Israel Oliver remonta para lograr el oro paralímpico

Israel Oliver en Río. Fuente: CPE

Israel Oliver en Río. Fuente: CPE

El nadador canario se impone en los 100 metros mariposa categoría S13 (ciegos o deficientes visuales) en los Juegos de Río de Janeiro tras un gran final de carrera.

Jesús Ortiz García

Jesús Ortiz García

@JesusOrtizAD
15 de septiembre de 2016, 00:02

Se le resistía el podio en unos Juegos Paralímpicos, desde Atenas 2004 no lograba una medalla. Si lo había conseguido en numerosas ocasiones en europeos y mundiales. Pero en Río de Janeiro le ha llegado la recompensa a Israel Oliver, con un oro en los 100 metros mariposa S11 (ciegos o deficientes visuales) tras una gran remontada en el último largo.

El canario ha logrado el mayor éxito de su dilatada carrera deportiva en la piscina con una medalla dorada después de una carrera espectacular. En los últimos 50 metros estaba 4º pero emparejado con 3 nadadores, a los que superó al final para tocar la pared en un tiempo de 1:02.24. La plata ha sido para le japonés Keiichi Kimura y el bronce para el ucraniano Oleksandr Mashchenko.

Israel Oliver con su medalla en Río. Fuente: CPE

Israel Oliver con su medalla en Río. Fuente: CPE

Oliver hizo sonar el himno español por 3ª vez en el Estadio Acuático de Río en una tarde espectacular para la natación, que había visto minutos antes como Óscar Salguero y Michelle Alonso subían a lo más alto del podio, y María Delgado conseguía el bronce. “Aunque reventara, no podía dejarme nada en el tintero y ha valido la pena ese apretar de dientes y el último empujón. Llevo mucho tiempo esperando para conseguir esto, 4 Juegos han tenido que pasar. He sufrido mucho, junto a mis entrenadores y mi familia”, ha recalcado.

El sábado se había quedado a las puertas de las medallas en los 400 libres y salió decepcionado. “La espera ha sido una tortura, son horas de pensamientos negativos e intenté pensar en positivo, pero se me ha hecho largo, la cabeza me iba a explotar”, ha explicado. Ese 4º puesto fue un toque de atención, todo el duro trabajo de preparación durante 4 años merecía un premio mayor. Y lo ha logrado en la prueba de mariposa, con la que este año en Funchal (Portugal) logró el oro.

“No me lo esperaba, lo único que he hecho es lo que mis entrenadores me han dicho, disfrutar de la prueba, algo que siempre me ha costado mucho porque siempre voy pensando en los resultados”, ha añadido. “He llorado por la tensión acumulada, es algo que llevo esperando desde Atenas 2004. Y he disfrutado como nadie escuchando el himno en unos Juegos, algo que nunca me había pasado a mí”, ha apostillado. Ha estado presente en Atenas 2004 (una plata y un bronce), Pekín 2008 (2 diplomas), en Londres 2012 (5 diplomas) y en sus vitrinas lucirá ahora el metal más preciado, el oro en Río 2016.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar