El BUC de Barcelona conquista el campeonato de España de rugby en silla

Los tres equipos participantes en el primer campeonato de España de rugby en silla. Fuente: AD

Los tres equipos participantes en el primer campeonato de España de rugby en silla. Fuente: AD

El equipo catalán gana el primer torneo de clubes de un deporte en progresión, para personas con tetraplejia o parálisis cerebral.

Jesús Ortiz García

Jesús Ortiz García

@JesusOrtizAD
05 de febrero de 2017, 18:05

Los jugadores se deslizan a gran velocidad sobre el parquet para coger el balón. Hay fintas, dribles, también duros golpes entre las sillas de ruedas para realizar bloqueos, pero, sobre todo, emoción e ilusión por la progresión que está experimentando el quad rugby en España. El Pabellón INEFC de Barcelona ha acogido el primer campeonato nacional de clubes, un paso importante en el desarrollo de esta disciplina deportiva para personas con tetraplejia, parálisis cerebral, triples amputaciones y, en general, personas con grandes discapacidades.

El BUC, campeón de España. Fuente: AD

El BUC, campeón de España. Fuente: AD

El BUC (Barcelona Universitari Club) ha sido el primer equipo en conquistar este torneo, de formato triangular, en el que también participaron los Toros FLM (Fundación del Lesionado Medular) de Madrid y el CAI Deporte Adaptado de Zaragoza. El conjunto dirigido por Paula Murillo y Adrián García cumplió con los pronósticos y expuso sobre la pista su mejor versión para llevarse el trofeo.

Los catalanes ganaron con solvencia por 40-17 a los Toros FLM y en la final vencieron 36-21 al CAI. Por su parte, el equipo maño se impuso a los madrileños en el encuentro inaugural por 24-14, siendo Fernando Saz el autor del primer tanto de este campeonato de España. “Ha sido todo un éxito y también el curso de árbitros ha ido genial, con 14 inscritos. Este deporte sigue creciendo, los jugadores se sienten deportistas y saben que tienen que seguir trabajando para llegar a cotas más altas”, aseguran desde la organización.

Con balón redondo y en una cancha

Se trata de un deporte paralímpico que nació en Canadá en los años 70, una mezcla entre rugby, baloncesto y balonmano. Enérgico, veloz y dinámico, el rugby en silla se juega en una cancha de basket, 4 jugadores por equipo y el balón oval se sustituye por uno de voleibol para que su manejo sea más fácil. El contacto físico entre los deportistas no se permite, pero sí los bloqueos y placajes entre sillas, siempre y cuando no sean por la espalda. A los jugadores se les asigna una clasificación en función de su grado de discapacidad y se le engloba en una de las 7 clases que van desde los 0,5 hasta los 3,5 puntos. El equipo titular en la pista no puede sumar más de 8 puntos.

IMG-20170205-WA0027El objetivo consiste en llevar la pelota y atravesar la línea de fondo, entre dos conos. No es necesario posar el balón, basta con que dos de las ruedas atraviesen la zona para anotar un punto. Se puede pasar hacia delante y hay que botar y pasar el esférico después de 10 segundos como máximo. “Es el único deporte que esta personas pueden practicar en equipo, se sienten útiles y les aporta autonomía en su día a día”, asegura Íker de Isusi, entrenador de los Toros FLM, pioneros en este deporte en España.

“Cuando empezamos hace 5 años estábamos muy perdidos, pero la evolución en este tiempo es notable. A partir de ahora se disputarán cada temporada un campeonato de España de autonomías y otro de clubes”, añade. Para David Campón, coordinador nacional del rugby en silla de ruedas, “desde la creación de la comisión de rugby en silla, el equipo de trabajo está mejorando y cubriendo todas las necesidades que este deporte requiere. La formación y el desarrollo son nuestra razón de ser”.

El material, principal escollo

Dirige al BUC (antes llamado Els Quadrigas), un equipo que ha experimentado una gran progresión en los últimos meses y que ya ha competido en el extranjero. Pese al esfuerzo y al trabajo dedicado para sacar adelante este proyecto, tienen que lidiar con escollos diarios. “El material específico es muy caro, para competir a un buen nivel no vale cualquier silla de ruedas. Hay varios tipos, sillas ofensivas similares a las de baloncesto pero más duras y protegidas, y las defensivas, cuya característica especial es una cesta que sirve para atrapar a las sillas ofensivas. Ambas son muy costosas y el principal problema es la oferta reducida y los elevados precios. A nivel internacional se vive la misma realidad”, lamenta Campón.

Ambos equipos encontraron el empujón a sus proyectos en el documental ‘Murderball’, sobre la selección estadounidense de quad rugby. Ahora, ellos sirven de inspiración para la aparición de nuevos clubes, como el CAI Deporte Adaptado y el recién creado Carpetanos de Toledo, coordinado por Miriam Salas y que aún está en fase de desarrollo. “Ya estamos contactando con otras comunidades autónomas para lograr la expansión de este deporte”, apuntan. Una vez asentados, el objetivo es crear la selección española y representar a España en torneos internacionales.

Los protagonistas

Los Toros FLM (Fundación del Lesionado Medular)

Luis Miguel Martín, De las Heras, Jorge Benavente, Alberto Ruiz y David Serrano. También forman parte del equipo Sonia Fernández, José Antonio Sánchez, Marcos Marciel, Álvaro Flandes, Ángel Velázquez y Óscar López. Entrenador: Íker de Isusi

BUC Wheelchair Rugby (Barcelona Universitari Club)

Juan Carlos Fernández, Sergi Escobar, Ilian Rodrigo, Oriol Monrás, Diego Garavito, Maialen, Oriol Lluís, Christian Javier Páez, Jorge Pastor y Axel Libori. Staff técnico: David Campón, Paula Murillo, Adrián García, Javier Giménez, Daniel Gómez, Jennifer Castillo y Óscar Guerrero.

CAI Deporte Adaptado de Zaragoza

Fernando Saz, Edgar Escolán, Unai Gonzalvo, Raúl Mercado, Saúl Salesa, Andoni Senosiain e Iván Díaz. Entrenadora: Estefanía Miguel

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar