Cambian el agua de la piscina de salto para la sincro

Fuente: EFE

Fuente: EFE

Un fallo en el sistema de reposición de un producto ha desencadenado la decisión de la sustitución. El agua llevaba 4 jornadas de color verde y era necesario cambiarla para la celebración de la natación sincronizada.

Avance Deportivo

Avance Deportivo

@deportivoavance
13 de agosto de 2016, 22:35

El agua de la piscina de competición para la natación sincronizada en Río deberá ser sustituida por la de calentamiento, para favorecer que las nadadoras se vean entre sí y los jueces puedan observar el ejercicio sin dificultades.

Gustavo Nascimento, director de gestión de sedes del comité organizador, explicó en rueda de prensa que los cambios de filtros en la piscina no eran suficientes para devolver al agua su color y transparencia originales.

“Había poco tiempo para recuperar el agua”, dijo Nascimento, que añadió que el cambio de los 3.750.000 litros debe estar terminado a las 7 de la mañana del domingo, a tiempo para el comienzo de la competición de sincronizada a las 11.

El agua de la piscina llevaba 4 jornadas de color verde debido a una reacción química de los productos empleados para su mantenimiento. La falta de reservas de uno de los componentes necesarios para restablecer los valores causó una reacción al cloro, que lo neutraliza.

Nascimento explicó que el desarrollo de la competición de waterpolo dejaba muy poco tiempo, solo por las noches, para trabajar en el drenaje del agua. Se decidió cambiar los filtros, pero no fue suficiente para eliminar las partículas sólidas que le dan el color verde y cierta turbiedad.

“Fue una fallo en el sistema de reposición de todos los químicos que van al agua”, explicó Nascimento. “Hubo un fallo en nuestro contrato, nuestro contrato es parte de nuestro equipo y fue nuestro fallo. ¿Qué vamos a hacer? Arreglarlo. Tenemos todos los recursos para cambiar el agua y mantenerla en buen estado”, aseguró Nascimiento. El “iscina de calentamiento”, dijo el director, “está en perfectas condiciones”.

En la piscina contigua de saltos, la 1ª que se puso verde, no ha sido necesario cambiar el agua dado que “no ofrece complicaciones para la competición”.

Estamos renovando el sistema de filtros, esperamos tenerlo terminado al final del día y después del primer ciclo ver un cambio sensible”, apuntó.

El estadio Maria Lenk del Parque Olímpico de Río tiene 2 piscinas de calentamiento, pero con el traslado del waterpolo al Centro Acuático para la fase final solo se necesitará una, explicó Nascimento.

El portavoz del comité organizador, Mario Andrada, presente también en la conferencia de prensa, señaló que no era el momento de buscar al culpable de la situación de las piscinas, sino de “centrarse en la solución del problema”.

Lo fundamental es proporcionar a los deportistas los mejores escenarios de competición y preservar su salud. Después ya pensaremos a quién hay que culpar”, dijo.

Andrada señaló que “por supuesto” que lo ocurrido con el agua de la piscina era una situación “embarazosa” para ellos porque es, afirmó, “el único problema que no hemos podido solucionar con rapidez”. También se achacó a sí mismo el error de haber prometido dos veces que el incidente “estaría solucionado a la mañana siguiente”, cuando no había sido así.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar