de un mercado inflado donde los modelos de gama alta suelen superar los 200 euros, incluso hasta 300 en algunos otros casos. Las marcas suelen fijar precios muy altos durante el primer año de lanzamiento de sus modelos. Sin embargo, los jugadores pueden encontrar esos mismos modelos a la mitad de precio durante las populares rebajas habituales en la siguiente temporada. Una estrategia que cuestiona el precio real de una pala de pádel, dejando entrever un sobrecoste en el proceso que fabricación y distribución hasta llegar a las manos de los consumidores. Una inflación que se acrecienta especialmente en España, donde el pádel ha alcanzado su máxima popularidad.

Por suerte para los jugadores, recientemente han aparecido marcas que han democratizado el mercado de las palas de pádel, como es el caso de Kombat Pádel. Esta marca española ofrece a los jugadores modelos de palas profesionales por solo 95€. Para conseguirlo, esta empresa nacida en Madrid ha eliminado los intermediarios, los procesos de distribución y las inversiones en marketing, tres aspectos tradicionales de una cadena de distribución que son los causantes de la inflación de precios de las palas de pádel en el mercado. A pesar del precio, Kombat Pádel no tiene gamas bajas ni gamas medias, sino que sólo ofrece a los jugadores palas de gama alta a su coste real. Una clara demostración de que el pádel no es un deporte caro, sino que son las propias marcas las que dificultan el acceso a este apasionante deporte.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar