España, bronce mundial en Tenerife tras ganar a Bélgica

España-Bélgica, lucha por el bronce mundial de Tenerife. Fuente: FEB

España-Bélgica, lucha por el bronce mundial de Tenerife. Fuente: FEB

La selección española de baloncesto femenino ha ganado al combinado belga por 67 a 60 y sube al tercer cajón del podio en el Campeonato del Mundo tras EEUU y Australia, oro y plata respectivamente.

Laura Pérez Torres

Laura Pérez Torres

@lauraescreativa
30 de septiembre de 2018, 19:00

La lucha por el bronce era el premio de consolación para dos selecciones que ya se habían enfrentado en la fase de grupos. España volvía a tener a Bélgica de rival, seguramente el equipo que mejor y más brillante baloncesto estaba elaborando en el Mundial de Tenerife, a pesar de no poder con el muro estadounidense -son de otro planeta-. España, de blanco, comenzó con Queralt Casas, Laia Palau, Astur Ndour, Marta Xargay y Laura Nicholls.

Fue la pívot belga Emma Meesseman la encargada de inaugurar el marcador con dos canastas consecutivas. Xargay rompió la sequía anotadora española con un triple, pero la dinámica volvía a repetirse, y la dificultad para anotar del conjunto de Lucas Mondelo le hizo al seleccionador parar el partido (3-10, minuto 6). Salió Ouviña y el aro pareció agrandarse, también lo hizo Bélgica de tres. Torrens respondió desde la misma distancia y remató con un aro pasado.

El ritmo era altísimo, el balón estaba vivo, el desacierto seguía mermando las posibilidades españolas y fue entonces cuando la bola salió de las manos de Anna Cruz para sumar desde la línea de 6,75 (12-15, minuto 9). Empató, también de tres, Ndour para finalizar el periodo con 15-15.

La pívot española fue la primera en anotar en el segundo cuarto, aunque las belgas hicieron lo propio, la igualdad era máxima sobre el parqué de un enfebrecido pabellón tinerfeño que volvía a empujar las canastas para que España se pusiera por delante y Philip Mestdagh parara el partido (25-21, minuto 16). Continuó el intercambio de puntos aunque la defensa española intentaba frenar la ofensiva belga para mantenerse por delante. Al descanso, 32-27.

Ouviña inauguró el luminoso tras la vuelta de vestuarios y le respondió Kim Mestdagh bajo el aro. La intensidad y dureza del juego era muy exigente para ambos equipos. Una jugada de 4 puntos (3+1) protagonizada por la otra melliza e hija del seleccionador, Hanne Mestdagh, pareció meter a las belgas en el partido, pero España puso una marcha más y Palau y Xargay volvieron a insuflar oxígeno en ataque (46-36, minuto 26).

Silvia Domínguez volvía a entrar en la rotación tras su marcada ausencia en cuartos y semifinales; mientras que Torrens anotaba. Defendían con uñas y dientes las jugadoras de Mondelo, y el tercer cuarto se cerró con ventaja española: 55-43. Todo por resolverse en los diez últimos minutos.

Bélgica salió más acertada en el último periodo con un parcial de 0-11, España no encontraba el camino al aro y tuvo que ser Laura Gil quien rompiera el maleficio (57-54, minuto 35). De tres Torrens, Meesseman de dos… igualdad y ligera ventaja para España a la que ya penalizaban las faltas personales; y aún así, la intensidad defensiva española no decaía y Nicholls hizo un parcial de 4-0. Alas para soñar en el podio: 64-58, a falta de minuto y medio.

La ’11’ belga se echó el equipo a la espalda pero el triple de Xargay levantó a la afición a falta de 38 segundos. España tenía el bronce en su mano con una diferencia de 7 puntos. Y el bronce llegó, la defensa hizo su labor y, al final, 67-60. Podio para una selección que hizo soñar a la afición y los sueños, a veces, se hacen realidad.

La jugadora más valorada del partido fue Cristina Ouviña con 15 puntos de valoración; mientras que Marta Xargay con 17 puntos fue la máxima anotadora del conjunto español; del partido fue Meesseman con 24.

Oro para EEUU

La final, que enfrentaba a Australia con EEUU, comenzó con una selección estadounidense implacable que logró sacar una rápida ventaja en el luminoso. En el recuerdo de la grada todavía la actuación en semifinales de Cambage y los abucheos eran constantes cuando ella entraba en juego. Mediaba el primer periodo (2-13) cuando despertó Australia, era una final, la lucha por el cetro mundial.

Se acercaron en el luminoso las australianas al término de los diez primeros minutos (15-20) y la diferencia se mantuvo durante el segundo cuarto donde la brecha a favor de EEUU parecía abrirse, a pesar de no estar muy acertadas. Al descanso, 27-35.

La reanudación trajo el intercambio de puntos que favorecía a las jugadoras estadounidenses que, poco a poco, y como llevaban haciendo durante todo el mundial, mantuvieron el ritmo de anotación y físico para cerrar un tercer cuarto con el resultado de 38 a 61.

La brecha en el luminoso se transformó en zanja a favor de EEUU que jugó los últimos minutos con la suficiente ventaja (una diferencia de 20 puntos) como para saberse en posesión, otra edición más, del título mundial. Al final, 56-73.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentarios

  1. Pingback: Viaja a Tenerife una semana con la excusa del Mundial

Comentar