Brazadas de oro de Óscar Salguero en Río

El joven nadador español, Óscar Salguero, medalla de oro en los Juegos Paralímpicos de Río. Fuente: CPE

El joven nadador español, Óscar Salguero, medalla de oro en los Juegos Paralímpicos de Río. Fuente: CPE

El joven nadador catalán se proclama campeón de los 100 metros brazas en los Juegos Paralímpicos con un tiempo de 1:11.11.

Jesús Ortiz García

Jesús Ortiz García

@JesusOrtizAD
14 de septiembre de 2016, 22:49

Óscar Salguero ha dado la sorpresa en la final de los 100 metros brazas categoría SB8 (discapacidad física) tras conquistar la medalla de oro en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro, la 3ª  de color dorado para España en esta cita en Brasil.

Tras una buena salida, tomó la cabeza de la carrera a los pocos metros y tras el viraje amplió su ventaja sobre sus perseguidores. Con un ritmo muy alto apretó en el segundo largo para alcanzar la gloria, tocó la pared para dejar el crono en 1:11.11.

Óscar Salguero. Fuente: CPE

Óscar Salguero. Fuente: CPE

Explosión de júbilo para el joven nadador del equipo AXA promesas paralímpicas, que aventajó en más de un segundo al italiano Federico Morlacchi y en más de tres al austriaco Andreas Onea. Reconoció que empezó “con muchos nervios” puesto que se trata de sus primeros Juegos: “Es impresionante, con mucha gente. Salí un poco acelerado, pero me encontré bastante bien y, aunque me costó un poco, ha valido la pena”.

El deportista de Sabadell ha señalado que ha tenido “una temporada un poco dura” en la que no ha hecho sus mejores marcas, pero ha añadido que ha conseguido la medalla de oro “trabajando duro”, con lo que continuará entrenando con la mente puesta sobre todo en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

A sus 18 años, el catalán es una de las nuevas referencias de la natación española y ha brillado en su debut en unos Juegos con un oro que se suma a la plata en el Mundial de Glasgow 2015 y otra presea plateada en el Europeo de Eindhoven 2014.

Salguero, que nació sin parte del brazo derecho, empezó en la natación de pequeño, pero poco después lo dejó para practicar deportes como fútbol, kárate o atletismo. Pero se dio cuenta de que lo suyo era el agua, así que regresó a la piscina para jugar a waterpolo, sin embargo, debido a su discapacidad, no pudo entrar en el equipo. Así que se decantó por la natación y el tiempo le ha dado la razón con este metal de oro en los Juegos Paralímpicos.

 

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar