Úrsula Pueyo: "A Sochi voy con más ilusión, rodaje y a disfrutar"

La esquiadora balear participará en sus segundos Juegos Paralímpicos con más experiencia y buenos resultados. “Ahora esquío mejor y voy a luchar a tope”, dice.

Úrsula Pueyo

La esquiadora balear Úrsula Pueyo durante una competición | AD

Jesús Ortiz García

“Prohibido prohibir”. Esa es una de las frases que lleva grabada Úrsula Pueyo cuando a los 15 años un accidente de tráfico truncó su movilidad pero le abrió las puertas de una nueva ilusión a través del esquí, su gran pasión. “Iba en moto, un coche adelantó por donde no debía y me dio de frente”, relata. Tuvieron que amputarle la pierna derecha. Vital, positiva y alegre, se rebeló contra la adversidad labrándose en la nieve una exitosa carrera deportiva.

En un viaje con sus amigos a Sierra Nevada surgió el flechazo con el manto blanco. A partir de entonces decidió cambiar el sol y la playa de su Mallorca natal por el frío de la estación granadina. “Me llamaba la atención lo desconocido, nunca había visto la nieve y cuando fui a esquiar me enganchó”, dice. Perseverante y tenaz, la balear asumió el desafío de caer todas las veces que fuese necesario para disfrutar del entorno natural y de la adrenalina al descender sobre laderas nevadas.

Su ímpetu y esfuerzo le sirvió para ser abanderada española en los Juegos Paralímpicos de Vancouver 2010 pese a su bisoñez con los esquís. Aunque las buenas sensaciones en la ceremonia inaugural no fueron las mismas en la pista tras ser descalificada en slalom. “Los nervios me traicionaron, pero era una falsa expectativa pensar que podía ganar una medalla cuando apenas llevaba 3 años esquiando”, reconoce esta deportista que compite sin prótesis.

Úrsula Pueyo

Úrsula Pueyo | AD

Ahora, con 31 años, afronta sus segundas paraolimpiadas con más entrenamientos, carreras y resultados. Con escaso presupuesto y pidiendo préstamos a sus familiares para financiar los viajes y competiciones, Pueyo ha obtenido esta temporada varios podios en Australia y Nueva Zelanda en Copa del Mundo, una medalla de oro en Piancavallo (Italia) en Copa de Europa y 2 victorias en la Copa Internacional IPCAS de La Molina (Girona).

“En estos 4 años he tenido caídas, lesiones, buenos resultados y, sobre todo, he ganado en experiencia. A Sochi voy con más ilusión, más rodaje, esquío mucho mejor y voy a luchar a tope”, comenta. La esquiadora, que vive y entrena en Baqueira (Valle de Arán) junto a Óscar Espallargas -también estará en los Juegos Paralímpicos-, asegura que debe mejorar en las bajadas cuando compite.

“En los entrenamientos rindo a un 100% de mis posibilidades, quizás porque si caigo o me salgo del trazado no corro peligro. Pero en las carreras me vengo un poco abajo, me añado demasiada presión que provoca que las cosas no salgan tan bien, aunque quien dice que en Sochi no me puede salir una bajada perfecta”, apunta.

‘A Rusia no voy de vacaciones’

La mallorquina prefiere no marcarse objetivos ni hablar de medallas, sólo piensa en divertirse. “Mi meta es disfrutar, esquiar como sé y estar centrada y contenta con lo que hago”. Aunque después avisa: “No he venido de vacaciones a Rusia, con el dinero que he gastado de mi bolsillo podría haberme pagado un año de relax, pero me apasiona este deporte. Soy de las que lo dan todo y si me caigo no pasa nada. Quien no arriesga no gana, o vas al máximo o mejor te quedas en casa”, recalca.

A Sochi se ha llevado una maleta cargada de esperanza e ilusión en la que no podían faltar las canciones de Joaquín Sabina para motivarse ni sus brujas de la suerte: “Me la dieron tras el accidente y me pongo nerviosa cuando no las tengo”.

Úrsula Pueyo

La esquiadora mallorquina | AD

Pueyo participará en las pruebas de supergigante (10 de marzo), slalom (14) y gigante (día 16) frente a duras rivales amputadas de brazo o pierna, con hemiplejia y parálisis cerebral. “La francesa Marie Bouchet y la alemana Andrea Rothfuss son inalcanzables a no ser que se caigan, tienen un nivel muy elevado. Del tercer al décimo puesto estará más disputado”, subraya.

La balear confiesa que este será su último año de competición con el equipo español tras una magnífica trayectoria. “Iré a alguna carrera si consigo algún sponsor. El esquí me cuesta mucho dinero, mi familia y mis ahorros han sido mis patrocinadores, algo por lo que muchas veces pensé en tirar la toalla. Pero de todo se aprende, me he levantado siempre con sacrificio y el superar tantos obstáculos me ha hecho más fuerte”, sentencia.

Entre sus planes de futuro el esquí no le abandona y como educadora social le gustaría enseñar a personas con discapacidad a disfrutar de la nieve y de actividades físicas. “Me encantaría ser entrenadora, es una manera de devolverle al deporte todo  lo que me ha dado. Disfruto esquiando y si fuese por mí estaría las 24 horas del día”, finaliza.


Úrsula Pueyo

Palma de Mallorca, 21-12-1983

En 2009 logró 3 platas y un bronce en la Copa del Mundo en Suecia
Participó en los Juegos Paralímpicos de Vancouver 2010
En 2013 logró una plata en la Copa del Mundo de Nueva Zelanda, un bronce y una plata en la Copa del Mundo de Australia
En 2014 ha logrado el oro en la Copa de Europa disputada en Piancavallo (Italia) y 2 victorias en la Copa Internacional IPCAS de La Molina (Girona).

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar