Maider Unda, el regreso de la 'guerrera' indomable

La luchadora alavesa, Maider Unda, durante un combate en los Juegos de Londres. Fuente: maiderunda.com

La luchadora alavesa, Maider Unda, durante un combate en los Juegos de Londres. Fuente: maiderunda.com

La medallista de bronce en lucha olímpica en los Juegos de Londres ha vuelto con más ganas tras su maternidad y buscar clasificarse para Río de Janeiro 2016.

Jesús Ortiz García
Actualizado: 11/06/2015 16:03

Tras toda una vida entregada a la lucha olímpica, Maider Unda culminó su sueño en plena madurez deportiva con la medalla de bronce en los Juegos de Londres 2012. Al año siguiente y tras ser subcampeona de Europa, decidió poner punto y seguido a su etapa en el tapiz. No disfrutaba como antes y decidió emprender una nueva aventura, la de la maternidad. En octubre de 2014 y sólo 2 meses después de dar a luz a Iraide, la ‘guerrera’ indomable ha regresado con ilusión y ganas de alcanzar en Río sus terceros Juegos Olímpicos.

Maider en Londres. Fuente: maiderunda.com

Maider en Londres. Fuente: maiderunda.com

“Quería ser madre y dejé la competición, pero en el tramo final del embarazo volvió a picarme ese gusanillo, así que decidí volver”, relata. Retomó los entrenamientos con Luis Crespo, su entrenador de siempre, y con un objetivo muy claro. “Nada más nacer mi hija empecé a entrenar, así que no he tenido un día entero para pasarlo con ella. Si he vuelto es porque quiero conseguir la plaza para estar en Río y una vez allí, ir a por el oro”, recalca.

Su ‘debut’ fue en febrero en el Grand Prix de París, donde no tuvo suerte tras caer a las primeras de cambio. “Fue algo especial, un cúmulo de buenos recuerdos cuando volví a competir tras 2 años ausente. Me ha costado adaptarme y coger el ritmo en competición porque la tenía prácticamente olvidada. Al principio no respondía con la rapidez de antes y me faltaban reflejos”, confiesa.

Sólo 3 semanas después fue bronce en el Torneo de La Habana. Le siguió su 15º título de campeona de España y la medalla de oro en el campeonato Mediterráneo en Madrid. “El balance es positivo porque sigo mejorando, sé que aún hay plazos por cumplir y todavía tenemos que seguir puliendo muchas cosas, queda trabajo por hacer”.

Un nuevo escenario

Con 37 años, Maider afronta esta 2ª etapa con el reto de adaptarse a una nueva categoría de peso y a modificaciones en la normativa con la que sus rivales ya llevan compitiendo desde hace un año. “El panorama ha cambiado mucho, he tenido que cambiar de categoría y pasar de 72 a 75 kilos, porque la mía ha desaparecido. Además, el reglamento ha cambiado, antes eran 3 periodos de 2 minutos y ahora son 2 asaltos de 3 minutos, y cada periodo acumula la puntuación”, cuenta.

Maider y Luis Crespo. Fuente: maiderunda.com

Maider y Luis Crespo. Fuente: maiderunda.com

Lo que más le preocupa es que estos cambios le afectan en la estrategia: “Esto me influye a la hora de planificar los entrenamientos, antes si ganabas los 2 primeros periodos no ibas al tercero, ahora tienes que dosificar bien pero saber cómo gestionarlo porque se castigan las pasividades. Pretenden que la lucha sea más activa y dinámica, por lo que no me puedo quedar dormida”.

La alavesa quiere hacer algo grande en los Juegos de Río, pero es consciente de que aún debe “trabajar mucho para ser la de antes”. De momento, está dando pasos firmes a pesar del gran esfuerzo que tiene que hacer para conciliar su vida familiar, laboral y deportiva. Cada mañana acude al caserío en Olaeta (Álava) donde fabrica quesos y luego saca tiempo para atender a su hija y entrenar.

“Afortunadamente, mi pareja ha cogido una excedencia porque si no, sería muy complicado. Los primeros meses fueron muy duros, las noches no eran tan perfectas y no descansaba. Me acostaba rendida y cuando no puedes dormir bien, los entrenamientos no salen”, lamenta.

Mundial en EE.UU.

La luchadora alavesa. Fuente: maiderunda.com

La luchadora alavesa. Fuente: maiderunda.com

En el Mundial de Las Vegas (del 7 al 13 de septiembre) tendrá la primera oportunidad para volver a ser olímpica. “Estoy cogiendo la forma poco a poco para tener buenas condiciones. Mi objetivo es llegar, disfrutar y poder conseguir la clasificación olímpica. A mi me queda por mejorar el rodaje de saber afrontar la competición, antes era algo que tenía innato y ahora me está costando. Hay mucho nivel, las rivales están muy fuertes, pero voy a darlo todo”, añade.

Antes, en unos días, disputará los Juegos Europeos de Baku, un enclave especial para Maider, ya que en Azerbaiyán logró en 2010 el bronce en el Europeo y en 2005 un 5º puesto en el Mundial y el billete para los Juegos Olímpicos de Pekín. “Es un lugar que me trae muy buenos recuerdos. Lo afronto como una competición más que me servirá de test para siguientes pruebas y me gustaría sacar una medalla”, apostilla.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar