España, a octavos gracias al VAR

Aspas celebra el gol. Fuente: Rfef

Aspas celebra el gol. Fuente: Rfef

La selección española de fútbol masculino se ha clasificado para la siguiente fase de la Copa del Mundo de Rusia 2018 tras empatar 2-2 con Marruecos como 1ª de grupo.

Manuel López

Manuel López

@manu209523
25 de junio de 2018, 23:00

El encuentro ha arrancado con un ritmo fulgurante gracias a la enorme intensidad que han imprimido ambos equipos en el comienzo, en ocasiones el ímpetu ha sido excesivo y han llegado a saltar chispas entre Sergio Ramos y Amrabat.

Marruecos, ya eliminada tras caer derrotada ante Irán y Portugal, salió al césped de Kaliningrado sin presión alguna y decidida a ponerle las cosas difíciles a España, algo que no ha tardado en lograr el conjunto africano.

Corría el minuto 14’ de juego cuando una indecisión en el centro del campo entre Iniesta y Sergio Ramos ha propiciado un contragolpe que fue magistralmente finalizado por Boutaib para abrir la lata, 0-1.

‘La Roja’, que estaba a un gol de Irán de ser eliminada de la Copa del Mundo, se ha crecido ante la adversidad y ha comenzado a generar fútbol asociativo por medio de “Isco”, que se erigió como el líder de los hombres que entrena Fernando Hierro.

Poco a poco, el transcurso de los minutos ha sido favorable a España. La campeona del mundo hace ocho años ha sido capaz encontrar una grieta en el muro defensivo marroquí  en el perfil izquierdo y sacó partido de esa debilidad del combinado que prepara Hervé Renard para lograr un necesario y merecido gol.

Tan sólo habían transcurrido 300″ desde el primer tanto del duelo cuando una jugada de fantasía creada por Andrés Iniesta fue aprovechada por Francisco Alarcón “Isco” para enviar el esférico al fondo de las mallas del arco defendido por Munir en el minuto 19’, 1-1.

En el tramo final de la primera mitad la selección nacional gozó de grandes oportunidades para adelantarse, especialmente en un remate que no llegó a conectar Diego Costa. El ariete del Atlético de Madrid perdonó lo que no suele para añadir más emoción si cabe a este tercer y último choque de la fase de grupos.

Los 22 protagonizan ganaban el túnel de vestuarios con tablas en el luminoso, todo habría de decidirse en el segundo y definitivo acto.

Tras la reanudación, la contienda prosiguió por los mismos derroteros, léase, dominio de España en la medular y contragolpes vertiginosos de Marruecos que ha dejado muy buenas sensaciones en su participación en este certamen mundialista pese a no conseguir ningún triunfo.

En una segunda mitad de infarto fueron los magrebíes los que han propuesto más en lo que a la faceta ofensiva  se refiere y quizá mereció encontrar un premio mayor en este partido ante España.

El combinado que dirige Fernando Hierro ha vuelto a dejar algunas dudas en la parte de atrás, algo que debe corregirse si la selección española de fútbol quiere llegar lejos en la Copa del Mundo.

Corría el minuto 81’ de juego cuando un potente testarazo de Youssef En-Nesiry perforó las redes de la portería de David De Gea para adelantar a Marruecos, 1-2.

En un final no apto para cardíacos el VAR ha decidido la suerte de este grupo B al ser utilizado para dar validez al tanto de tacón que ha firmado Iago Aspas en el minuto 90’, mientras que en el otro encuentro que atañe a este grupo entre Portugal e Irán,  el sistema de videoarbitraje se utilizó para decretar una pena máxima a favor del combinado asiático. El lanzamiento desde los once metros fue trasformado por los iraníes para posibilitar  que España se haya adjudicado el 1º puesto.

Así las cosas, con sangre, sudor y lágrimas la selección española de fútbol estará entre los dieciséis mejores países del Balompié y disputará el próximo sábado los octavos de final ante Rusia, la anfitriona de este campeonato, en Moscú a las 16:00 h.

Los precedentes de este emparejamiento son halagüeños para España, no en vano, en la Eurocopa 2008, la selección nacional fue capaz de doblegar a los rusos en las semifinales disputadas en Viena con un contundente 0-3.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar