Isabel Contreras y Begoña Lazcano, paladas de ilusión hacia Río

Las palistas Begoña Lazcano e Isabel Contreras. Fuente: AD

Las palistas Begoña Lazcano e Isabel Contreras. Fuente: AD

Las palistas españolas participarán en los Juegos Europeos de Baku en la modalidad individual y también juntas en kayak 200 metros. Un evento que consideran como test antes de buscar la clasificación olímpica.

Mariló Carvajal

Mariló Carvajal

@MariloCarvajal
11 de Junio de 2015, 15:40

Con 26 y 21 años, Isabel Contreras (Ceuta, 1989) y Begoña Lazcano (San Sebastián, 1994) representarán a España en los Juegos Europeos de Baku (Azerbaiyán). Además de competir en categoría individual en kayak, será la 1ª vez que compitan juntas en K2 200 metros y, a pesar de que apenas han sacado la embarcación al agua, el barco fue el más rápido en los controles con el equipo español. La poca experiencia juntas es algo que buscan suplir con el afán competitivo de ambas palistas, que van a Baku con la intención de comprobar en qué nivel están respecto al resto de países europeos, las máximas potencias en este deporte.

Isabel Contreras. Fuente: AD

Isabel Contreras. Fuente: AD

Con el Mundial de Milán en el horizonte, Contreras y Lazcano están haciendo trabajo aeróbico y acumulando kilómetros en el agua, pero no están llevando ningún tipo de preparación especial para los próximos Juegos. Mantienen que el principal objetivo es la clasificación olímpica que puede lograrse en el Mundial de agosto y que a Baku acudirán con ilusión y muchas ganas.

“Sería muy emocionante poder competir en las finales y hacer un buen papel”, confiesa la donostiarra, mientras que su compañera añade que “es una forma de medirnos con vistas a agosto. Sabemos que si en Europa estamos delante en el Mundial se nos puede meter algún barco por delante, pero pocos, porque realmente los importantes son los europeos”.

“Hacer una buena salida será crucial para alcanzar una buena posición, aunque, debido a esta gran competitividad a nivel europeo, estará muy complicado subir al podio, en el que lo más probable es que estén húngaras, alemanas y bielorrusas”, añaden. Además, Contreras competirá también en K2 500 metros junto a Ana Varela.

Mundial de Milán

Pero la gran cita del año para las 2 palistas españolas es, sin lugar a dudas y como ellas mismas confiesan, el Campeonato del Mundo de Milán. La mayor opción de España para alcanzar la plaza olímpica está en la embarcación de K4 junto con Laura Pedruelo y Ana Varela, para lo que hay que quedar entre las 8 primeras, algo que ya se consiguió el año pasado y que esperan repetir o superar el próximo agosto.

En estos Juegos queremos vivir un simulacro de los Juegos Olímpicos. Nos da moral e ilusión por ser los primeros Juegos de Europa, pero lo que queremos conseguir de verdad son los Juegos grandes. Se ha entrenado y sabemos que es difícil, pero no damos nada por imposible y seguimos entrenando porque vemos todavía la puerta entreabierta en Milán”, explica la ceutí. Una vez en Río, las máximas rivales volverán a ser las europeas, aunque pudieran meterse en la lucha por las medallas países como China, Nueva Zelanda o Australia.

El K4 con Pedruelo, Contreras, Lazcano y Varela. Fuente: AD

El K4 con Pedruelo, Contreras, Lazcano y Varela. Fuente: AD

Tanto Lazcano como Contreras están trabajando duro esta temporada en las distintas modalidades para lograr una buena posición en Milán, y han acudido a varias competiciones. El Campeonato de Europa de Racice (República Checa), la Copa de España y la I Copa del Mundo de Portugal, son las últimas pruebas a las que se han enfrentado las palistas, que han ido superando obstáculos y cogiendo moral, de cara a estos próximos campeonatos que tendrán lugar en verano.

Para Contreras, la temporada solo puede valorarse tras el Mundial y afirma que “por muy bien que haya ido, si no logramos la clasificación no me voy a quedar con buen sabor“. Lazcano, sin embargo, no duda en afirmar que ésta ha sido una “muy buena temporada”. Aunque aún puede competir en sub-23, éste es su 2º año en competiciones absolutas, un reto que le enfrenta a las piragüistas más laureadas y que afronta con mucha ilusión. “Saber que puedes estar ahí, en la absoluta, luchando por ir a unas olimpiadas, es una pasada. El balance es positivo aunque algunas competiciones no hayan salido como esperaba, pero en deporte para cuando haces algo bien una vez, has fallado muchas veces. Si consigo aprender de las cosas que me han salido mal, la temporada puede ser muy positiva”, mantiene.

A pesar de su gran progresión, la palista vasca sabe que debe corregir y mejorar ciertos aspectos si quiere seguir superándose a sí misma. “Tengo que centrar la cabeza, me fallan un poco quizá los nervios. Todavía no tengo mucha confianza en mí misma en los momentos claves y tengo que verme igual que el resto de las chicas del equipo que son mayores que  yo”, confiesa la joven piragüista.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar