Javier Fernández: “Estoy emocionado por este 2º título mundial”

El patinador español y se ha vuelto a proclamar campeón del mundo en Boston de patinaje artístico, y ha declarado estar “emocionado” por haber logrado un oro con el que revalida el título que consiguió el año pasado en Shangai.

Avance Deportivo

Avance Deportivo

@deportivoavance
2 de abril de 2016, 12:50

Javier Fernández ha revalidado el título mundial en Boston de patinaje artístico, y se ha mostrado muy emocionado por haber logrado de nuevo el oro con una puntuación total de 314’93 puntos para superar al japonés Yuzuru Hanyu en un programa libre perfecto.

Javier Fernández. Fuente: EFE

Javier Fernández. Fuente: EFE

En sus primeras palabras, tras conseguir el primer puesto, mostró su satisfacción: “Estoy emocionado por conseguir mi segundo título. He pasado el último mes con dolores. Ha sido un mes muy duro. Me ha gustado competir con Sinatra y agradar a la gente”, ha declarado en referencia a la música que ha sonado en su programa, la banda sonora de la película ‘Ellos y Ellas’ protagonizada por el actor estadounidense.

Fernández ha asegurado que ha ido aumentando la dificultad de los ejercicios para conseguir el oro y, además, ha reconocido que no ha estado pendiente del ejercicio que completó su gran rival, Yuzuru Hanyu.

“Me puse en la parte de atrás, solo escuché la música y no vi el ejercicio. Luego salí a hacer un gran programa. Si quieres ganar, solo tienes que hacer un gran programa”, ha concluído.

Todo ocurrió en el City Garden de Boston, escenario donde hace unas décadas Larry Bird hizo historia en la NBA con los Celtics entre 1979 y 1992. El pabellón estadounidense ha acogido el duelo de 2 patinadores excelsos, casi de otro planeta, sin apenas más rivales que ellos mismos y con el reto de lograr un título que casi de antemano tenía escrito el nombre de Yuzuru Hanyu.

La caída de Javier Fernández en el programa corto mientras ejecutaba su 2º cuádruple dejó medio título en manos del patinador japonés. Un fallo se iba a pagar muy caro y el español lo tuvo tal vez demasiado pronto. El oro, antes del programa libre, era casi intocable. Hanyu, lo tenía casi colgado alrededor del cuello, pero aún había opciones.

Javier Fernández sólo podía hacer un programa perfecto y esperar los fallos de su gran rival, que, pese a una reciente lesión, demostró estar en un estado de forma excepcional, rozando la perfección, con una puntuación estelar en su primera actuación: 110’56, cerca de su mejor marca personal en un corto, 110’95.

Javier Fernández. Fuente: EFE

Javier Fernández. Fuente: EFE

Con la premisa de no errar y añadiendo dificultad a su ejercicio con un triple axel extra aparte de sus tres cuádruples, Javier Fernández saltó a la pista en la 22ª posición, por detrás de Hanyu, que ya había completado su ejercicio. Y, sorprendentemente, no fue perfecto: falló.

Hanyu aparentó cansancio. No tuvo el día, erró en una recepción en un primer cuádruple salto, después remontó con un triple axel y un triple toe perfectos. Pero después, volvió a hacer una mala recepción en un triple axel. Pese a que no fue estratosférico como en el Grand Prix de Barcelona en el que consiguió la mejor marca mundial jamás vista (330’43 puntos), alcanzó los 295’17.

El colchón que logró en su estreno sirvió al patinador japonés para mantener intactas sus esperanzas. Pese a sus errores, el oro, estaba muy difícil para Javier, que tenía que acometer un programa más que perfecto. Y lo hizo. Voló sobre la pista. Flotó sobre el hielo.

Javier Fernández no tenía que enamorar a ninguna chica. Sólo tenía que encandilar a los jueces. Lo tenía difícil. El trabajo del japonés era complicado de superar. No lo hizo todo bien, pero su esfuerzo parecía suficiente. Tenía 12 puntos de ventaja sobre Javier, que sumó 98’52 puntos del programa corto, con el pesado lastre de una caída mientras patinaba ‘La Malagueña’.

Javier Fernández. Fuente: EFE

Javier Fernández. Fuente: EFE

Poco a poco fue encadenando saltos sin fallar ni uno. Todos perfectos. Sus cuádruples, el salchow, varios triples toe… todo encajó en una sinfonía insuperable. El público en pie no dejó de aplaudir al torbellino que arrasó en el lugar por donde un día pisó Larry Bird.

La puntuación final no extrañó a nadie: 314,93 puntos, su mejor marca personal, por encima de aquellos 302’77 que consiguió en el Campeonato Europa de Bratislava. La victoria de Javier Fernández fue su consagración ante un rival indomable hasta este campeonato del mundo.

Yuzuro Hanyu ya no fue el muro infranqueable para el mejor patinador español de todos los tiempos y el mejor deportista de un deporte invernal que ha habido España.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar