El botín de Loida Zabala en su aventura en México

La cacereña Loida Zabala en el Open de las Américas de halterofilia adaptada. Fuente: AD

La cacereña Loida Zabala en el Open de las Américas de halterofilia adaptada. Fuente: AD

La cacereña regresa a España con una medalla de oro en el Open de las Américas y con una progresión en su técnica y entrenamientos tras 4 meses de estancia en el país centroamericano.

Jesús Ortiz García
Actualizado: 07/05/2015 09:30

Loida en el podio en México. Fuente: AD

Loida en el podio en México. Fuente: AD

En enero decidió cambiar de aires, probar una nueva aventura para seguir progresando entre discos, barras y magnesia. Ahora, 4 meses después, Loida Zabala ha regresado de México con un buen botín: una medalla de oro y mejoras técnicas en los entrenamientos que han ayudado a la reina de la halterofilia adaptada en España a crecer como deportista.

“Ha sido una etapa importante en mi vida, una gran experiencia porque he aprendido mucho de los entrenadores Enrique Alvarado y Gerardo Cervantes. He conocido ejercicios que pensaba que nunca podría realizar por mi discapacidad, pero estaba equivocada. Allí hacen mucho hincapié en la musculación y ahora espero seguir con este método en España”, comenta.

La cacereña compartió entrenamientos con la mexicana Amalia Pérez, medallista en los Juegos Paralímpicos con 2 oros y 2 platas. “Me ha ayudado mucho, le estoy muy agradecida por acogerme en su casa y por darme la oportunidad de vivir todo esto a su lado, jamás imaginé entrenar con una campeona paralímpica”, añade.

Antes de volver, conquistó la medalla de oro en el Open de las Américas en la categoría de hasta 50 kilos. Levantó 95 kilos, uno más que la británica Natalie Blake, para llevarse el título. “Mi primer intento nulo me descolocó, pero después todo salió bien y eso que competir en México es complicado porque hay mucha altitud y poco oxígeno. Cerca estuve de levantar 100 kilos, aunque quizás no lo logré por los nervios, me falta controlarlos en competición. Si sigo trabajando igual de fuerte, batiré esa marca este año”, asegura.

Loida en el press de banca. Fuente: AD

Loida en el press de banca. Fuente: AD

A diferencia de la halterofilia olímpica, en la que figuran las modalidades de arrancada y 2 tiempos, en la paralímpica solo existe una. “Hay 3 intentos y tenemos que bajar la barra hasta el pecho y elevarla hasta dejar extendidos los codos. Es como el ejercicio de gimnasio en el que se entrenan los pectorales, el press de banca, pero algo más ancha”, explica la extremeña.

Loida, que con 12 años se quedó en silla de ruedas por una infección de médula que le dejó sin movilidad en las piernas, supera cada desafío que se propone con esfuerzo y perseverancia. Los próximos retos son una medalla en el Europeo de Hungría en noviembre y estar entre las mejores en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016.

“Vuelvo a ponerme a las órdenes de mi entrenador, Lodario Ramón y vamos a trabajar duro para lograr los objetivos. En el Europeo me gustaría pelear por una medalla, como hice en 2013. Es complicado porque las mejores están en Europa, entre ellas las rusas, pero lo daré todo para estar en el podio. Y para los Juegos de Río ya estoy clasificada, ya estuve en Pekín 2008 y Londres 2012, es una experiencia única y tengo ganas de que llegue. Quiero llegar bien preparada y sería un sueño conseguir una medalla”, apostilla.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar