Urko Egea, el tenaz pionero del snow adaptado

El ‘rider’ donostiarra cumplirá en Sochi su sueño de participar en unos Juegos Paralímpicos. Desde que sufrió un accidente de moto tras el que le amputaron una pierna, siempre tuvo como objetivo volver a disfrutar en la nieve. “Es un momento histórico, un premio”, apunta.

urkoegea

El ‘rider’ donostiarra Urko Egea durante un salto en una competición | AD

Jesús Ortiz García

En las paredes de la habitación del hospital tenía las fotos de sus saltos, acrobacias y carreras con la tabla de snow. Mientras Urko Egea luchaba por volver a caminar, pensar en su gran pasión le ayudaba a que los días no se le hiciesen tan eternos. “Siempre les preguntaba a los médicos si volvería a la nieve. Esas imágenes me recordaban que mi objetivo era regresar a las pistas y recuperar mi vida interior”, relata el deportista.

En 2006 sufrió un accidente de moto y tuvieron que amputarle una pierna, pero lejos de hundirse, a base de tesón, capacidad de trabajo y esfuerzo se ha convertido en uno de los mejores ‘riders’ del mundo en sowboardcross adaptado. “Tenía 26 años y paré el golpe contra la protección de hierro de la carretera con la tibia”, recuerda.

“Lo primero que plantearon era amputar a nivel femoral, pero un médico dijo que había que salvar la rodilla, ya que hay una gran diferencia a la hora de caminar. Estuve un año ingresado y pasé por múltiples operaciones e infecciones”, añade. El proceso de recuperación de su grave lesión fue muy lento y duro, con casi 2 años sin poder andar.

Poco a poco fue recuperando la normalidad, encontró trabajo como asesor financiero en Kutxa Bank y el siguiente paso fue buscar una ortopedia. En Grenoble, en los alpes franceses, hacían las mejores prótesis para practicar deporte y allí la consiguió. “El primer día que la probé en la nieve fue espectacular, creía que sería imposible bajar con equilibrio y velocidad como antes, pero estaba equivocado”, cuenta.

urko

El guipuzcoano Urko Egea | AD

Su primera competición fue en una Copa del Mundo en Francia, la primera que se celebraba en Europa. “Al principio me pusieron pegas porque no había equipo español pero insistí y me presenté allí con mi coche. Fue una gran experiencia y decidí buscar patrocinadores y la manera de seguir compitiendo”, apunta.

Pionero del snowboardcross adaptado en España, el tenaz ‘rider’ donostiarra cumplirá su sueño en los Juegos Paralímpicos de Invierno. Este deporte ha sido incluido ‘in extremis’ como una prueba más dentro del esquí alpino, pero sólo participarán deportistas amputados de miembros inferiores. “No ha dado tiempo para implementar los factores médicos, así que corredores con una o 2 amputaciones, a nivel femoral o tibial, competirán en la misma carrera, por tanto, no hay compensación por el tipo de discapacidad”, explica Egea.

Pero era eso o esperar hasta los Juegos de Pyeongchang (Corea del Sur) en 2018. “Los organizadores rusos dijeron que no al principio, presionamos y finalmente hemos entrado de refilón. Es un momento histórico y hay que disfrutar la experiencia, es un premio para todos después pelear tanto”, afirma el español.

Un camino largo hasta Sochi

Conseguir su clasificación para Sochi ha sido complicado. Los últimos 4 años ha dedicado todas sus vacaciones a entrenar y competir, pero la cita de Rusia no se las toma de relax: “Quiero divertirme, pero también luchar por lo máximo y estar entre los mejores”, advierte.

Con sólo 4 años como profesional del snow, Egea llega al circuito situado entre las montañas del Cáucaso y el mar Negro tras conseguir buenos resultados en Copa del Mundo y Copa de Europa. Aunque en la última prueba en La Molina (Girona) antes de las paraolimpiadas no se sintió cómodo. “Estaban los mejores y sólo logré un puesto 22 y un 24. Tuve un pequeño problema con la silicona de la prótesis que me lastró en la carrera, pero ya lo he solventado”, subraya.

urkocara

Urko Egea | AD

Precisamente, en la estación gerundense vivió una de las peores experiencias de su vida, cuando el australiano Matthew Robinson sufrió un accidente en la zona de meta con lesiones en el cuello y en la columna vertebral y falleció días después por una parada cardiorespiratoria. “Siempre ha habido lesiones con huesos rotos, pero de ahí no pasaba. Nos conocemos todos, somos una gran familia y que nos haya tocado tan de cerca ha sido un palo”, lamenta.

La adrenalina que siente cuando se lanza por las laderas nevadas se impone al peligro. “Desde pequeño siempre he estado relacionado con la nieve, no tengo limitaciones, no temo a la velocidad y soy muy lanzado”, dice. A pocos días de competir en Sochi confiesa estar “con algo de nervios y mucha ilusión, es un reto bonito, voy con ganas de hacerlo lo mejor posible y el objetivo que me marco es estar entre los 15 primeros”.

Egea cree que con más ayuda en los próximos Juegos Paralímpicos estaría peleando por cotas más altas. “He sido autodidacta antes del accidente y tengo bastante margen de mejora técnica en cuanto a posturas sobre la tabla y regulación de la prótesis. Puedo llegar a dar mucho más si tuviera a alguien que me aconsejara en estos temas, seguro que estaría en un nivel mucho mayor”, concluye.

Urko Egea Zabalza

San Sebastián, 1-4-1980

Lleva 4 años en el snowboardcross adaptado
La temporada pasada hizo en Copa del Mundo un puesto 12 en Eslovenia y un 11 en Canadá y en la Copa Nacional de Estados Unidos una sexta posición.
En la 2012-2013 consigue la clasificación para los Juegos Paralímpicos de Sochi, tras conseguir en Holanda un décimo puesto en Copa de Europa y un undécimo en Copa del Mundo.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar