Juan Antonio Saavedra, con el oro en la mirilla

Se quedó a unas décimas de subir a los más alto del podio en los Juegos Paralímpicos y ahora está decidido a conseguir el preciado metal en el Europeo de Tiro que comienza el lunes en Alicante.

I. M.

La diferencia entre un oro y una plata en el tiro olímpico es de menos de un milímetro, décimas de punto. Juan Antonio Saavedra lo sabe bien, ya que en los últimos Juegos Paralímpicos se quedó a las puertas del primer puesto. Sin embargo, este tirador gallego recuerda la experiencia con satisfacción por el trabajo bien hecho.

“Entré en la final siendo bronce y salí con la plata, me quedé a gusto porque hice una final como pensaba que podía hacerla”, señala este gallego que es la principal baza española en el Campeonato Europeo de Tiro Olímpico que comienza este lunes en Alicante y en el que participarán 200 deportistas de 34 países, entre ellos, 20 medallistas olímpicos.

Saavedra reconoce que “estará muy reñido porque ha subido el nivel en los últimos años” y cree que al menos tendrá unos 8 rivales fuertes, cuando en otras ocasiones apenas había 3 competidores pisándole los talones en la clasificación.

A pesar de esto, va con el convencimiento de que obtendrá un oro, tanto en el Europeo como en las próximas competiciones, incluidos los Juegos de 2016. “No me he preparado todo este tiempo para no conseguir esa medalla. Yo voy pensando en ganar en cada competición”, asegura este pontevedrés, que perdió el antebrazo izquierdo debido a un cáncer y que compite con carabina tanto de pie como tendido.

Una de las claves para conseguirlo es, sin duda, mantener la calma y la concentración. “El que diga que está tranquilo en la competición, como si estuviera viendo un documental, miente. Otra cosa es que pueda parecer tranquilo por fuera, pero con el tiempo aprendes a ser consciente de cómo estás y de qué tienes que hacer para que no te afecte o al menos puedas llegar casi a controlar el nerviosismo controlado”, explica Saavedra.

Reconoce que estar concentrado durante una hora al 100% es misión imposible, por lo que él siempre busca estar al máximo rendimiento en los “25 o 30 segundos que dura la preparación del tiro y, el resto del tiempo, soltar algo de presión”.

De hecho, apunta que quizá el momento menos importante de una competición es el de apretar el gatillo. Por eso, parte de su entrenamiento la hace en casa, con una diana en la pared y sin disparar un solo tiro. Los fines de semana es cuando practica en el campo de tiro, por lo que hasta el momento ha podido compatibilizar a la perfección su carrera deportiva con su trabajo de asesor financiero.

Eso sí, afirma que llegar a la élite internacional requiere también un buen estado físico.  “La gente que empieza se sorprende de lo difícil que es cuando quieres hacer las cosas bien y que el reultado sea el bueno y repetir el impacto. Algunos no son capaces de disparar más de 20 tiros al principios porque no aguantan”, indica este tirador que conoció este deporte gracias a las jornadas de una escuela deportiva.

Saavedra ve positivo que esté aumentando la difusión de este deporte hasta ahora poco conocido pero advierte de que muchas personas llegan a él con una idea equivocada. “Si vas porque te gustan las armas y piensas que así vas a tener muchas, te estás equivocando, no va de eso el tiro olímpico, no tiene nada que ver”, señala este deportista, que añade que su rifle no está pensado para ser usado en otros ámbitos. “Para cazar sería la cosa más inútil y para defenderse o atacar tendría que ser a garrotazos, por lo que pesa, porque su diseño es específico para el tiro olímpico”.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar