Kilómetros solidarios

Javi Conde en la Maratón del Sifón. Fuente: www.ffphoto.es

Javi Conde en la Maratón del Sifón. Fuente: www.ffphoto.es

A Javier Conde su discapacidad no le ha impedido nunca hacer lo que más le gusta: correr. Con 9 medallas paralímpicas y los récords mundiales en 10.000 metros, medio maratón en pista y asfalto y maratón, el atleta bizkaíno dedica ahora su tiempo a un particular proyecto solidario con el que está corriendo por el mundo. Su última aventura ha sido por una galería subterránea.

Mariló Carvajal

Mariló Carvajal

@MariloCarvajal
13 de enero de 2016, 13:19

Por tierra, mar y aire. No hay obstáculos para Javier Conde, paratleta que, junto a su compañero, Jon Salvador, despidieron el 2015 con un maratón a 26 metros bajo tierra. Un desafío con el que completar su particular homenaje a la Ría de Bilbao. Tras el maratón en el Puente colgante de Vizcaya en 2012 y otro sobre la gabarra del Athletic en 2014, el proyecto se terminaba el pasado 27 de diciembre cuando, tras 3 horas 57 minutos y 46 segundos, los 2 atletas bizkaínos completaban su último maratón corrido en el sifón del Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia que cruza la Ría de Bilbao.

Javi Conde en la Maratón del Sifón. Fuente: www.ffphoto.es

Javi Conde en la Maratón del Sifón. Fuente: www.ffphoto.es

Conde y Salvador mejoraron el tiempo, previsto antes de la carrera en algo más de 4 horas. Las dificultades del recorrido, por un angosto pasillo de 70 centímetros que les obligaba a ir uno detrás de otro, dieron lugar a que en un principio estuvieran más cerca de las 5 horas que de esas menos de 4 horas que finalmente marcó el crono.

“La famosa frase de ‘la soledad del corredor de fondo’ se ha puesto en práctica sobre todo la primera hora. No estaba permitido el acceso al público, pero a partir de la 1ª media hora empezó a bajar gente y es lo que ha hecho que podamos bajar de las 4 horas. El factor público en una prueba de estas características es importantísimo”, ha explicado el atleta.

Además, los 2 maratonianos tenían que luchar contra la sensación de ahogo, ya que esas “instalaciones están muy bien condicionadas para visitarlas andando, pero no para correr por ellas. Cuando llevábamos 10 minutos ya teníamos la boca seca. Durante esos 42 kilómetros nos hacía falta más oxígeno que el que realmente había en el habitáculo”, ha manifestado Javier, quien afrontó los 600 giros del reto con cierta preocupación tras haber sufrido en los últimos días una contractura en el gemelo.

Un par de avisos nada más empezar y otro en el kilómetro 17 le recordaron que no se encontraba aún al 100%. “Creo que se me fue un poco de las manos. Había entrenado de más para llegar en las mejores condiciones posibles y poco más y me la juego. Mi compañero Jon también tenía problemas en la rodilla por lo mismo, por los entrenamientos”, ha declarado el atleta que, para esta prueba, ha entrenado en el garaje de su casa tratando de simular las mismas condiciones de la galería bajo la Ría.

Javi Conde en la Maratón del Sifón. Fuente: www.ffphoto.es

Javi Conde en la Maratón del Sifón. Fuente: www.ffphoto.es

Fines benéficos

El maratón encerró un componente solidario, como es habitual en las aventuras de Conde y Salvador, que en esta ocasión han recaudado 9.200 euros para diversas asociaciones y ONG’S. La trilogía homenaje a la Ría se enmarca dentro de su proyecto Maratones Solidarios consistente en correr un maratón en cada ciudad que haya sido sede de unos Juegos Olímpicos o Paralímpicos.

“El proyecto es correr 28 maratones, pero queríamos alguna prueba en nuestra tierra para que nos vieran los patrocinadores y la gente que nos sigue”, ha aclarado Javier. Desde que comenzó Maratones Solidarios y tras correr los míticos 42 kilómetros en 27 capitales de todo el mundo, se han donado más de 150.000 euros a más de 100 ONG’S. Queda una sede: Stoke Mandeville (Reino Unido). Un reto que está previsto para la próxima primavera y que será especial al tratarse de la ciudad en la que nació el movimiento paralímpico.

Pero aquí no acaban las ‘locuras’ de estos corredores que han desvelado ya sus nuevos retos para 2016. Conde declaró que tienen pensado conquistar un nuevo maratón en el helipuerto de una alta torre así como correr en Río de Janeiro en 2017 y en La Antártida para lograr la gesta de completar un maratón en cada continente. Pero, sin lugar a dudas, uno de sus más grandes proyectos en mente es correr un maratón en un avión en vuelo.

Javi Conde en la Maratón del Sifón. Fuente: www.ffphoto.es

Javi Conde en la Maratón del Sifón. Fuente: www.ffphoto.es

“Un avión con pasajeros que pertenezcan a proyectos solidarios. En la bodega del avión llevaríamos alimentos, ropa y medicamentos a algún país necesitado. Pensamos en Haití, para retomar todas esas promesas que se hicieron tras el terremoto y tratar de facilitar un poco el día a día a toda aquella gente que lo pasa mal”, ha explicado el atleta bizkaíno.

Carácter competitivo

Javi Conde, paralímpico en Barcelona, Atlanta, Sidney, Atenas y Pekín, cuenta en su palmarés con 7 medallas de oro y 2 platas en Juegos Paralímpicos. “Esas medallas han sido fruto de mucho trabajo y de privarse de muchas cosas. Saber que después de un día malo probablemente venga uno bueno. Y al revés también. Ser muy comedido, estar con los pies en el suelo, es lo que me ha permitido competir en los Juegos Paralímpicos hasta los 44 años, algo que en un atleta desde los 11 años corriendo no es lo más normal”, ha declarado el maratoniano.

Aunque también practicó fútbol, su competitividad pronto le hizo decantarse por el atletismo. “Siempre he sido más de un deporte individual que colectivo. El atletismo es un deporte individual en el que si tú lo haces bien, lo haces tú, y si lo haces mal, es tu error también. Es un deporte en el que no dependes de nadie nada más que de ti”, ha expresado el atleta.

Este carácter luchador le ha hecho lidiar día tras día con su discapacidad. “Para correr una carrera popular y llegar sobre la mitad no te influye, pero si pretendes ser el mejor, todo aquello que no sea la perfección es un inconveniente. La gente puede pensar que para correr no me afecta, pero cuando ofrezco mis brazos para un fin de semana nadie los quiere. Aparentemente parece no afectar, pero yo no he podido hacer entrenamiento de gimnasio y cuando uno quiere ser el mejor no vale solo con correr”, ha admitido.

Logró su primer trofeo en 1975, con 11 años, e hizo su primer maratón con 16, tras el cual dejó esta disciplina y junto a un entrenador personal empezó a hacer velocidad. Una vez dominado el medio fondo, dio de nuevo el salto, ya definitivo, al maratón. “Quizá hipotequé alguna medalla más en algunos Juegos porque si haces la maratón es muy difícil correr alguna otra prueba”, ha explicado.

Javi Conde en la Maratón del Sifón. Fuente: www.ffphoto.es

Javi Conde en la Maratón del Sifón. Fuente: www.ffphoto.es

Además de las 9 medallas paralímpicas, Conde posee en su palmarés los récords mundiales en 10.000 metros, medio maratón en pista y asfalto y Maratón. Llegó a correr los 42 kilómetros en 2 horas y 19 minutos con un plan de entrenamiento que llegaba a tener semanas con 240 kilómetros. Actualmente esta cifra se encuentra en los 100 kilómetros y hace más hincapié en los estiramientos y la carrera continua para prevenir posibles lesiones.

Tras estos 40 años dedicados al atletismo en todas sus vertientes, paratletismo, atletismo convencional compitiendo en campeonatos de España con gente sin discapacidad y al atletismo popular y solidario al que se dedica actualmente, Javier Conde tiene claro que “es un deporte complicado” pero que a él le encanta y necesita todos los días ponerse las zapatillas y salir a correr.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar