Jordi Ribera, nuevo seleccionador de los 'hispanos'

Jordi Ribera en la presentación como nuevo seleccionador en el CSD. Fuente: Javier García.

Jordi Ribera en la presentación como nuevo seleccionador en el CSD. Fuente: Javier García.

El entrenador catalán ha abandonado su puesto de seleccionador de balonmano masculino en Brasil y asume el cargo nacional con el máximo orgullo y motivación de hacer un buen mundial de Francia.

Javier Enrique García

Javier Enrique García

@Javier_Garvi8
20 de septiembre de 2016, 16:00

Era un secreto a voces desde que la Federación Brasileña de balonmano anunció la destitución de Jordi Ribera como entrenador del país latinoamericano. El entrenador catalán recibió la oferta de la Federación Española para dirigir a los ‘hispanos’ en su andadura al Mundial de 2017 que se celebrará en Francia.

El nuevo seleccionador es un gran amante del balonmano que vive por y para el deporte que ama. Es un gran estudioso de toda la táctica y tiene un blog donde publica entradas sobre aspectos del juego. “España tiene que estar a la cabeza del balonmano mundial y venimos a dar los pasos para devolverla a donde se merece”, ha declarado Ribera esta mañana en la rueda de prensa que se ha celebrado en el Consejo Superior de Deportes.

Ribera es un auténtico ídolo de masas en Brasil y en sus dos etapas al frente del país verde e amarelo (2005-2008) (2012-2016) ha cambiado la mentalidad de un país entero para crear una auténtica afición al balonmano. “Ha colonizado balonamanísticamente el pais”, ha dicho en más de una ocasión Manolo Cadenas para definir perfectamente la trayectoria de Ribera por tierras brasileñas.

Óscar Graefenhain, Jordi Ribera y Francisco V. Blázquez. Fuente: Javier García.

Óscar Graefenhain, Jordi Ribera y Francisco V. Blázquez. Fuente: Javier García.

“Para mí ha sido un orgullo aceptar la oferta de venir aquí, han sido 4 años de mucha dedicación en Brasil y es un reto volver a España para trabajar los siguientes 4 años representando un ciclo olímpico“, ha manifestado el entrenador de Sarriá de Ter (Gerona) acompañado de Óscar Graefenhain, director general del Consejo Superior de Deportes, y del presidente de la Federación Española de Balonmano, Francisco V. Blázquez.

“Siempre tiene que haber pasos intermedios y es evidente que España está en lo más alto, hay que trabajar más allá de Tokio 2020 y pensamos en todos los pasos que tenemos que dar”. Ribera es consciente que para llegar a la victoria tiene que armar una estructura de jugadores jóvenes con los pesos pesados como Jorge Maqueda o Julen Aguinagalde.

El gerundense relevará del cargo a Manolo Cadenas que sufrió una catastrófica eliminación en el preolímpico por un sólo gol y no pudo clasificarse para los pasados Juegos Olímpicos de Brasil. El de Valdevimbre (León) tuvo un ciclo dorado con los ‘hispanos’ al conseguir un bronce y una plata en los Campeonatos de Europa de Dinamarca (2o14) y Polonia (2016), donde se escapó el oro contra Alemania en una derrota inesperada.

“Evidentemente recibo el testigo de Manolo Cadenas que ha sido un ciclo muy bueno con esas dos medallas en los Europeos y como es normal tengo que igualarlo o superarlo, y para ello hay que empezar con fuerza contra Filandia y Bosnia”, ha apuntado Jordi Ribera para remarcar el gran legado de Cadenas al frente de la Selección.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar