Yulen Pereira: “Me considero un esgrimista imprevisible, con mucho ritmo y un punto loco”

El español Yulen Pereira durante el Mundial de esgrima. Fuente: esgrima.es

El español Yulen Pereira durante una competición. Fuente: esgrima.es

Jesús Ortiz García
Actualizado: 14/04/2015 22:30

Entra en el combate a ritmo de reggaeton y hip hop, cuando empuña su espada dibuja una esgrima diferente, moderna, imprevisible y con muchos movimientos. La misma que le permitió convertirse en el número 1 de su categoría. Yulen Pereira (19 años), mitad sangre caribeña, mitad española, tiene un talento natural, es el futuro y el presente de este deporte en España. Sigue los pasos de su padre, Manuel Pereira, campeón del mundo en 1989 y ahora su maestro. Acaba de cerrar su etapa como júnior con un bronce en el Mundial y abre su camino entre los mayores con un objetivo: estar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Pregunta.- En Taskent (Uzbekistán) se despidió como júnior con una nueva medalla, ¿qué sensaciones le dejó el Mundial?

Respuesta.- Me quedé con sabor agridulce porque aspiraba a ganar el oro. Soy ambicioso, era mi último Mundial júnior y había entrenado para buscar subir a lo más alto del podio. Me falló el físico, salí con un mal número tras hacer una mala poule, aunque estoy muy contento por el bronce.

Pereira con el bronce Mundial. Fuente: esgrima.es

Pereira con el bronce Mundial. Fuente: esgrima.es

P.- ¿Qué balance hace de su trayectoria?

R.- Cerrar una etapa con una medalla es positivo, si es de oro mejor, pero no pudo ser en esta ocasión. El balance como júnior ha sido fantástico, además de este último bronce, fui subcampeón mundial en 2013, plata en el Europeo de Jerusalén en 2014, oro en la Copa del Mundo de Basilea y Kuwait, plata en Suecia y Eslovaquia, junto a varias medallas por equipos. Y el año pasado fui el número 1 del ránking mundial, así que no puedo quejarme de lo logrado hasta este momento. Ahora toca trabajar para lograr otras metas y el objetivo es estar en Río de Janeiro.

P.- ¿Está preparado para plantar cara a los ‘mayores’?

R.- Me siento muy cómodo, bastante bien y con confianza, sé que puedo dar mucho, pero hay que ir paso a paso. Soy consciente de que los tiradores más veteranos, al verme tan joven, intentarán hundirme de manera rápida en cada combate, pero no me escondo e iré con muchas ganas. Incluso ya logré un Top 15 en la Copa del Mundo de Alemania y voy a seguir peleando para demostrar mi potencial. Ahora estoy entre los 100 mejores tiradores y mi reto es subir peldaños, alcanzar el Top 50 y luego estar entre los 25 primeros.

P.- ¿Qué espera conseguir en los próximos meses en esta categoría?

R.- Espero coger más nivel, más físico, trabajar muchas más horas, dedicarle más tiempo a esta nueva categoría con entrenamientos más duros e intensos para poder estar a la altura. El salto es abismal, se suele tardar un par de años para estar al nivel de tiradores con más experiencia, pero lo estoy cogiendo antes de tiempo. El trabajo y la constancia de muchos años están dando sus resultados, ahora tengo que hacer lo mismo en categoría absoluta, si tengo los medios necesarios, tocado a tocado puedo llegar lejos.

P.- Algunos ‘mosqueteros’ españoles se han quedado en el camino por desmotivación ante la escasez de ayudas, ¿teme que le suceda lo mismo?

R.- En España, los deportes que no sean fútbol, baloncesto o tenis, tenemos que repartirnos las migajas en los medios de comunicación. En otros países la esgrima tiene una gran cobertura y eso se traduce en más ayudas económicas, patrocinadores… Pero es lo que hay, tengo que seguir luchando y con la cabeza bien alta. Hay mucha gente con talento que lo ha dejado por eso, pero sigo en lo mío, que es luchar por medallas, y aunque no tenga grandes sponsors, no voy a estar de capa caída, nunca me rindo.

Pereira tras ganar un combate. Fuente: esgrima.es

Pereira tras ganar un combate. Fuente: esgrima.es

P.- ¿Cómo cubre económicamente los gastos de toda una temporada?

R.- Este año entramos en el Programa de Becas Podium y con ese dinero (1.400 euros mensuales) nos pagamos las inscripciones en las Copas del Mundo, viajes, hoteles… La Federación Española de Esgrima sólo nos paga el campeonato del mundo, el resto sale de Telefónica y gracias a ellos puedo hacer parte del circuito internacional. Nos buscamos la vida como podemos, por ejemplo, en el equipo nacional hicimos un calendario y recaudamos unos 400 euros cada uno, que nos permitió competir, alojarnos en hoteles decentes y pagar el material. Los tiradores esperamos que algún día consigamos un patrocinador grande porque con los años la esgrima pasa de ser un ocio a un trabajo. Así que o entras en las Becas Ado o lo pasas muy mal.

P.- Su padre empezó a entrenarle a los 4 años con una espada de gomaespuma, ¿qué le dice ante la gran progresión que lleva?

R.- Me dice que vaya poco a poco, con cabeza, que mantenga los pies en el suelo y que siga entrenando como siempre, con humildad y trabajo. Pero soy muy ambicioso, lo quiero todo al instante, siempre quiero más y más. Me pongo objetivos muy duros, no me vale con ir a un Mundial y decir que me conformo con estar entre los 8 primeros, si voy es para ganar. Mi padre trata de calmarme, de mostrarme que soy muy joven, que en la esgrima no siempre estás arriba y habrá altibajos, pero espero que todavía no lleguen.

P.- ¿Cómo describe su estilo?

R.- Es una esgrima con acciones diferentes, muy activa, con mucho ritmo en los asaltos, no es un estilo clásico sino con movimientos arriba y abajo, buscando el momento para sorprender y tocar al rival. Me considero un esgrimista muy imprevisible, al meter tantas variaciones y ritmo, ellos no saben qué voy hacer ni cuando, si ataco o defiendo. Aprovecho esa duda para dar el golpe. Me gusta divertirme y tengo un punto alocado.

P.- ¿Y qué le ayuda a mantener un ritmo tan intenso en cada combate?

R.- La música. Es un trabajo que realizo con mi psicólogo, utilizo mucho el autodiálogo, el hip hop y el reggaeton para motivarme. La música es la clave para estar activo y a tope antes de empezar el combate. Mi esgrima se basa en los movimientos y el ritmo, así que si entro en la pista a medio gas, frío y despistado, me fulminan. Siempre voy con mis cascos puestos y pensando en mis posibilidades, el rival no me importa, a veces ni me fijo con quien me toca hasta el momento del combate. Si lo conozco, lo analizo durante unos segundos y si no, salgo también a por todas, me da igual si es grande, pequeño, fuerte o flaco.

Pereira en un combate en el Mundial. Fuente: esgrima.es

Pereira en un combate en el Mundial. Fuente: esgrima.es

P.- Su siguiente paso, consolidarse en la selección absoluta, ¿cómo ve al equipo para próximas competiciones internacionales?

R.- En el equipo español ha habido un cambio generacional muy brusco, hemos pasado de tener tiradores con casi 30 o más de 30 años, a jóvenes que no pasan de 20 años, por lo que necesita tiempo para dar sus frutos. Aún así, el año pasado con José Luis Abajo ‘Pirri’, Pau Roselló y Miguel Moratilla ganamos la medalla de plata en el Europeo. Estamos compitiendo con equipos muy veteranos que llevan muchos años juntos, nosotros somos muy jóvenes aún, pero tenemos un gran futuro, hay mucha calidad.

P.- ‘Pirri’ es el más veterano, ¿qué aporta a los más jóvenes?

R.- ‘Pirri’ es el pilar de la selección absoluta, a mí me aporta experiencia y muchas cosas que un maestro nunca me podrá enseñar. Su ayuda es clave, sin él no conseguiríamos ni la mitad de la mitad. Analiza muy bien a los rivales, cómo debemos situarnos en cada momento, controla detalles que sólo ve alguien con tantos combates a sus espaldas. Es un ejemplo a seguir, ojalá consiga una medalla olímpica como él hizo en Pekín 2008, y una de oro estaría mejor (risas). Es con lo que sueño, pero hay que ir poco a poco, primero vamos a clasificarnos y luego a pensar en la medalla.

P.- ¿Cómo va el camino hacia los Juegos de Río de Janeiro?

R.- La clasificación olímpica para nosotros empieza en 3 semanas con la Copa del Mundo en París, luego tenemos otra en Río de Janeiro y en junio y julio, Europeo y Mundial. Vienen meses con pruebas muy importantes, todas puntúan y en ninguna podemos pinchar. Para lograr el billete olímpico, en individual tenemos que estar entre los 16 mejores del ránking o clasificarnos en el Preolímpico. Y por equipos, estar entre los 4 primeros o ser el mejor de cada continente sin contar a esos 4 países. Si estamos entre los 6 primeros lo logramos, ahora mismo estamos en 8ª posición, así que vamos bien encaminados.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar