Ona Carbonell y Gemma Mengual, billete para Río a ritmo de flamenco

Gemma Mengual y Ona Carbonell en una de sus actuaciones en el dúo de natación sincronizada. Fuente: COE

Gemma Mengual y Ona Carbonell en una de sus actuaciones en el dúo de natación sincronizada. Fuente: COE

Tras acabar en 1ª posición en rutina técnica, el dúo español repite puesto en el libre con 92.600 puntos y estará en los Juegos Olímpicos.

Jesús Ortiz García

Jesús Ortiz García

@JesusOrtizAD
3 de Marzo de 2016, 17:15

Después de 6 meses de duros entrenamientos y horas de sacrificio en el agua gestando un ejercicio que devuelva a España a la élite, Ona Carbonell y Gemma Mengual empiezan a recoger sus frutos. La pareja española ha logrado imponerse en el Preolímpico y ha sellado el billete para los Juegos de Río de Janeiro a ritmo de flamenco. Alumna y maestra, dos sirenas de la natación sincronizada, dieron un paso al frente en la misma piscina olímpica que las verá competir en agosto.

Empezaron a trabajar juntas en septiembre, cuando Mengual, a punto de cumplir 39 años, aceptó la propuesta de la directora del equipo español, Ana Montero para pelear por ir a sus cuartos Juegos. Tras su retirada en 2012, volverá a luchar por la medalla olímpica formando pareja con Carbonell, que logró la plata en dúo y el bronce por equipos en los Juegos de Londres.

En el Preolímpico de Río han demostrado que no están para perder el tiempo y el resultado ha sido una medalla de oro tras acabar en 1ª posición en rutina técnica -89.181 puntos- y en rutina libre -92.600 puntos-, gracias a una coreografía artística, veloz en la ejecución, con elementos de mucha dificultad y con la fuerza del flamenco bajo los acordes del Concierto de Aranjuez de Paco de Lucía.

Ona Carbonell y Gemma Mengual. Fuente: RFEN

Ona Carbonell y Gemma Mengual. Fuente: RFEN

El dúo español deleitó a los espectadores del Parque Acuático María Lenk con su elegancia y movimientos para ser las más valoradas por los jueces y obtener una de las 11 plazas en juego para Río. No obstante, la puntuación recibida no la tienen en cuenta porque es una competición donde no están los países más fuertes con los que pelearán por estar en el podio olímpico.

Con sólo un par de pruebas juntas -antes fue el Open de París donde lograron el oro-, Carbonell y Mengual se acercan a su mejor nivel, aunque son conscientes de que tendrán que trabajar mucho durante los próximos meses para estar en el mismo escalón de las potencias mundiales de la natación sincronizada.

“La inercia es de mejora y eso es motivo de celebración. Sabemos que aún tenemos cosas que mejorar y tiempo para hacerlo. Conseguimos tener cada vez menos errores mayores y eso nos permite trabajar más al detalle”, ha explicado Ana Montero. “Sabemos lo que son los Juegos Olímpicos. Ganamos la plata en Londres (junto a Andrea Fuentes) y tenemos que trabajar más para cambiar el color de la medalla”, ha comentado Carbonell.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar