Cuando el pádel deja de ser una competición y se convierte en una fiesta

La iniciativa ‘Palas para Todos’ enseña a personas con discapacidad de todas las edades a ser mejores en su día a día ayudados por este deporte de raqueta.

Alejandro Fernández

Alejandro Fernández

@alejandrofdez4
9 de febrero de 2017, 21:00

Existe un momento en el que desaparecen los límites, en el que lo realmente importante es simplemente disfrutar, sonreír, cantar, jugar. Eso impulsan desde ‘Palas para Todos’, una iniciativa creada por Elsa Navarro y Nini Conejo, dos monitoras experimentadas de pádel que en 2013 decidieron conseguir el título de monitoras de pádel para personas discapacitadas. “Fueron tres días muy intensos, y cuando volvimos, vimos que era lo nuestro”, afirman. Se introdujeron en un mundo desconocido del que han sacado vida, mucha vida. Y a su vez, se la devuelven a sus participantes. Unos chicos y chicas, de todo el rango de edades que, a pesar de su discapacidad (autismo, síndrome de Down, etc.), juegan al pádel igual de bien que cualquiera de nosotros y, que si cabe, disfrutan más de la pala.

Nada más terminar el curso de monitoras de pádel adaptado, Elsa y Nini decidieron crear ‘Palas para Todos’: “Nosotros tenemos una escuela de pádel adaptado en la que estamos abiertos a cualquier asociación, por la mañana, y a todo chico que quiera venir en plan particular”, cuenta Nini Conejo. También señala de que no tienen límite de edad: “Tenemos varios grupos, desde chicos de 4 años hasta 50 y tantos, dependiendo de lo que tengan y dependiendo de la edad, vamos dividiendo los grupos. Dependiendo de la discapacidad que cada uno tenga, nos vamos amoldando. Por eso damos siempre las clases las dos”.

Nini Conejo ayuda a golpear la bola a una participante. Fuente: Avance Deportivo.

Nini Conejo ayuda a golpear la bola a una participante. Fuente: Avance Deportivo.

Uno de los mayores beneficios es el progreso personal a través de las clases: “Chicos que venían y que no cogían la pala, ahora juegan de derecha y de revés, y eso lo pueden trasladar a cualquier lado. En la casa, los padres nos dicen que son mucho más ordenados, que ayudan a poner la mesa, que están más concentrados…El beneficio que trabajamos nosotros en la pista, se traslada luego a su vida diaria”, destaca una orgullosa Nini.

Pero el beneficio es mutuo. Trabajar día a día con gente discapacitada te da lecciones de vida. “Todas las dificultades que ellos tienen, que no son barreras para ellos, te demuestran cada día que nosotros, que no tenemos ninguna discapacidad, muchas veces ponemos muchas pegas que en realidad son absurdas. Ellos te demuestran que la vida es mucho más sencilla y que tienes que luchar por lo que tienes”, reflexiona la monitora.

Nini Conejo y Carolina Navarro posan con dos participantes en las jornadas. Fuente: Avance Deportivo.

Nini Conejo y Carolina Navarro posan con dos participantes en las jornadas. Fuente: Avance Deportivo.

Los alumnos que participan en las clases de Elsa y Nini tienen todo tipo de discapacidades, unas más llevables que otras a la hora de jugar al pádel: “La discapacidad más dura a la que nosotros nos enfrentamos es el autismo, porque a los chicos autistas les cuesta más trabajo prestar atención, pero a pesar de ello, están progresando muy bien. Es fundamental enseñarles la rutina, porque la necesitan”, destaca Elsa Navarro.

Para las clases, cuentan con el apoyo de Starvie, que les patrocina y que “nos viste a los chicos y nos deja las palas para que jueguen, y luego tenemos a Carolina –Navarro-, que está al 100% con nosotras”, dicen encantadas.

Carolina Navarro felicita a un participante. Fuente: Avance Deportivo.

Carolina Navarro felicita a un participante. Fuente: Avance Deportivo.

Carolina Navarro es la actual número 4 del mundo en el ranking del World Padel Tour (WPT). Como afirman Nini Conejo y Elsa Navarro (hermana de Carolina), la jugadora malagueña les ayuda siempre. Y no parece que esta colaboración vaya a terminar pronto: “Me aporta bastante más a mí que lo que les puedo aportar a ellos. Siempre vengo dispuesta a estar contenta con ellos, pero cuando terminamos yo me llevo bastante más de ellos y aprendo mucho de la superación y del cariño que me dan, así que estoy encantada de ayudar”.

Pensando en un aspecto más profesional, Carolina  afronta una nueva temporada con su pareja, Cecilia Reiter, con el objetivo de “tratar de mantener esa cuarta posición del ranking, y si podemos subir algún puesto más, eso haremos”. Carolina, de 40 años de edad, afronta su temporada número 23 en el mundo del pádel con la misma ilusión que siempre. Ha conseguido ser Campeona del Mundo, de España y número uno del ranking mundial. “Disfruto del pádel y me encuentro bien. Soy una privilegiada por poder trabajar del deporte y hacer lo que me gusta. Cuando hay algo que te gusta, siempre estás motivada y con ganas”. Más dudas le entran a la hora de escoger una jugadora con la que se quedaría de todas con las que ha competido: “Ariana Sánchez, es una jugadora joven y con mucho talento, y Bea González, que tiene un talento innato y además juega con criterio”.

Carolina Navarro felicita a una participante. Fuente: Avance Deportivo.

Carolina Navarro felicita a una participante. Fuente: Avance Deportivo.

El otro jugador profesional en estas jornadas organizadas por ‘Palas para Todos’ es Ernesto Moreno. El jugador marbellí debuta este año en cuadro. “El objetivo es acabar entre las primeras 14 parejas del ranking. Ahora estamos la número 23, es complicado pero vamos a intentar conseguirlo”. Es un jugador joven, de tan solo 22 años, pero que lleva en el circuito desde los 18. “Uno empieza jugando las pre-previas, luego las previas y ahora he conseguido entrar en cuadro, que es bastante complicado, pero todavía se puede mejorar más”. Finalmente, a la hora de destacar una pareja contra la que ha jugado, Ernesto no tiene dudas. “Bela-Lima, que llevan dos años siendo los números uno indiscutibles, pero todas las parejas son duras”.

Ernesto Moreno. Fuente: Avance Deportivo.

Ernesto Moreno. Fuente: Avance Deportivo.

A la hora de convertir al pádel en deporte olímpico, tanto Carolina Navarro como Ernesto Moreno concluyen igual: “Tiene que jugarse en más países”. Pero mientras el pádel sigue ampliando miras y conquistando nuevos países, Carolina y Ernesto seguirán colaborando en iniciativas como las de ‘Palas para Todos’, ayudando a chicos como Javi, que se muestra encantado con las clases y que, además, ayuda a Elsa y Mini a dar clases a los niños más pequeños: “Lo que más me gusta del pádel es jugar en el fondo, contra la pared, el remate, lateral y las boleas”, nos cuenta mientras enseña los 4 trofeos que ha conseguido desde que juega al pádel. Como él, muchos casos de chicos y chicas que, con la ayuda de gente como Elsa, Nini, Carolina o Ernesto, se superan día a día, enseñándonos que no hay nada inalcanzable en la vida. Por ello seguirán trabajando Elsa Navarro y Nini Conejo desde ‘Palas para Todos’.

Todo ello con un deseo, convertir la escuela en una asociación para que los chicos y chicas que participen en las clases de pádel adaptado lo hagan sin tener que pagar nada, de forma gratuita. Y es que para fines así, el dinero deja de tener sentido.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar