Velocidad, ilusión y placajes sobre ruedas

Partido de rugby en silla que disputaron Madrid (Los Toros) y Cataluña (Quadrigas). Fuente: AD

Partido de rugby en silla que disputaron Madrid (Los Toros) y Cataluña (Quadrigas). Fuente: AD

Los Toros FLM y Quadrigas-Aspaym son los equipos pioneros en España de rugby en silla, deporte paralímpico que nació en Canadá en los años 70. El objetivo es crear una competición y una selección española.

Jesús Ortiz García
Actualizado: 14/10/2014 16:00 horas

Hace 6 años Alberto Ruiz se quedó tetrapléjico como consecuencia de un accidente de moto. Era un apasionado del fútbol y trabajaba como socorrista, su vida sufrió un revés. “Fue un palo, cogí depresión, no tenía ganas de hacer nada”, relata. Pero su ilusión volvió a encenderse cuando llegó a la Fundación del Lesionado Medular, donde descubrió el rugby en silla, un deporte paralímpico que nació en Canadá en los años 70. Ahora forma parte del equipo madrileño de Los Toros FLM.

“Al prinicipio la gente nos miraba con cara de raros, no teníamos ni idea, estábamos muy perdidos, pero hemos mejorado mucho. Es una mezcla entre rugby, balonmano y baloncesto. Lo que más me engancha es que se trata de una modalidad muy activa”, asegura el jugador. “Es el único deporte que los tetrapléjicos pueden practicar en equipo y les aporta mucha autonomía en su día a día y potencian su musculatura. Lo más destacado para ellos es pertenecer a un grupo que les permite mejoras sociales y también el ver que van superando retos”, añade Iker de Isusi, el entrenador.

Encuentro de quad rugby. Fuente: AD

Encuentro de quad rugby. Fuente: AD

Al ser los pioneros en España se encontraron con muchos obstáculos para encontrar polideportivos para entrenar o sillas con características especiales para el quad rugby. “Llevan protecciones y son bastante caras. Sólo tenemos varias adaptadas y otras de segunda mano que proceden del baloncesto. Pero el esfuerzo y este proyecto merecen la pena”, recalca el entusiasta técnico de Los Toros.

Esta disciplina se juega en una cancha de basket, 4 jugadores por equipos y el balón oval se sustituye por uno de voleibol para que su manejo sea más fácil. El contacto físico entre los deportistas no se permite, pero sí los bloqueos y placajes entre sillas, siempre y cuando no sean por la espalda. A los jugadores se les asigna una clasificación en función de su grado de discapacidad y se le engloba en una de las 7 clases que van desde los 0,5 hasta los 3,5 puntos. El equipo titular en la pista no puede sumar más de 8 puntos.

El objetivo consiste en llevar la pelota y atravesar la línea de fondo, entre 2 conos. No es necesario posar el balón, basta con entrar 2 de las ruedas en la zona para anotar un punto. Se puede pasar hacia delante y hay que botar y pasar la pelota después de 10 segundos como máximo. “Las melés o el patear entre los 3 palos no existe por sus condiciones físicas, sin embargo, es un deporte enérgico, veloz y dinámico”, asegura Íker. “No se asemeja mucho al de a pie, pero es el rugby que nosotros podemos hacer. Nos ayuda a tener movilidad”, insiste Alberto.

El documental ‘Murderball’ como inspiración

En Cataluña también ha surgido otro equipo, las Quadrigas, que al igual que los Toros, el empujón a sus proyectos lo encontraron en el documental ‘Murderball’, sobre la selección estadounidense de quad rugby. “Aquella historia nos inspiró e ilusionó, vimos que podíamos hacer un deporte de equipo”, cuenta Juan Carlos Fernández, que hace 8 años tuvo un accidente de moto.

Es el capitán y líder carismático de este club, un entusiasmado que empezó a mover los hilos, a buscar material e instalaciones y a indagar por Internet hasta convencer a los responsables de la asociación Aspaym Catalunya para poner en marcha la idea. “He practicado varios deportes adaptados pero ninguno de ellos me llenaba como el rugby, sabía que era lo mío, volvía a sentirme útil. El tirar de la silla, correr, intentar coger el balón y marcar, el impactar con las sillas y soltar adrenalina en la cancha son sensaciones únicas”, añade.

Los jugadores de rugby en silla. Fuente: AD

Los jugadores de rugby en silla. Fuente: AD

Ante el desconocimiento que tenían sobre esta disciplina, contactaron con un club francés y decidieron viajar para formarse con jugadores paralímpicos de gran nivel. “Nos dieron las pautas para ir por el camino correcto. Fuimos a un Campus de Iniciación y ha sido nuestro recurso para despegar”, explica David Campón, entrenador de las Quadrigas, equipo al que han invitado para participar en una Liga del país galo. “Si queremos mantener la motivación, necesitamos competir, así que jugar en Francia y en un torneo en Alemania donde van equipos de toda Europa, es una gran opción para seguir creciendo”, subraya.

Suelen hacer exhibiciones a la espera de que surjan más conjuntos en España, ya que hasta el momento sólo se ha disputado un partido entre Madrid y Cataluña y quieren repetir antes de que acabe 2014. “En Sevilla, Zaragoza o Valencia hay intentos por sacar equipos. El objetivo es crear un campeonato de España, pero antes hay que formar a árbitros ya que no tenemos”, lamenta David.

A largo plazo ninguno oculta el sueño de representar a España por el mundo. “Es posible que en uno o dos años tengamos selección española aunque a un nivel de principiante. Pero necesitamos sentar las bases e ir paso a paso. Ojalá llegue el momento en el podamos vestir ‘La Roja’. Hay mucha ilusión y estamos seguros de lograrlo”, finalizan. En una silla de ruedas por un accidente de tráfico o una enfermedad, los pioneros del quad rugby en España rompen moldes. Sus espinas dorsales están rotas, pero sus vidas y sueños siguen latiendo.

Los protagonistas

Los Toros SAD FLM
Sonia Fernández, Óscar López, José Antonio Sánchez, David Serrano, Alberto Ruiz Velayos, Jorge Benavente, José Manuel Jerónimo, Michael Newsome, Emilio Rodríguez y Gustavo Díaz. Entrenador: Íker de Isusi

Quadrigas-Aspaym
Ángel Navío, Ilian Rodrigo, Javi Jiménez, Sergio Hernández, Juan Carlos Fernández, Sergio Escobar y Xavi Faure. Entrenador: David Campón Segunda entrenadora: Paula Murillo

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar