La ciencia corrobora que el ejercicio puede aliviar el dolor menstrual

Mujer haciendo deporte.

Avance Deportivo

Avance Deportivo

@deportivoavance
11 de noviembre de 2019, 11:00

Existe un mito sobre la regla y el deporte que ha prevalecido con los años. Este menciona que ambos no son compatibles, por lo tanto, las mujeres no pueden hacer ejercicio durante el ciclo menstrual. Debido a esto muchas han considerado que no es el mejor momento para hacer deporte. Sin embargo, la ciencia apunta a todo lo contrario, y sugiere que la actividad física incluso aumenta el rendimiento físico.

El deporte moderado es beneficioso para la menstruación, el embarazo y la menopausia. Así lo ha constatado un grupo de investigadores de la Universidad St. Mary’s de Twickenham, en Reino Unido, que los especialistas han llevado a cabo en colaboración con la red social para deportistas Strava y la app Fit Woman. Según el 78 % de las más de 14.000 mujeres de diferentes países del mundo estudiadas, el ejercicio atenúa las molestias derivadas del ciclo menstrual.

“La mayoría del dolor menstrual está causado por la inflamación y el ejercicio tiene efectos antiinflamatorios a largo plazo (no así a corto plazo). Además, las endorfinas asociadas a la práctica de ejercicio pueden reducir los síntomas y dolores menstruales”, menciona la doctora Georgie Bruinvels, investigadora principal del estudio.

Usualmente los ejercicios saludables son complementados con rutinas de dieta, esto proporciona un nivel hormonal óptimo que favorece ciclos menstruales regulares, menos dolorosas y la activación de la vascularización que disminuye la asociación de varices pélvicas y dismenorreas crónicas. También comprobaron que el deporte tiene que ser de intensidad moderada a intensa.

Según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, las prácticas deportivas recomendables son los ejercicios aeróbicos que incluyen caminar a paso ligero, correr y nadar. Lo ideal es practicarlos 30 minutos al día, indistintamente de la fase del ciclo. Por otro lado, quienes acuden a los gimnasios pueden realizar ejercicios cardiovasculares, utilizar bicicletas elípticas, entre otros. Lo ideal es incrementar el flujo de sangre por todo el cuerpo, y que este llegue a las zonas donde tienen las molestias.

Sin embargo, hay que tener presente que no todas las mujeres pueden mantener la misma intensidad en sus entrenamientos. En ese sentido, la actividad tiene que adaptarse a las necesidades del propio organismo. Los ejercicios como el yoga o pilates son los más adecuados. Para esto, los artículos como las colchonetas o esterillas facilitan la práctica deportiva en la zona lumbar y todos los músculos del cuerpo, de tal manera que también evitarán lesiones.

En un estudio realizado en 2013, un grupo de mujeres practicó yoga de forma regular, en sesiones de 40 minutos diariamente durante seis jornadas a la semana. Como resultado  las participantes aumentaron su bienestar físico, pero además lograron reducir la sensación de ansiedad y los síntomas depresivos. De esta manera, el ejercicio moderado no solo mejora físicamente, sino que también propicia bienestar en el plano psicológico. Además, el apartado social es otro factor que ayuda a sentirse mejor, dado que desarrollar ejercicios en compañía permite revertir percepciones negativas.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar