El pie, gran olvidado en la práctica deportiva

podologia-avance-deportivo

Conocer qué tipo de pie y cuál es su morfología es fundamental para poder practicar deporte de una forma sana y evitando lesiones como la sobrecarga o tendinistis. Hablamos con el podólogo José Algaba del Castillo sobre la importancia de la prevención y los estiramientos.

Laura Pérez Torres
Actualizado: 7/12/2014 11:04 horas

En los últimos tiempos ha cambiado mucho la tendencia sobre la preocupación del cuidado del pie. Según el podólogo de la Universidad de Sevilla, José Algaba del Castillo, “hace unos 15 años había mucho desconocimiento, pero ahora gracias a todos los elementos de información que tenemos la gente está mucho más enterada“. Las propias marcas comerciales se han hecho eco de los problema que existen; así, “un ejemplo muy claro, es el de las zapatillas de deporte, donde se hacen estudios y se invierte mucho dinero para que se conozcan que existen zapatillas para corredores que tienen una pisada neutra, para corredores que tienen pronación exagerada (rotación del pie hacia el interior) o incluso para el tipo de suelo donde se va a practicar deporte”, ha explicado el podólogo sevillano.

deportiva-podologia-avance-deportivo“Toda esta información ha logrado que existe más consciencia de la importancia de hacerse un estudio biomecánico de cómo se apoya, cómo se anda o cómo se corre para después poder utilizar un calzado adecuado”, ha resaltado José Algaba, quien ha añadido que “cada uno tenemos nuestra propia morfología y no es lo mismo una persona que tenga un pie cavo, a una persona que tenga juanetes (hallux valgus); puesto que el ancho de la zapatilla tiene que ser diferente también para cada tipo de pie”.

En cuanto a los cuidados básicos del pie, el especialista ha enumerado “los estiramientos, la potenciación muscular o la técnica de carrera“. “Hay personas que le puede venir mejor una técnica de carrera u otra dependiendo de la biomecánica que tenga y no lo saben. Aprender mejor a hacer esta técnica puede ayudar a minimizar los riesgos de una lesión”, ha dicho el especialista quien ha hecho hincapié en “la importancia de calentar antes de la actividad por mínima que esta sea: estirar los músculos del propio pie y preparar ciertas estructuras”.

En el marco de la conferencia sobre ‘Podología en el deporte’, que impartirá el próximo 11 de diciembre en la II Jornada de Salud y Deporte, el también profesor de la Universidad de Sevilla establecerá cuáles son las patologías más frecuentes en el deporte y cómo se manifiestan en las distintas pruebas que realizan como son los estudios del pie en estática, en la marcha, en la carrera y haciendo el gesto deportivo. Como ejemplo, José Algaba ha expuesto el análisis de un pie plano a través de un estudio del pie en estática “donde se observa la huella aplanada con ciertos signos como la movilidad hacia dentro del talón”. “Este es un signo claro de que pueden aparecer lesiones sobre todo de tipo muscular como la fascitis, algo muy común, que es el inicio después del espolón calcáneo (calcificación en el talón que puede ocasionar dolor)”, ha informado el experto quien ha subrayado que “pueden aparecer lesiones en la rodilla, sobrecargas o tendinitis en el tendón de Aquiles porque un pie plano tiende a forzar esas estructuras”.

podologia-deportiva-avance-deportivoPrevenir ampollas

El especialista de la Universidad de Sevilla ha resaltado la importancia de prevenir cuando existe tendencia a que aparezcan ampollas porque la piel es delicada. “Hay tratamientos para hacer que esa piel se endurezca un poco y sea más difícil que se le provoque las rozaduras: a nivel farmacológico existen cremas o pomadas que se pueden poner, que tienen un efecto de 2ª piel”, ha reseñado José Algaba. De este modo, si una persona tiene tendencia a que le salgan rozaduras puede utilizar este tipo de cremas que se absorben muy bien por parte de la piel.

También hay elementos como son unas especies de compresas almohadillas de silicona de muchas marcas comerciales que se pueden poner antes de que aparezcan las ampollas. “A mí me gusta más en el mundo del deporte prevenir, si se sabe que sale en un sitio concreto, con la piel intacta, se pueden poner esos ápositos que hacen de barrera para la zona de rozamiento. Después es peor ponerlos porque cuando se quitan se llevan parte de piel sana y pueden provocar una herida mayor, por eso es mejor ponerla antes de que aparezca”, ha concretado.

Otra forma de prevenir es si se tiene tendencia a que algunas zonas del pie se inflamen. José Algaba ha establecido que “se puede hacer un tratamiento preventivo con antiinflamatorio por vía tópica y potenciación de músculos, que a lo mejor de manera natural no están tan tonificados y que luego, en la actividad, necesitamos que trabajen”.

Consejos sobre el cuidado del pie
  • Pie. Conoce qué tipo de pie y pisada tienes.
  • Calzado. Elige un calzado adecuado a la actividad, al sitio, al tipo de pie y pisada.
  • Uñas. Realizar un corte recto de las uñas para evitar el onicocriptosi o uñas encarnadas.
  • Jabón. Evita sustancias que puedan ser perfucidiales o agresivas para la piel. Lo ideal es una limpieza con jabón neutro.
  • Calcetines.  Elige bien ya que hay sin costuras o con sustancias antimicrobianas.
  • Sudoración. La hiperhidrosis o sudoración excesiva se debe controlar con el uso de calcetines adecuados e intentar mantener el pie lo más seco posible.

 

 

 

 

 

 

[touchcarousel id=’205′]

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar