Damián Quintero: “El oro europeo era el principal objetivo este año; el oro olímpico sería hacer historia”

El número 1 del kárate mundial es recibido por los militares del Mando de Operaciones y afirma que una parte de su medalla es de los que están en el extranjero y le brindaron su apoyo.

Mariló Carvajal

Mariló Carvajal

@MariloCarvajal
30 de mayo de 2017, 10:50

Damián Quintero hizo historia al convertirse en 2015 en el primer karateca español que lideraba el ránking mundial (título que repitió en 2016) y el 1º en proclamarse campeón de la Liga Mundial, hito que también logró el año pasado. Recientemente se ha proclamado campeón de Europa por 8ª vez y ha querido agradecer el apoyo brindado por los militares españoles en los últimos meses.

Para ello, el karateca malagueño visitó este lunes el Mando de Operaciones de las Fuerzas Armadas (MOPS), donde afirmó que se siente identificado con los soldados españoles y mantuvo que con ellos tiene un objetivo común: “defender la bandera de España y hacer que esté siempre arriba”. Muy agradecido por todas las muestras de cariño recibidas, Quintero entregó al jefe del MOPS una camiseta de la selección nacional en la que se podía leer “una parte de mi medalla es vuestra”. Además, el karateca andaluz repasó sus últimos éxitos deportivos y admitió que lograr el oro en Tokio significaría culminar su carrera y “hacer historia”.

Pregunta.- Campeón de Europa en Turquía, y ya van 8 veces. También por 8ª vez campeón de España universitario. ¿Se le acumulan los trofeos en casa?

Respuesta.- Sí. Para mí todos son importantes pero es verdad que ahora dentro del ciclo olímpico unos lo son más que otros. Sobre todo estoy muy contento por el 8º oro europeo. Era el principal objetivo de este año por el hecho de entrar en el programa olímpico y también para esa ansiada ayuda que sabemos que hay desde el Comité Olímpico Español, el programa ADO, y poder dedicarme exclusivamente a entrenar y competir.

P.- Últimamente todo el mundo está muy preocupado por su cuello y por el peso que tiene que soportar con tantas medallas. ¿Dónde las guarda?

R.- Están en Málaga en casa de mis padres y es mi mamá la que se encarga de ordenarlo todo. Siempre me las quedo un mes más o menos, para la prensa y salir en los medios, pero luego siempre van para Málaga y las pone en la estantería y ella las guarda como quiere.

General López del Pozo, Damián Quintero y General Braco. Fuente: EMAD

General López del Pozo, Damián Quintero y General Braco. Fuente: EMAD

P.- Acumulas más de 60 medallas, ¿alguna con un especial cariño?

R.- Hay varias. La 1ª que ganamos con el campeonato del Mundo, en 2014. En 2015 los Juegos Europeos de Bakú, que para nosotros fue una inyección de moral ya que entramos, aunque sea a nivel continental, dentro de un ciclo olímpico. Fue muy importante ese oro y, sobre todo, la de este año. Parecía que es un europeo más, pero no lo era. Había mucha presión, ya no solo mediática, sino también por lo que comentaba de las ayudas. Era importante entrar en esta rueda para los 3 próximos años llegar en buenas condiciones a Tokio.

P.- No era un europeo más el de Turquía y venció en la final al número 3, que jugaba en casa, el turco Ali Sofouglu. ¿Cómo fue ganar al anfitrión?

R.- Llevo 3 años seguidos haciendo eso porque en 2015 fue en Turquía también, el año pasado fue en Francia y este año fue complicado. Era territorio hostil. Parecía un campo de fútbol en lugar de un pabellón donde se hacía kárate, pero estamos entrenados para ello también. En los mismos entrenamientos a veces nos ponen sonido ambiente y presión para saber trabajarla cuando llegue el momento importante. Intenté concentrarme al máximo en mi kata, a veces te vas un poco porque es normal, pero nosotros dependemos de nosotros mismos y es tontería pensar en el adversario.

P.- Ante tanta presión, ¿cómo consigue concentrarse y aislarse de lo que le rodea?

R.- Es mucho trabajo psicológico, obviamente. Y, sobre todo, pensar que dependes de ti mismo. La ventaja que hay entre el kumite, que es la parte de combate, y los kata es que nosotros no dependemos de la estrategia del rival. Simplemente tenemos que realizar nuestro kata, por lo cual te centras al 100% en lo tuyo, visualizas bastante y directamente sales a hacer el 100% porque no tienes que hacer más.

P.- ¿Qué balance haría de este último europeo? ¿Se nota que ya ha empezado un nuevo ciclo olímpico, tan importante además para el kárate?

R.- Se va notando. No solo en el europeo, sino en el circuito mundial. Van apareciendo rivales de países que antes o no practicaban apenas kárate o eran muy buenos en kumite y no en kata. Entonces te das cuenta de que se está invirtiendo, que esto ha cambiado y que nosotros no nos podemos descuidar porque si no, nos aprietan.

P.- Tiene nuevo entrenador desde hace unos meses, ¿qué cambios se están haciendo con él?

R.- Bastantes en general. Es un entrenador mucho más joven, está bastante actualizado con el ritmo que se lleva hoy en día y yo creo que lo mejor que tiene es la planificación que nos lleva tanto en la parte física como la parte técnica. Y muy bien estructurado en cuanto a los torneos en los que tenemos que salir a competir de rodaje de cara a los grandes objetivos de la temporada. Por ahora, los 5 primeros meses han sido positivos.

P.- ¿Cómo va a mejorar Damián Quintero? Si es que se puede…

R.- Siempre podemos llegar a dar un poquito más, un plus. Siempre se puede mejorar tanto psicológicamente, físicamente como técnicamente, y para eso tenemos al nuevo entrenador.

P.- Primer español en liderar el ránking histórico y la Liga Mundial. La Federación Internacional le considera el 2º mejor karateca de la historia en la modalidad de katas y desde 2004 no se ha bajado del podio siendo toda una leyenda mundial de este deporte; ¿es consciente de lo que está consiguiendo?

R.- Seré consciente. Ahora mismo vas siendo consciente pero me gusta poner el contador a 0 cuando termino un torneo o un campeonato. No me voy fijando en lo que voy consiguiendo, sino en el objetivo siguiente. Quizá cuando ya me retire, sí valore todo esto, ahora mismo vamos mirando el futuro.

P.- El próximo reto, los World Games en Polonia en julio, reunirá a los 8 mejores karatecas del mundo. ¿Cómo se afronta una cita tan importante?

R.- En 3 semanas tengo un torneo, que va a ser el primer torneo después del europeo, y servirá de rodaje básicamente. Es en España, y de menos nivel que otros en el extranjero, pero es una buena preparación y, después, ya tengo que apretar en el tiempo que queda desde mitad de junio a final de julio para llegar a esos World Games con la condición óptima e intentar luchar por el oro.

P.- Y en septiembre el Circuito Mundial en Alemania…

R.- Será la 5ª prueba del Circuito Mundial de este año y donde me la juego a una carta con el japonés, que ahora mismo estamos en una diferencia de 25 puntos; es decir, eso no es nada y el que quede por encima del otro es el que gana.

P.- Pero el gran objetivo es Tokio 2020. ¿Qué significaría estar allí?

R.- Sería un sueño cumplido porque al final es el objetivo de todo deportista. Para mí es el evento deportivo con mayor trascendencia a nivel mundial, aunque solo se haga cada 4 años y que seamos solo vistos por los medios de comunicación 1 mes. Pero creo que sería el sueño hecho realidad y vamos a luchar por ello.

P.- No se baja del podio desde 2004, ¿qué significaría subir a él en Tokio? O, mejor aún, ser el primer campeón olímpico de este deporte…

R.- Sería culminar la carrera y hacer historia. Creo que uno de los objetivos, no el principal para mí, sería abrir puertas y que se practique mucho más kárate y que entre por esa puerta el mayor número de gente posible. Y si yo soy el 1º en llegar y hacer historia, sería un lujo.

Leyenda mundial del kárate, tiene por costumbre antes de competir no pisar el tatami de la competición y “hacer un poco como los toros, así con los pies antes de entrar al tatami, que es el impulso que me falta para centrarme y darlo todo”, explica. Rituales que a Damián Quintero le funcionan y lo mantienen en lo más alto del kárate mundial.
Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentarios

  1. Pingback: Damián Quintero: “El oro europeo era el principal objetivo este año; el oro olímpico sería hacer historia” | Dicen por ahí...

Comentar