Sete Benavides: “Mi ambición es ganar el Mundial y pelearé por el oro hasta el último metro”

El canoísta balear, Sete Benavides, durante una competición. Fuente: RFEP

El canoísta balear, Sete Benavides, durante una competición. Fuente: RFEP

Jesús Ortiz García
Actualizado: 09/06/2015 12:37

En 20 días subió al podio en 3 competiciones de prestigio internacional: el Europeo de la República Checa (bronce) y las Copas del Mundo de Portugal (oro) y Alemania (bronce). La gran referencia del C-1 200 metros del piragüismo español atraviesa un momento de forma espectacular y ya ha fijado sus próximos retos: los Juegos Europeos de Bakú y el Mundial de Milán, un puente hacia los Juegos de Río 2016. La ‘Bestia’ del Lago Esperanza quiere seguir añadiendo éxitos a su gran palmarés.

Sete en Duisburg.

Sete en Duisburg.

Pregunta.- Abonado al podio con 3 medallas en 3 competiciones, ¿qué sensaciones le dejan?

Respuesta.- No me esperaba estar tan arriba a estas alturas de temporada. Me he encontrado mejor de lo que pensaba, pero quiero seguir mejorando de cara al Mundial, aún queda margen para llegar al Mundial en un gran estado de forma. A estas pruebas íba de paso, a competir, a ver en qué nivel me encontraba y cómo están mis rivales. La gente está muy fuerte este año porque quieren clasificarse para los Juegos, será difícil, pero yo tampoco les pondré las cosas fáciles a los demás. De momento no puedo estar más contento porque voy por el buen camino para coger esa plaza olímpica.

P.- ¿Cuál es la clave de su buen rendimiento?

R.- En los entrenamientos, en cada palada que doy, en sacrificarme y trabajar fuerte cada día. Entreno con Kiko Martín desde hace 11 años cuando empecé, él es el que mejor me conoce, empezamos con un proyecto para ir a los Juegos Olímpicos de Londres y ahora queremos cumplir otro estando en Río 2016. Es un entrenador que mete mucha caña, pero si quieres llegar a lo más alto, el nivel de exigencia tiene que ser máximo. Necesito a alguien como él que me diga cada día que debo esforzarme para poder llegar todavía más lejos. Mi rutina es agotadora, empiezo a las 8.30 de la mañana en el agua, de 11 a 13 voy al gimnasio y por la tarde, de 17 hasta 19.30 otra vez en el agua. Pero es lo que toca si quiero ganar.

P.- ¿Influye en sus éxitos el enclave donde entrena, el Lago Esperanza?

R.- Mucho, es un sitio privilegiado, mágico, espectacular. En Alcudia, Mallorca, la temperatura es muy agradable todo el año y como estoy prácticamente sólo, me siento de maravilla y espero no moverme de aquí durante mi carrera deportiva. Mucha gente nos envidia por entrenar en un lugar así, a veces vienen piragüistas a entrenar, entre ellos el ruso Ivan Shtyl, el que me ganó el bronce en Londres 2012 (risas). Nos hemos hecho amigos y nos llevamos bien, pero cuando vuelva a competir con él, nada de amistad (risas).

Sete Benavides en su canoa. Fuente: RFEP

Sete Benavides en su canoa. Fuente: RFEP

P.- El 4º puesto en Londres 2012 le dejó un sabor amargo que puede quitarse en Río 2016, una plaza que puede lograr en el Mundial de Milán, ¿cuál es su objetivo?

R.- Siempre pienso en ganar porque si no, no me clasifico para los Juegos. Si voy al Mundial es para conseguir la victoria, si me encuentro bien físicamente y no tengo ninguna lesión, pelearé por el oro hasta el último metro. Y si además me clasifico para los Juegos Olímpicos, mucho mejor, pero mi ambición es ganar el Mundial.

P.- Antes, en unos días competirá en los Juegos Europeos Bakú, ¿cómo lo afronta?

R.- Con ilusión aunque también con esa incertidumbre de cómo serán los primeros Juegos Europeos de la historia, espero que en piragüismo haya buen nivel y a ver si logro la 4ª medalla de la temporada. Nunca he estado en Bakú y ya tengo ganas de competir allí.

P.- La retirada de David Cal supuso un jarro de agua fría para el deporte, ¿cómo ve el nivel del piragüismo español tras su adiós?

R.- Empecé en este deporte en Pollença tras ver por televisión el oro de David Cal en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, él fue quien me despertó el interés por el piragüismo y ha sido siempre mi referente y el de muchos otros. Gracias a los años buenos de David Cal y también de Saúl Craviotto, Perucho y Teresa Portela, ahora han dejado a una generación muy buena con nombres como Paco Cubelos, Cristian Toro, Carlos Arévalo y otros muchos del equipo español que estamos logrando buenos resultados. Tenemos nivel para estar luchando siempre por estar entre los mejores del mundo tanto en kayak como en canoa.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar