Lidia Valentín: “Subir al podio en Río 2016 es mi gran reto”

La haltera española, Lidia Valentín, en el Europeo de Georgia. Fuente: EWF

La haltera española, Lidia Valentín, en el Europeo de Georgia. Fuente: EWF

 

La berciana acaba de revalidar su título de campeona de Europa de halterofilia y ya piensa en el Mundial de noviembre, donde buscará su billete para los Juegos Olímpicos.

Jesús Ortiz García
Actualizado: 21/04/2015 18:40

Antes de salir a competir, su entrenador Matías Fernández le masajea los hombros. Se aplica magnesia en las manos y sube a la tarima con su atuendo habitual, pendientes de perlas, un cinturón de Hello Kitty y muñequeras rosas. Se sitúa ante la barra y los discos, visualiza el ejercicio y nueva medalla de oro que conquista. Lidia Valentín es la reina de la halterofilia en el Viejo Continente. La berciana volvió a lograr la triple corona en el Europeo por 2º año consecutivo y sigue con paso firme hacia los Juegos Olímpicos de Brasil: “Después de ganar medallas en europeos y mundiales, mi gran reto deportivo es subir al podio en Río de Janeiro 2016″.

Unas horas después de mostrar su superioridad en el Europeo, analiza su actuación. “Estoy muy contenta, mi objetivo según la lista previa de participantes, era lograr la medalla de oro en las 3 modalidades. Sé que partía como favorita, pero ganar estos campeonatos nunca son fáciles. Mi intención era hacer una competición segura, con movimientos válidos y sin arriesgar mucho. Salió todo como esperaba y estoy muy feliz con mi victoria”, asegura.

Lidia Valentín. Fuente: EWF

Lidia Valentín. Fuente: EWF

Su grito de guerrera resonó en el pabellón de Tbilisi (Georgia) para revalidar su título de campeona continental en la categoría de 75 kilos. No alcanzó sus mejores marcas, pero poco importó, se impuso con gran facilidad a sus rivales. En arrancada levantó 118 kilos (su récord está en 124) y en 2 tiempos se fue hasta los 145 (150 es su plusmarca nacional), para terminar con un total olímpico de 263 kilos. “Tenía bastante ventaja sobre ellas en cuanto a marcas, había un margen de error alto. Así que lo importante era realizar movimientos fáciles y limpios en los pesos que domino, me daba igual superar mis registros”, explica.

A sus 30 años, la levantadora de Camponaraya (León) continúa rayando a un nivel espectacular en cada competición internacional. Acumula medallas en los Europeos desde 2007 con una única temporada, 2010, fuera del podio. “Hay mucho trabajo, horas, dedicación y muchos años invertido para lograr estas medallas. Nadie queda campeona de Europa por casualidad sin antes haber sufrido, sudado y llorado. Pero con esta recompensa merece la pena todo el sacrificio”, recalca.

Todas sus preseas cuelgan en los laterales de un espejo grande que tiene en su habitación de la residencia Joaquín Blume de Madrid, pero estas últimas las guardará en un sitio especial: “Es un caos con tantas medallas (risas), pero las de oro del Europeo del año pasado y de esta temporada las voy a enmarcar en un cuadro para tenerlas ordenadas, hay que cuidarlas”.

Nuevos objetivos

Ahora disfruta de unos días de descanso junto a sus familiares, pero en breve volverá a poner sus manos en la barra, cargando discos y levantando peso sin tiempo que perder. “Las próximas competiciones serán la Copa de España en mayo en La Coruña, ya queda poco y será algo relajado, iré a competir de otra manera, pero con confianza de volver a ganar. Después vendrá el campeonato de España en junio, es una cita que me hace mucha ilusión competir”, dice.

En noviembre buscará repetir gloria en un Mundial, frente a las poderosas halteras de zonas del antiguo bloque del Este. En 2013 en Polonia conquistó una plata y 2 bronces y en 2014 en Kazajistán, un bronce en arrancada tras la descalificación de la campeona, la norcoreana Un Ju Kim, por dar positivo en el control antidoping. “No es la 1ª vez que me pasa, la pena es que te roban tu momento de disfrutar en el podio porque otras juegan con trampas y no quieren ser limpias en la competición. Te fastidia porque te enteras unos meses después y no es lo mismo, pero una medalla mundial es de otro nivel”, subraya.

Lidia-Valentin-726x400

La campeona de Europa celebra su título. Fuente: AD

El palmarés de la mejor haltera española de la historia invita al optimismo en el Mundial de Houston (Estados Unidos). “Todavía falta mucho, pero quiero estar entre las mejores, sé que puedo hacerlo por mis marcas, sólo me queda entrenar mucho y duro para llegar en buenas condiciones y pelear por medalla ante rivales impresionantes que irán a por todas”, añade la leonesa.

El gran objetivo es puntuar para conseguir la clasificación para los Juegos de Río 2016: “Es la cita más importante del año, la situación de España está bastante bien, en el Mundial del año pasado clasificamos a 3 chicos y 2 chicas por la puntuación que hicimos, y ahora hay que intentar lograr los mismos puntos y, sobre todo, que los países que quedaron por debajo nuestra no nos superen. Creo que podemos conseguir 4 plazas en total, algo histórico para la halterofilia española”. En Londres 2012, 4 kilos le separaron de la medalla olímpica, pero Lidia volverá a intentarlo en Brasil el próximo año. “Es el gran reto de mi carrera, una de las pocas medallas que me falta junto al oro Mundial, así que voy a darlo todo por subir al podio en Río”, apostilla.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar