A elevar el apellido Rojo junto al Cáucaso

El tolosarra Imanol debutará en unos Juegos de Invierno en la modalidad de esquí de fondo, con la espina de no poder compartir sobre la pista el sueño olímpico junto a su hermano Joseba, que se ha quedado a las puertas.
imanol_rojo

El joven esquiador tolosarra Imanol Rojo | RFEDI

Jesús Ortiz García

Inseparables en entrenamientos, viajes, competiciones y en ocasiones hasta en la entrada a meta, los hermanos Rojo son referentes en el esquí de fondo en España. Desde que se produjo el primer contacto con la nieve cuando sus padres les llevaban en trineo por la Sierra de Aralar (Guipúzcoa), les picó el gusanillo por el deporte en el manto blanco con el sueño olímpico en el horizonte. En Sochi se cumplirá a medias.

Para la cita de Rusia, Imanol ha sido quien ha obtenido el billete. Joseba, el mayor de los dos, tendrá que ver desde la barrera la batalla que su hermano librará con los dominadores del cross country junto a las montañas del Cáucaso. “Estoy muy feliz, porque cuando empecé a hacer deporte quería llegar algún día a ser testigo de la magnitud de unos Juegos y lo he conseguido”, asegura el menor de los Rojo.

A Imanol, que cuenta los días para afrontar sus primeras Olimpiadas, la lista de la delegación española le dejó un sabor agridulce, su mayor apoyo y ejemplo para él se quedó a las puertas. Javier Gutiérrez es el otro español que estará en la ciudad rusa. “Hicimos una clasificación interna y cada uno elegía sus mejores 9 carreras, logramos sacar 2 plazas para España, pero no fue posible conseguir una tercera para que entrara también Joseba”, explica.

“Pasamos 24 horas al día juntos, hemos recorrido el mismo camino y es una pena porque se lo merece, ha luchado mucho, pero el sueño de los Juegos es de los dos. Cuando esté compitiendo, Joseba estará en mi pensamiento. Voy con muchas ganas, motivado y a disfrutar a tope”, subraya el de Tolosa.

El joven de 23 años confía en firmar una buena actuación en un deporte dominado por Noruega, Suecia, Rusia y Alemania y en el que destacó el hispano-alemán Johann Mühlegg, que pasó del cielo al infierno tras su positivo por dopaje después de ganar 3 medallas en los Juegos de Salt Lake City (EE.UU.) en 2002. “Ha hecho mucho daño. A la gente cuando le hablas de esquí de fondo lo asocia a su caso y es algo que no nos beneficia”, lamenta.

IMANOL

Imanol Rojo durante una competición | AD

Imanol participará en la pruebas de sprint, la distancia más corta del esquí de fondo, en la que los corredores realizan una calificación eliminatoria sobre 1,5 kilómetros de distancia. También en el skiathlon de 30 kilómetros, con 15 en modalidad clásica y 15 en patinador, y en los 50 kilómetros. “Soy muy competitivo, por mí y por mi hermano voy a darlo todo para sacar un buen resultado”, dice.

“Si logro hacer un Top 30 en mis primeras Olimpiadas y en un terreno desconocido, sería magnífico”, apunta. Para llegar hasta Sochi ha tenido que recorrer un largo camino con muchas horas de trabajo en el gimnasio, con subidas a la montaña y carreras con los rollerski (esquí a ruedas), antes de partir hacia un glaciar de Austria para preparar la temporada a unos 3.000 metros de altura.

“Llego en un buen momento de forma después de un balance muy bueno, quizás la motivación de ir a unas Olimpiadas ha hecho que demos un salto de calidad y se han alcanzado grandes resultados como un Top 15 en Copa de Europa que me ha dado mucha confianza”, asevera un ilusionado Imanol que paseará el apellido Rojo por Sochi.

Imanol Rojo Tolosa (Gipuzkoa), 30-11-1990 Campeón de España sprint y relevos mixtos Participación en el mundial sub23 de Liberec (Respublica Checa), con puestos 31, 37 y 48. Séptimo en una carrera FIS en Ramsau (Austria). Vencedor de la Marxa Beret y el sprint Salomon. Puesto 16 en Copa de Europa en Rogla (Eslovenia) Tercero en los campeonatos de España en la modalidad skating en Candanchú. Campeón de España de relevos mixtos en Puigcerdá.Top 13 en Copa de Europa
Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar