La gladiadora Marina Rueda prepara su asalto a los Juegos Olímpicos

La luchadora sevillana, Marina Rueda, a la derecha de rojo en un campeonato. Fuente: AD

La luchadora sevillana, Marina Rueda, a la derecha de rojo en un campeonato. Fuente: AD

A sus 21 la sevillana crece a pasos agigantados en el tapiz y se ha convertido en una de las referencias de la lucha olímpica en España.

Jesús Ortiz García
Actualizado: 11/12/2014 22:31 horas

“Soy luchadora en el deporte y en la vida. Mi sueño es entrar en los Juegos y voy a tumbar a quien se me ponga por delante hasta ganar una medalla”. Esta es una de las frases que lleva grabada Marina Rueda, una de las referencias de la lucha olímpica en España. La andaluza lleva una gran progresión, dice no tener límites y ya prepara su asalto a las Olimpiadas de Río de Janeiro 2016.

Marina Rueda. Fuente: AD

Marina Rueda. Fuente: AD

Años antes de Cristo el anfiteatro romano de Carmona (Sevilla) acogía batallas entre gladiadores que se jugaban la vida en cada combate y a pocos metros de su arena nació hace 21 años una guerrera que con esfuerzo y sacrificio ha experimentado un crecimiento vertiginoso en una disciplina cuya madurez se alcanza en torno a los 30. “Al contrario de la gimnasia rítmica, donde las niñas compiten con 14 ó 15 años, en la lucha cuanto más experiencia tengas mejor. Soy joven y sé que puedo progresar mucho más, pero ahora me veo fuerte, con hambre y con ganas de darlo todo”, explica.

Hace unos días logró la medalla de plata en el Torneo Internacional de Niza (Francia), que confirma el buen momento por el que atraviesa. A partir de ahora se le abre el horizonte de competición en citas europeas y mundiales, aunque para ello deberá reeditar en marzo de 2015 el título de campeona de España en 53 kilos que ya ha logrado este año. Antes competirá en algunos torneos internacionales y en el Campeonato de Andalucía.

Su idea es coger rodaje para intentar optar a una plaza olímpica en Brasil. “Está complicado pero es un objetivo que puede estar a mi alcance. Quizás mis Juegos sean los de Tokyo 2020 por la edad, pero no pierdo la esperanza en llegar a los de Río de Janeiro. Para lograr un billete hay que quedar entre las 2 ó 3 primeras del Europeo, del Mundial y de los Preolímpicos”, dice. “Me veo preparada para plantar batalla a las mejores, esta temporada he comenzado muy motivada, estoy capacitada para hacerlo cada vez mejor sobre el tapiz y no estoy lejos de las luchadoras que siempre sacan buenos resultados”, añade.

Inicios en el club Guadajoz

La luchadora de Carmona en un combate. Fuente: AD

La luchadora de Carmona en un combate. Fuente: AD

Hace 8 años Marina se topó con la lucha en las escuelas deportivas municipales de Carmona, siempre le había gustado el deporte pero no se decidía por uno. “Era una niña muy activa y los probé todos, baloncesto, voeibol, natación, taekwondo y ballet, hasta que un día entré en una clase de lucha olímpica en el club Guadajoz. Al principio no me gustaba, pero con el paso del tiempo y cuando empecé a competir ya me enganchó. Los entrenadores se fijaban en mí y me decían que tenía posibilidades, así que me lo creí y decidí tomármelo en serio”, relata la joven.

Para la sevillana, este deporte milenario consiste “en derribar al rival mediante técnicas, sin golpes ni agresividad, mucha gente piensa que esto es pressing catch o lucha libre mexicana y se equivocan. Hay que ser astuto y hábil para agarrar e inmovilizar al rival contra el tapiz”. Hay 3 formas de lograr la victoria, “tumbando al contrincante con la espalda en el suelo, con una diferencia de 10 puntos según las técnicas utilizadas o ganando por puntos cuando finalice el tiempo del combate”.

Marina también explica cómo se puntúa en este deporte: “1 punto cuando sacas al adversario fuera del círculo o si el árbitro te sanciona con pasividad y no atacas en 30 segundos; 2 puntos se da cuando tiras al rival y te colocas sobre su espalda y 4 puntos cuando se hace una técnica de gran amplitud, es decir, lo levantas en el aire o le agarras las piernas y cae de espalda”.

Maider Unda, su referente

La gladiadora andaluza confiesa que su gran referente es Maider Unda, medalla de bronce en Londres 2012. “Es un ejemplo para nosotras, es la única española que ha conseguido medalla en unos Juegos Olímpicos, sus ganas, sacrificio y trabajo es una referencia para las que estamos empezando. He podido compartir entrenamientos con ella y es increíble verla trabajar. El año pasado aparcó la lucha por su maternidad, pero ahora ha vuelto para clasificarse para Río 2016. Gracias a lo que consiguió Maider no nos han recortado tanto en los presupuestos”, subraya.

Marina tumba a una rival. Fuente: AD

Marina tumba a una rival. Fuente: AD

La deportista de Carmona cuenta con la ayuda de las Becas Podium de Telefónica, que le permite poder viajar y competir en el extranjero. “Antes tenía que pagarme los viajes con el dinero que me daban mis padres ya que no puedo trabajar porque estoy becada en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid y estoy estudiando Educación Física. Ahora puedo disfrutar de más competiciones, gracias a esta beca he podido ir a varias concentraciones y torneos en Polonia, Bulgaria, Alemania y Francia”, comenta.

Continuará con su preparación en la residencia Blume de cara a una temporada en la que espera explotar sus virtudes. “Me queda mucho por aprender, esto acaba de empezar para mí, pero quiero demostrar que puedo llegar lejos. Siempre que salgo al tapiz a luchar es para darlo todo y ganar, nunca voy a una competición sólo para participar, ya que si no, mejor me quedo en casa. Soy una deportista muy ambiciosa y pelearé por lograr mis sueños”, apostilla.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar