Kelvin de la Nieve: “Si los jueces fuesen más imparciales, ganaríamos más medallas”

El boxeador español Kelvin de la Nieve tras ganar un combate. Fuente: AD

El boxeador español Kelvin de la Nieve tras ganar un combate. Fuente: AD

Jesús Ortiz García
Actualizado: 25/08/2014 12:35 horas

De pequeño se divertía con sus amigos jugando al baloncesto y al béisbol en la República Dominicana, hasta que a los 12 años cambió las calles de Alcarrizos por Huelva junto a sus padres. Un par de años después de su llegada a España, las cuerdas, el saco y los guantes cambiaron la vida de Kelvin de la Nieve. Era un adolescente pero Beni Alloza, su mentor y entrenador, sabía que tenía en su ring a un diamante por pulir. Los resultados no tardaron en llegar. Con menos de 50 kilos y 1,63 metros de altura, este púgil onubense es uno de los mejores del Viejo Continente. Su último logro, la medalla de bronce en el Europeo.

Pregunta.- Después de un 2013 marcado por las lesiones y la pérdida de su entrenador, ha regresado al ring con mucha fuerza, ¿qué balance hace?

Respuesta.- Este año ha pintado mejor que el anterior porque fue bastante duro y ahora todo ha cambiado, vuelvo a recuperar sensaciones de hace tiempo. Estuve tocado emocionalmente por la pérdida de mi entrenador Beni Alloza y también por problemas físicos con lesiones que me lastraron. Vuelvo a sentirme cómodo con los guantes, todo ha ido como esperábamos. Logré la plata en el Memorial Feliks Stamm de Polonia, el 9º título de campeón de España y el bronce en el torneo de la Unión Europea.

P.- ¿Qué sabor le dejó el bronce en Bulgaria?

R.- Mi preparación estaba enfocada a este Europeo pero cambiaron algunas fechas de torneos y me trastocaron un poco los esquemas, estuve mes y medio de parón, me vino muy mal. A Bulgaria llegué con un poco de dudas, pero confiaba en que podía rascar algún premio. Una vez que me aseguré la medalla de bronce y vi los rivales que quedaban, me veía peleando por el oro, por ello me quedó un sabor agridulce. Merecía algo más.

El púgil onubense. Fuente: AD

El púgil onubense. Fuente: AD

P.- En su twitter se preguntaba qué tiene que hacer España para que sus boxeadores tengan un trato más igualado. ¿Cómo os sentís?

R.- Hay un trato bastante diferente respecto a países que tienen más trascendencia en el boxeo. Cuando hay combates igualados y dudas sobre el ganador, los españoles siempre perdemos. Si no ganamos de paliza, no pasamos de ronda. Los arbitrajes no son justos y es una pena porque así es imposible sacar resultados. Si los jueces fuesen más imparciales, si no ceden ante las presiones de funcionarios y no les temblara el pulso, ganaríamos muchas más medallas. Pedimos apoyo a la federación española para que nos represente y apriete, que luche por nosotros, porque si no nos seguirán tomando el pelo. Lo que está claro es que vamos a seguir demostrando nuestro talento boxeando, la toalla nunca la tiraremos.

P.- Otra de las trabas que tienen es la legislación que rige el ámbito pugilístico español, que no deja boxear en el extranjero hasta los 16 años, ¿os afecta mucho?

R.- Es uno de los mayores hándicaps que tenemos. En países como Francia o Rusia empiezan con 11 años y la experiencia se nota en el cuadrilátero. En tu debut puedes pelear contra un chico que ya lleva 30 combates y eso es mucha ventaja. Nos doblan en combates y así es complicado sacar medallas. La ley debe permitirnos evolucionar y también cambiar la cultura del boxeo que hay en España y aprender de otros países, donde se boxea en las clases de Educación Física de los colegios.

P.- ¿Sería un buen paso fomentar el boxeo en las escuelas?

R.- Daríamos pasos de gigantes. Este deporte abarca muchas cosas, aunque tiene mala percepción por la gente, ya que piensan que es muy agresivo, pero es todo lo contrario. Para eliminar esa visión hay que saber tratarlo, formar a formadores y verlo como un deporte más. Tiene más valores que otros deportes, como disciplina, el respeto a los rivales y a los jueces, el compañerismo, responsabilidad, seguridad en sí mismo y madurez. Desde hace unos años le doy clases a niños en mis ratos libres y es muy gratificante ver como progresan y se ilusionan, ojalá aparezcan más boxeadores en España.

P.- ¿Qué le aporta el boxeo?

R.- Cuando me picó la avispa del boxeo ya no me volví a bajar de un ring. Es mi sustento, me dio la oportunidad de ser un deportista de élite, de tener un buen currículum, de conocer muchos países y a personas increíbles, de ir a unos Juegos Olímpicos. Me ayuda a superarme física, emocional y psíquicamente.

P.- ¿Qué tipo boxeador se considera?

R.- Soy bastante técnico, trato de ser completo y manejarme en todas las distancias. Recibo muy pocos golpes del rival, no me importa ganar por un punto siempre y cuando a mi no me den. Tengo una buena defensa, movilidad de piernas y me gusta marcar el ritmo del combate. Los golpes recto de derecha, crochet y gancho son muy efectivos para mí. También destaco por la inteligencia. Con Bienvenido Alloza siempre planeábamos una estrategia para cada rival. Él analizaba a los boxeadores mediante vídeos durante días enteros y me decía que tenía que hacer, era todo más fácil, salía genial. Ahora me ayuda bastante el seleccionador Rafael Lozano.

Kelvin y Beni Alloza. Fuente: AD

Kelvin y Beni Alloza. Fuente: AD

P.- ¿Qué es lo que más echa de menos de su descubridor?

R.- Su insistencia en la repetición de ejercicios para que salieran perfectos. En lo deportivo me insistía con la técnica y eso trato de tenerlo presente para que las cosas en el ring salgan mejor, más vistosas y eficaces. Me enseñó que nada se consigue sin trabajo y sacrificio. Fue mi mentor, un profesor en mi vida, se portó como un padre y me ayudó a crecer como persona. Le llevo siempre bastante cerca.

P.- Con él llegó a los Juegos Olímpicos de Pekín y Londres, ¿ya piensa en Río de Janeiro 2016?

R.- Es por lo que estoy entrenando y luchando duro. Es lo que quiero, ir a unos terceros Juegos Olímpicos. Está complicado, pero ¿quién dijo miedo? Lo afronto con mucha ilusión y ganas, voy a dejarme la piel por intentar estar en Brasil. Para ello, tengo que quedar entre los 8 mejores en el Europeo de 2015 y en el Mundial quedar entre los 2 primeros. Si no, también habrá varios clasificatorios que darán plazas para Río.


José Kelvin de la Nieve Linares
Alcarrizos (República Dominicana), 28-8-1986
Boxeador español no profesional en la categoria -52kg
Medalla de bronce en el campeonato de la Unión Europea en Bulgaria 2014.
Juegos Mediterráneo: bronce 2005 Almería, plata Pescara 2009, oro Mersin 2013
Ha participado en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y Londres 2012
9 veces campeón de España
Más de 140 combates, el 90% de ellos con victorias.
Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar