Estefanía Juan y Alba Sánchez, preparadas para el Mundial de halterofilia

Las halteras españolas Estefanía Juan y Alba Sánchez. Fuente: AD

Las halteras españolas Estefanía Juan y Alba Sánchez. Fuente: AD

Estefanía es una de las mejores halteras del mundo y a sus 33 años busca el billete para Río 2016 en un campeonato del mundo en el que también estará su sobrina Alba, que con 16 años ya brilla entre las mejores.

Jesús Ortiz García
Actualizado: 4/11/2014 08:30 horas

Creció entre discos, barras y magnesia para situarse entre las mejores conquistando numerosas medallas en campeonatos de España, europeos y mundiales. Pero a Estefanía Juan le queda un reto por cumplir en la halterofilia: disputar unos Juegos Olímpicos. Hasta en 4 ocasiones se le ha escapado la oportunidad. “En Sidney 2000 era muy joven, en Atenas 2004 lo rocé, en Pekín 2008 había dejado de entrenar y en 2012 fui reserva. Es una espina que tengo clavada”, asegura.

A sus 33 años sigue demostrando una gran disciplina, esfuerzo y compromiso en un deporte que abandera con orgullo. La haltera alcireña, 3 veces campeona de Europa, ve en las Olimpiadas de Brasil 2016 su último tren hacia el mayor evento deportivo. “La de Río será mi última oportunidad, ya no llegaría para Tokyo 2020 por la edad. A nivel físico me encuentro bien, pero en lo personal tengo que guiar mi vida por otro camino”, confiesa la levantadora que compite en la categoría de hasta 48 kilos de peso corporal.

Estefanía y Alba, campeonas de España. Fuente: AD

Estefanía y Alba, campeonas de España. Fuente: AD

La halterofilia le debe una y en el Mundial de Almaty (Kazajistán), del 4 al 16 de noviembre, tratará de cobrársela. “Lo afronto con ilusión y esperanza de hacer una buena competición. En los entrenamientos he cumplido las expectativas pero ahora hay que ponerle la guinda al pastel en la competición, donde espero dar lo mejor de mí”, dice.

España acude con un equipo de 6 chicas, que tratarán de sumar el máximo de puntos posibles para lograr plazas olímpicas. “El objetivo de la selección es conseguir 2 billetes, pero si sólo hay uno, será para Lidia Valentín. Confío en mis compañeras, hemos entrenado muy duro, la preparación ha sido buena y ojalá todas, al menos, igualemos nuestras marcas”, apunta.

Con un registro de 75 kilos en arrancada y 95 en 2 tiempos, la alumna de Julián Perea peleará con las mejores: “No he visto la lista de rivales porque no me gusta, pero estoy segura de que el nivel será muy elevado. Lo importante es hacer un buen trabajo y si cada intento es válido, los resultados serán buenos”, recalca.

La última perla de la halterofilia

Esta valenciana quedó maravillada del levantamiento de pesas con 11 años cuando su hermano le enseñaba con el palo de la escoba. Ahora, es ella quien le pasa el testigo a su sobrina Alba Sánchez, la última perla de la halterofilia que irrumpe con mucha energía sobre la tarima. “Ha empezado fuerte, lleva una progresión muy buena y está superando sus marcas todos los años. Este Mundial debe servirle para coger experiencia, tiene que ir poco a poco, no hay que llegar antes de tiempo”, comenta.

Estefanía fue quien la introdujo en este mundo de pesas y barras a los 9 años: “Vino a Alzira a verme en una Copa de España y cuando terminó le dijo a su madre que quería hacer halterofilia como yo. Un día estando en su casa le dije ‘Alba, coge el palo de la escoba’, vi que tenía flexibilidad, así que al día siguiente ya estaba entrenando”, relata. “Practicaba aerobic pero cuando ví a mi tía competir tenía claro lo que realmente me gustaba”, añade la joven.

La valenciana Alba Sánchez. Fuente: AD

La valenciana Alba Sánchez. Fuente: AD

A sus 16 años es campeona de Europa sub-17 y competirá por primera vez en su carrera deportiva en un campeonato absoluto de esta envergadura. “Estoy con muchas ganas, preparada para vivir una gran experiencia con las mejores halteras del mundo y será especial vivirlo junto a mi tía. Se ve un poco raro que una niña vaya a un Mundial absoluto, pero voy sin miedo ni presión, la edad no influye, todas somos iguales”, explica.

Con la maleta cargada de ilusión y con unas marcas de 85 kilos en arrancada y 105 kilos en 2 tiempos, Alba quiere disfrutar la experiencia. “El consejo que siempre me da mi tía es que me olvide de las rivales y sólo me preocupe de superarme, en levantar más kilos. Si sale una buena competición estaré muy orgullosa, y si sale mal, no pasa nada porque me queda toda una carrera por delante”, subraya.

Enmarcada en la categoría de hasta 58 kilos, el gran objetivo de la valenciana es el Europeo júnior que se celebra del 20 al 29 de noviembre en Chipre. “Allí iré a por la medalla. Siempre que subo a la tarima es para ir a ganar”, finaliza la doble campeona de Europa y 13 veces de España en sub 15, sub 17, júnior y absoluta. “Con 16 años se quiere comer el mundo (risas). Además de tener cualidades, destaca por sus ganas y ambición de seguir mejorando. Ella quiere ser una de las mejores y si sigue así lo logrará”, apostilla Estefanía.

 

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar