España cae ante Holanda en su debut en el mundial de baloncesto en silla de ruedas

España jugando ante Holanda en el mundial de baloncesto en silla de ruedas.Fuente: FEDDF/Antonio Moros

España jugando ante Holanda en el mundial de baloncesto en silla de ruedas. Fuente: FEDDF/Antonio Moros

La selección española femenina debutó este jueves en un Mundial de Baloncesto en Silla de Ruedas 24 años después con una dura derrota contra Países Bajos por 86-24 tras un partido dominado enteramente por las neerlandesas, actuales campeonas de Europa y medallistas de bronce en el Mundial de Incheon 2014 y en los Juegos Paralímpicos de Río 2016.

Avance Deportivo

Avance Deportivo

@deportivoavance
14 de agosto de 2018, 11:00

El encuentro, celebrado en el edel-optics.de Arena de Hamburgo (Alemania), fue presenciado desde las gradas por una nutrida representación de aficionados españoles que se desplazaron hasta tierras germanas para animar a las españolas en su regreso a un campeonato del mundo tras una sequía que se prolongaba desde la edición de Stoke Mandeville 1994.

Ciertamente, los antecedentes no hacían presagiar un resultado halagüeño para las españolas porque las naranjas habían ganado en los últimos partidos oficiales, todos ellos en campeonatos de Europa: 71-22 en Hamburgo 2003, 79-33 en Villeneuve d’Ascq 2005, 82-36 en Wetzlar 2007, 33-78 en Fráncfort 2013, 21-82 en Worcester 2015 y 72-28 en Adeje 2017.

El marcador final reflejó un resultado muy similar a esa tendencia histórica, pero lo más importante es que España ya está en un Mundial y en Hamburgo, donde en 2003 resurgió tras seis años ausente en competiciones oficiales tras el Europeo disputado en Madrid en 1997. Quince años después, esa localidad del norte de Alemania cerró un ciclo sin campeonatos del mundo para las españolas que ya duraba casi un cuarto de siglo.

Por tanto, nadie del equipo dirigido por Abraham Carrion tenía experiencia en un Mundial y la selección nacional pagó la novatada ante un potente combinado neerlandés que imprimió un alto ritmo de juego durante los 40 minutos.

De hecho, sobre la cancha se vieron dos partidos diferentes. Cuando atacaba España, las neerlandesas presionaban la salida del balón o esperaban con una férrea defensa en línea que obligaba una y otra vez a las españolas a probar fortuna con lanzamientos exteriores. No obstante, casi todas las canastas de las pupilas de Carrión llegaron tras lanzamientos a media distancia.

Y cuando Países Bajos tenía el balón, la envergadura, la versatilidad y la experiencia hacían que las neerlandesas rompieran la defensa española en muchas ocasiones y anotaran puntos desde la pintura, con la pívot Mariska Beijer como estandarte ofensivo.

Lourdes Ortega, Sonia Ruiz, Vicky Pérez, Vicky Alonso y Almu Montiel formaron un quinteto titular de España para la historia. El partido comenzó con muchos nervios en el equipo español, que encajó un primer parcial de 9-0 que obligó a Carrión a pedir un tiempo muerto. Beijer logró cinco canastas interiores y sólo Pérez acertó en España con dos lanzamientos a media distancia, aunque cometió dos faltas personales y Montiel se cargó con tres en el primer cuarto.

El segundo cuarto fue el mejor de España tras el vendaval neerlandés de los 10 primeros minutos. Ya superados los nervios del inicio, Pérez y Alonso recortaron distancias y la defensa mejoró, aunque Beijer consiguó otros 10 puntos. Al descanso, Países Bajos vencía por 30-12.

La segunda mitad estuvo dominada por las neerlandesas, que aumentaron su intensidad y fueron agrandando la diferencia conforme transcurrían los minutos, mientras Carrión probaba diferentes quintetos y dio minutos a todas sus jugadoras. A seis minutos para el final empezaron a ser eliminadas por faltas personales Montiel, Pérez y Alonso.

En todo caso, desde la selección española son conscientes de que el partido contra las holandesas estaba marcado sobre todo como una primera toma de contacto para medir el nivel de lo trabajado en los últimos meses, con 19 encuentros disputados en la mejor preparación de la historia para España.

Alonso (10 puntos y 8 rebotes), Pérez (8 puntos), Moros (4 puntos) y Ruiz (2 puntos) encestaron en España, mientras que en Países Bajos destacaron Beijer (37 puntos y 9 rebotes), Kramer (23 puntos y 11 rebotes) y De Rooij (9 puntos y 10 rebotes).

España se quedó en un 22% de acierto en tiros de campo (11 de 50), por el 54% de Países Bajos (34 de 62), en tanto que capturó 24 rebotes (por 45 de las rivales), repartió tres asistencias (19 de las neerlandesas) y perdió 18 veces el balón (seis del equipo adversario).

El seleccionador español, Abraham Carrión, declaró al final del partido a feddf.es que desde el equipo nacional sabían que el encuentro iba a ser “durísimo” porque el conjunto neerlandés “salió con todo desde el principio”. “Fueron mucho más rápidas que nosotras, más intensas y más concentradas. Partido duro y difícil para nosotras, con mucha carga emocional por empezar el Mundial y lo mejor es que ya ha terminado”, indicó.

Carrión recalcó que la selección se centrará desde ahora en lo positivo que se ha visto en el partido inaugural. “Tenemos que trabajar esta tarde y mañana las cosas que tenemos que mejorar contra Canadá porque nos va a presionar 40 minutos, así que necesitamos corregir errores fáciles porque ante equipos de tanta calidad no podemos regalar tanto”, dijo.

Por su parte, Lourdes Ortega manifestó a feddf.es que España compitió este jueves contra “el mejor equipo del mundo porque aspira al oro”. “Creo que se ha luchado, aunque es verdad que se podía haber hecho las cosas mejor y cometer menos errores. Fue el primer partido en nuestro primer Mundial y los nervios nunca ayudan”, apostilló, según ha informado la feddf.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar