Los Juegos Paralímpicos sufrirán recortes por falta de dinero

Una imagen de las instalaciones de los Juegos de Río de Janeiro. Fuente: CPE

Una imagen de las instalaciones de los Juegos de Río de Janeiro. Fuente: CPE

Cambios en los servicios de transporte para deportistas o el cierre de centros de prensa son algunos de los acuerdos alcanzados ante la crisis económica que atraviesa el país.

Avance Deportivo

Avance Deportivo

@deportivoavance
22 de agosto de 2016, 13:10

Río de Janeiro ha clausurado unos Juegos Olímpicos con más sombras que luces, no por los resultados deportivos pero sí por los fallos de organización, la inseguridad, problemas en el transporte o ausencia de público en las gradas debido al colapso económico, social y político en el que vive la ciudad. Y el escenario para los Juegos Paralímpicos no pinta mejor y ante la grave crisis que atraviesa el país se han acordado una serie de recortes.

Los problemas financieros que está viviendo el Comité Organizador habían sembrado de dudas la celebración de los Juegos, pero, según ha confirmado elComité Paralímpico Internacional, éstos no corren peligro y se celebrarán en la fecha prevista, que tendrá lugar entre el 7 y el 18 de septiembre, y con 22 deportes. Los recortes acordados incluyen una disminución del personal previsto para los Juegos, cambios en los servicios de transporte para deportistas, equipos y familia paralímpica, el cierre de una serie de centros de prensa y la revisión de las zonas de servicios de todas las instalaciones de competición.

El cambio más significativo es el traslado de la sede de competición de esgrima en silla de ruedas, que en vez de celebrarse en el Arena de la Juventud del Parque de Deodoro, como estaba previsto, tendrá lugar en el Arena Carioca 3, en el Parque Olímpico de Barra. Ese cambio permite el cierre y desmantelamiento del Parque Olímpico de Deodoro, aunque esa zona seguirá albergando las competiciones de tiro, hípica y fútbol 7, pero ya como tres instalaciones independientes y con sistemas de transporte específicos.

El presidente del IPC, Phil Craven, ha advertido que la situación de Río de Janeiro supone la mayor crisis de la historia de los Juegos Paralímpicos. “Nunca en sus 56 años de historia, los Juegos Paralímpicos habían afrontado circunstancias como estas”, ha manifestado.

Entre las soluciones previstas, el IPC ha acordado con el ayuntamiento de Río el aporte de una financiación adicional de 150 millones de reales (41,4 millones de euros) y con el Gobierno Federal de Brasil que empresas estatales aporten otros 100 millones de reales (27,6 millones de euros) en forma de patrocinio.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar