Marta Calvo y Jesús Tortosa, a por la patada olímpica

Los taekwondistas españoles Jesús Tortosa y Marta Calvo. Fuente: fetaekwondo

Los taekwondistas españoles Jesús Tortosa y Marta Calvo. Fuente: Fetaekwondo

Los jóvenes taekwondistas buscarán el billete para los Juegos de Río de Janeiro en el preolímpico continental que se disputa en Turquía.

Jesús Ortiz García

Jesús Ortiz García

@JesusOrtizAD
13 de enero de 2016, 20:35

El taekwondo español luce a un gran nivel, goza de buena salud y desde hace 3 décadas es un caladero de medallas para España, que brilla con 9 preseas olimpicas, por detrás de Corea del Sur, cuna de este arte marcial. En Londres 2012 brilló con el oro de Joel González y las platas de Brigitte Yagüe y Nico García. En los Juegos de Río de Janeiro sólo repetirá Joel, que estará acompañado por Eva Calvo, la gran referencia en el tatami y una firme baza de podio en Brasil.

La lista puede aumentar hasta los 4 taekwondistas si Jesús Tortosa y Marta Calvo sellan su billete en el Preolímpico de este fin de semana en Turquía. Ambos, campeones de Europa junior y consagrados entre los ‘mayores’, han experimentado una meteórica progresión en los últimos 2 años y están a un paso del sueño olímpico. Para ello, deberán alcanzar la final en territorio otomano en sus respectivas categorías.

Marta Calvo durante un combate. Fuente: tkdimages

Marta Calvo en un combate. Fuente: tkdimages

En el pabellón Olimpia de la localidad madrileña de Leganés se forja Marta junto a su hermana Eva, bajo el timón de José María Martín ‘Xixo’, su entrenador en el club deportivo Sánchez Élez-Sanabria. Su osadía, competitividad y perseverancia le han permitido colarse entre las mejores en 2015 conquistando medallas en 6 torneos internacionales y dando la sorpresa en el Mundial absoluto con una plata.

Una taekwondista con una excelente técnica, capaz de agobiar a su contrincante hasta llevarle a cometer errores y valiente ante cualquier desafío. Debe lidiar con rivales que pesan más y son más fuertes que ella, pero lo combate con rapidez y mentalidad de hierro. En Estambul no lo tendrá fácil, ya que en la categoría de -67 kilos habrá deportistas muy duras como Farida Azizova (Azerbaiyán), Nina Klaey (Suiza) y Rabia Gulec (Alemania). “Ya he competido con ellas pero ese día se lo llevará la que mejor esté y menos fallos cometa en los combates. Hay que estar tranquila y muy centrada, sobre todo, porque en estos campeonatos es muy importante la cabeza y que sepas llevar bien los nervios”, ha recalcado.

Marta se ve lista para afrontar este reto, después de demostrar que es capaz de ganar a cualquiera de sus rivales. “Desde que supimos que iba a ir hemos estado entrenando y preparando todo de cara al Preolímpico. No he tenido mucho tiempo pero sí lo he aprovechado bien en el CAR de Sierra Nevada y en el de San Cugat (Barcelona), y el resto de días en el club, donde puedo entrenar con Eva, que es la que más caña me mete”, ha asegurado.

Su hermana es la mejor compañera que tiene en el taekwondo para seguir creciendo, ambas se retroalimentan. Marta sueña con acompañar a Eva en Río de Janeiro, aunque de momento, sólo se centra en el Preolímpico. “Preferimos no imaginárnoslo mucho. Es imposible no emocionarse al pensar en poder compartir esa experiencia con ella, no habría nada mejor que eso”, ha añadido esta estudiante de matemáticas.

Con el taekwondo en el ADN

Tortosa durante una competición. Fuente: AD

Tortosa durante una competición. Fuente: AD

Otro que en el tapiz crece a pasos agigantados es Jesús Tortosa, campeón continental y del mundo júnior y plata en los primeros Juegos Europeos. Recién acaba de cumplir los 18 años y ya saborea podios con los mejores. Cada rincón de su casa está lleno de medallas. Lo del taekwondo le viene de serie, ha crecido en un tatami junto a su padre -del mismo nombre-, que fue 2 veces subcampeón del mundo y tricampeón de Europa, y con sus hermanos Celia y Hugo.

Su talento y buenos resultados han sido claves para ser el elegido por la Federación Española para el Preolímpico. “Lo afronto con muchas ganas e ilusión, para mí es toda una oportunidad para lograr mi sueño. Esto es una vez cada 4 años y voy a intentar dar el máximo de mí para estar ahí. Hasta hace menos de un mes no se sabía quién iba a representar a España, finalmente me escogieron a mí, no lo tenía del todo claro ya que los compañeros que optaban a ir son muy buenos deportistas”, ha explicado.

De piernas largas, muy alto (1,87 metros), estratega y frío en el tapiz, el joven madrileño confía en sus posibilidades para estar en Río de Janeiro. “Me veo con muchas opciones, llevo unos años muy buenos progresando campeonato tras campeonato y creo que todo este esfuerzo hay que reflejarlo ahora”, ha apuntado. Para Tortosa, “las claves para lograrlo son competir como llevo haciéndolo hasta ahora, mantener la calma y no pensar en lo que te estás jugando, sino hacer como si fuera otro campeonato más y salir a disfrutar”.

Para esta vital cita ha recorrido miles de kilómetros preparándose en México, Corea del Sur, Sierra Nevada y Madrid. Ahora viaja a Turquía como cabeza de serie número 1 en -58 kilos, aunque es consciente de la dificultad para sellar su billete olímpico. “De los rivales más fuertes podría destacar a un croata -Filip Grgic- que viene de -68 kilos y bajará de categoria sólo para el Preolímpico y un serbio -Milos Gladovic – que lleva una temporada bastante buena. Pero la presión no la tengo que tener yo sino los demás”, ha asegurado.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar