OBITUARIO | Un grande del baloncesto en silla de ruedas

El pasado sábado 13 de junio nos dejó el mejor entrenador de la historia del baloncesto en silla de ruedas de la historia, el malagueño Don José Gaspar Anaya Muñoz.

Paqui Bazalo

Paqui Bazalo

@reinadespadas
19 de Junio de 2015, 22:19

A los 24 años, José Gaspar emigró a la ciudad alemana de Hamburgo a trabajar en una fábrica de casas de madera prefabricadas, un año más tarde, a los 25 años sufrió un grave accidente laboral que le provocó una lesión medular dejándole parapléjico. Durante su estancia en el hospital de Hamburgo empezó a practicar el baloncesto en silla de ruedas como parte del programa de rehabilitación.

Gaspar Anaya

Gaspar Anaya

Ese mismo año, en 1970, regresa a Málaga, su ciudad natal y 3 años después, 1974, empieza a reclutar jugadores a través de la entonces llamada Asociación de Minusválidos de Málaga y de distintas instituciones hospitalarias como el Hospital Marítimo de Torremolinos, dónde reclutó a quiénes en un futuro se convirtieron en grandes jugadores como: Joaquín Fernández Recio, el desgraciadamente desaparecido José Luis Benítez Morales (1958/2012), Salvador Zurita y Manuel Pérez Luna.

Gaspar Anaya no escatimó esfuerzos con la ilusión de crear un equipo de baloncesto en silla de ruedas, consiguiendo fundar el Club de Baloncesto en Silla de Ruedas Ademi (1975-2003). El jugador malagueño Antonio Henares, reconocido como el mejor jugador de la historia del baloncesto en silla de ruedas cuenta que “mis equipos fueron muchos pero ninguno como el Ademi, aquello era una familia”.

Los inicios fueron muy duros, las sillas eran del Hospital Carlos Haya, y empezaron a entrenar en el Hospital Marítimo de Torremolinos, más tarde, pasaron al Pabellón de Nuevo San Andrés, Pabellón del Tiro de Pichón, Pabellón del Palo y, finalmente, al Pabellón de Ciudad Jardín. En 1979 jugaron en Italia un torneo, que luego se llamo Copa de Europa, que la jugaban los campeones de ligas europeas y que ganaron.

No tenían dinero, pero Gaspar se fue a Radio Juventud de Málaga, y en un programa por la noche la gente llamaba y daba un donativo. Gaspar dedicó su vida al Ademi, y ha sido uno de los artífices de la historia del BSR en este país y en Europa elevando al nivel de excelencia deportiva con 11 campeonatos de Liga Española.

Fue seleccionador nacional en los Juegos Paralímpicos de Hassen 1980; 4 de los miembros del Ademi participaron en los Juegos Paralímpicos de Seúl: Salvador Nuñez; Salvador Zurita; Joaquín Recio y Antonio Henares. Fue seleccionador en los Juegos Paralímpicos de Barcelona´92, con los mismos jugadores que en Seúl y en los Juegos de Atlanta’96 formó parte de la selección Manuel Pérez Luna y Antonio Henares.

El Club de Baloncesto en Silla de Ruedas Ademi tuvo el privilegio de recibir el nombramiento de ‘Hijo Predilecto de la Ciudad de Málaga’ de manos de su Majestad el Rey de España; y el Premio Olimpia en 1985. “De Gaspar Anaya puedo decir que era un luchador, ha sido un gran entrenador y sobre todo una gran persona quién junto a Pepi, su esposa, lo daban todo por el equipo, se movían muchísimo para encontrar recursos y creía firmemente que no éramos un equipo si no una familia”, ha declarado Antonio Henares.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar