El Barça se impone en el amistoso planificado por Aíto y se mete en la final de la Supercopa

Pau Ribas frente a Pablo Aguilar, 2 campeones de Europa con España. Fuente: EFE.

Pau Ribas frente a Pablo Aguilar, 2 campeones de Europa con España. Fuente: EFE.

 

Los de Xavi Pascual han vencido en semifinales al Gran Canaria por 60-88, en un encuentro en el que apenas se vieron incordiados.

Daniel Carretero

Daniel Carretero

@hismediocridad
3 de octubre de 2015, 6:30

Ya lo anunciaba el todavía entrenador Aíto García Reneses: “Gracias a este torneo podemos jugar un amistoso más”, y su equipo lo cumplió con creces, en un encuentro en el que Gran Canaria en ningún momento preocupó a un Barcelona que a medio gas se impuso cómodamente (60-88) y disputará hoy el primer título del nuevo curso.

El Barça rompió el marcador en el tercer cuarto. Fuente: EFE.

El Barça rompió el partido en el tercer cuarto. Fuente: EFE.

El partido careció de ritmo e intensidad y, salvo en los 2 primeros cuartos, en los que gracias a un marcador todavía algo apretado se mantuvo levemente la emoción, resultó soporífero en el tramo final, a imagen y semejanza de lo que había anunciado Aíto el día anterior. Un amistoso en toda regla, con las peores connotaciones del término.

Los primeros minutos del partido se iniciaron ya con iniciativa azulgrana, 2 triples de Doellman ponían el 4-10 en el marcador. Gran Canaria, tras unos compases iniciales en los que su pretendida estrella Kevin Pangos se mostró acelerado y tomando malas decisiones en ataque, se acercó en el marcador gracias a la aportación del veterano senegalés Sitapha Savané, en uno de los escasos atisbos de reacción que tuvo en el encuentro. Al final del primer parcial, pocos puntos para un 13-16.

Por contra, el 2º cuarto se caracterizó por el gran acierto de los 2 equipos. Aunque siempre con la iniciativa en el marcador del Barcelona, los grancanarios aguantaron en el partido durante gran parte de este parcial (30-33). Los amarillos anotaban con dificultad, en ataques muy trabajados, y los catalanes, gracias a su mayor calidad, terminaron saliendo beneficiados del intercambio de canastas con el paso de los minutos, para al descanso ponerse 9 arriba (32-41).

Aíto había declarado que el partido era un amistoso más. Fuente: Jorge Zapata (EFE).

Aíto había declarado que el partido era un amistoso más. Fuente: Jorge Zapata (EFE).

Y tras comenzar el tercer cuarto ya no hubo más historia, 2 triples seguidos a cargo de Satoransky y Doellman rompían el encuentro (32-47). Pangos intentaba mantener a Gran Canaria en el encuentro (37-52), pero el Barça, tras un triplazo de Abrines y una asistencia de Satoransky para que Tomic hiciera un 2+1, terminó por desnivelar el marcador (37-62). En poco más de 5 minutos los de Pascual habían finiquitado el partido. A partir de entonces llegaron minutos con poca historia y a falta del trámite del último cuarto, los azulgranas ganaban por 24 (47-71).

Los de Pascual ya habían hecho el trabajo y ahora sólo quedaba terminar el partido. Le llegó el turno a los menos habituales y Eriksson y Diagne, éste con una labor más oscura, aprovecharon con creces sus oportunidades. El más destacado fue el sueco, que anotó en este parcial 13 puntos para un total de 16, a la postre el máximo anotador del partido. En Gran Canaria, el dominicano Báez, desaparecido en el resto del encuentro, maquilló su actuación con 7 puntos. Finalmente, 28 arriba para el Barcelona, para situar el luminoso en el 60-88 final.

Aíto volvía a Málaga, la ciudad donde después de su plata con la selección española en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 comenzó su declive, donde dejó de ser entrenador de baloncesto, en el amplio sentido del término. Hoy Gran Canaria, en un marco inmejorable, con el público a su favor y quizá en una de las pocas oportunidades de la temporada para disfrutar de cierta repercusión pública, no compitió, su entrenador no quiso que compita.

 

 

 

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar