Adriá Díaz-Sara Hurtado: “Ganar la Universiada y un top 7 en el Europeo, nuestros objetivos”

Jesús Ortiz / Laura Pérez
Actualizado: 26/12/2014 15:29 horas

La magia y el talento que atesoran con los patines se fusionaron hace 6 años cuando insistieron hasta la saciedad a la Federación de Deportes de Hielo para que crearan una modalidad que no existía en España, el patinaje de danza sobre hielo. Su empeño y trabajo constante les han llevado a ser olímpicos en Sochi pero quieren alcanzar mucho más y seguir la estela de su amigo Javier Fernández -doble campeón de Europa-. Esta temporada han comenzado con energía, conquistando el 6º título de campeones de España y un bronce en el Golden Spin de Zagreb. Ahora afrontarán con ganas Europeo, Universiada de Granada y Mundial.

Pregunta.- Después de varias competiciones internacionales, habéis terminado el año con una exhibición en el Grand Prix de Barcelona y el campeonato de España en Granada, ¿qué supone para vosotros patinar en casa?

Sara: Venir a casa a patinar siempre es un gusto porque tenemos a la familia al lado disfrutando ya que normalmente sólo nos pueden ver por televisión o internet y les hace mucha ilusión. Y al mismo tiempo, enseñar nuestros programas al resto de patinadores también nos gusta mucho y los más pequeños se quedan impresionados, se inspiran con nosotros y eso nos llena de satisfacción.

Adriá: Como entrenamos tan lejos, la gente no sabe si estamos evolucionando, así que cuando llegamos a España nos gusta mostrarles nuestro aprendizaje.

Sara Hurtado y Adriá Díaz. Fuente: Laura Pérez

Sara Hurtado y Adriá Díaz. Fuente: Laura Pérez

P.- Y en Barcelona ejercistes de presentadora, ¿qué tal la experiencia Sara?

S.- Me dijeron, ‘Sara, tu estudias periodismo, toma el micrófono’, me lancé a la piscina y estuve 10 horas en la pista, pero fue una experiencia muy bonita. Al principio me chocó mucho escuchar mi voz en el pabellón y llegué a pensar, ‘Socorro, qué estoy diciendo’ (risas), me tenía que autotraducir, pero le cogí el truco y me gustó mucho.

P.- En la Final del Grand Prix, Javier Fernández volvió a brillar y a remontar para llevarse la medalla de plata, ¿qué supone él para vosotros?

S.- Javi es el súper héroe del patinaje sobre hielo para España. Es un luchador, todo deportista tiene que pelear para llegar a ser el mejor, pero él tiene ese componente extra de que está ganándolo todo en una disciplina en la que nunca ha pasado antes en la historia del patinaje español. Ha llegado de la nada y está consiguiendo tantos éxitos, para nosotros es un triunfo compartido. Empezamos en este deporte juntos, él nos ha visto desde el principio, es como nuestro padrino. Si hace 6 años cuando decidimos empezar con la danza nos dicen que íbamos a ir a los Juegos Olímpicos de Sochi, nos habríamos reído.

A.- Es un modelo a seguir, queremos dar sus pasos y llegar a lograr lo que él ha conseguido. Su temporada ha sido fantástica y ha terminado el año de la mejor manera, con la plata en la Final de Grand Prix en Barcelona. Es un gran profesional y se lo curra mucho, como persona el éxito no le ha cambiado, sigue siendo el mismo chico humilde con el que hemos crecido en estos años.

P.- Al igual que Javier, también emigrasteis a Canadá para crecer en este deporte, ¿qué tal la vida por Toronto?

A.- Es impresionante, en Canadá hay pistas de hielo en cada esquina. Hay más afición por el hockey, pero el patinaje tiene muchos seguidores. Es incomparable con España en cuanto a las instalaciones, las salas de hielo, los entrenadores… La experiencia que tienen como patinadores, el compromiso, las formas de decir las cosas, es diferente. Al estar tan lejos de la familia y de los amigos, no te queda otra que esforzarte y dedicarte al 100%. Nuestros entrenadores nos ayudan dentro y fuera del hielo.

S.- La razón por la que nos marchamos a Canadá fue porque allí están los mejores entrenadores, el equipo que tenemos es único. A veces hacen de padres y de psicólogos (risas) para conocernos bien y sacar lo mejor de nosotros.

Sara y Adriá en el campeonato de España. Fuente: L.P.

Sara y Adriá en el campeonato de España. Fuente: L.P.

P.- En España hay una decena de pistas de hielo y alguna más se instalan durante Navidad, ¿creéis que las cosas mejorarán?

S.- Estamos viendo una evolución, yo empecé en Majadahonda y cuando voy allí a patinar ahora es imposible, siempre está lleno de gente, también de niños que vienen de los colegios. La pista está abierta de 6.00 hasta las 00.00 horas. Lo que necesitamos en España son más instalaciones que puedan acoger a más patinadores porque las pistas que hay no dan abasto.

P.- ¿Está España capacitada para acoger un evento de gran envergadura, como un Europeo o un Mundial?

S.- Preparados estamos y Barcelona lo ha demostrado con la Final del Grand Prix.

A.- Eso es lo que esperamos. El pabellón en Barcelona se llenó y demuestra que en España se puede hacer un evento de mayor nivel como un Europeo o un Mundial en un futuro, ya sea en Madrid, Barcelona o Granada.

P.- Esta temporada habéis empezado con buen pie, rozando el podio en varias pruebas y con un bronce en Zagreb, ¿qué balance hacéis?

A.- Los resultados nos motiva para seguir trabajando durante el resto de la temporada. Siempre intentamos batir nuestros récords de puntuación y de momento va ‘in crescendo’, aunque nunca hemos hablado de cuántos puntos queremos conseguir.

S.- No nos ponemos límites, mientras sea mejor que la anterior, siempre estará bien (risas).

P.- Y eso que habéis ido a contrarreloj por una lesión de Sara en pretemporada.

S.- Ya estoy bien y hemos vuelto más fuertes. Esta lesión nos ha acercado más como pareja de equipo, él me ha ayudado bastante, se ha preparado sólo mientras yo estaba parada para que la vuelta fuese mucho más rápida. Empezamos tarde la temporada y en los inicios al no tener los resultados que queríamos, se hizo un poco duro psicológicamente, había dudas por la falta de tiempo pero al final llegamos a los Grand Prix.

A.- Aunque en el primer Grand Prix tuve un problema en la rodilla que aún me sigue molestando, pero me permite patinar. El comienzo de la temporada fue duro, pero hemos vuelto otra vez al buen camino.

Adriá y Sara en el 'Iglú' de Granada. Fuente: L.P.

Adriá y Sara en el ‘Iglú’ de Granada. Fuente: L.P.

P.- ¿Creéis que cada vez estáis más cerca de los mejores, qué podéis pelear por medallas?

S y A.- Esta temporada está difícil, pero en un futuro seguro que sí, es por lo que peleamos. Vemos a Javi Fernández y le decimos que nosotros también queremos (risas). Tenemos muchas ganas y vamos a pelear por ese objetivo.

P.- ¿Qué tal lleváis la adaptación a los nuevos programas?

S.- Siempre se puede dar más. Este año es especial teniendo como música el pasodoble y el flamenco, nos hemos sentido muy a gusto pero también con más responsabilidad. Teníamos muchas ganas de hacer algo así y ha sido el primer año que nos veíamos preparados para dar un buen resultado.

A.- Este año hemos probado un estilo de música y una historia diferente. Hemos tenido la oportunidad de trabajar con el director del Ballet Nacional, Antonio Najarro y ha sido increíble la experiencia, nos ha ayudado mucho con la coreografía que ha montado porque es de un alto nivel.

P.- ¿Cómo describiríais el programa corto?

S.- Desde el principio queríamos hacer algo especial, somos una pareja de danza sobre hielo y al fin y al cabo, la corrida de toros también la forma una pareja, el torero sin el toro no es nada y viceversa. Entonces pensamos en recrear eso en el hielo. La música es muy especial, ‘Tercio de quites’ va sobre ese mundo del toreo y también le hemos hecho un pequeño homenaje a Paco de Lucía con su tema ‘Almoraima’ y la tercera pieza es ‘Alfileres de colores’. Ha encajado todo. Durante la coreografía me quito los cuernos, me saco la falda y nos ponemos a bailar.

A.- Sabíamos que el resto de patinadores de otros países saben lo básico del toro y el torero, todos los chicos van con el traje de luces y las chicas con el capote, por ello queríamos hacer algo diferente.

P.- Y en el largo, ¿qué intentáis transmitir?

A.- Queríamos transmitir al público algo que todo el mundo ha vivido, 3 tipos de amor: el primer amor cuando eres joven y sientes mariposas en el estómago, el siguiente es el que te gusta pero a la vez duele y lo sufres, y el tercero es el incondicional, el de tu familia, el que te hace siempre seguir adelante.

S.- El programa del año pasado ‘Sobrevivir a Picasso’ era mucho más dramático y oscuro, y con el de esta temporada buscamos hacer algo con más esperanza, también por nosotros para no acabar deprimidos y tirándonos por un puente (risas). Y con la música del poema que narra la historia, va meditando sobre esto y ha tenido buena acogida.

La pareja de patinaje danza sobre hielo. Fuente: L.P.

La pareja de patinaje danza sobre hielo. Fuente: L.P.

P.- En Barcelona rescatasteis a Picasso y a Dora en la exhibición, ¿sentisteis nostalgia?

S.- Sí mucho, además, la gente lo pedía. Ha sido el programa que nos ha dado a conocer, con el que el público nos identifica, así que tuvimos la oportunidad de sacarlo otra vez y ante el público de Barcelona. A Adri le brillaban los ojos, estaba muy a gusto en su casa.

A.- Tenía muchas ganas de patinar en Barcelona, en casa, con el apoyo del público y disfruté aunque fuese una exhibición, pero la próxima vez será compitiendo.

P.- Europeo, Universiada en Granada y Mundial, ¿cuáles son los objetivos?

S.- El objetivo en el Europeo es mejorar la 10ª posición que hicimos el año pasado y estar en el top7. El Mundial, meternos entre los 10 primeros y conseguir una plaza para Luis Fenero y Celia Robledo en el campeonato de 2016. Y la Universiada, ganarla. Eso sería un muy buen año.

P.- Aún quedan 4 años para los próximos Juegos Olímpicos, pero ¿ya pensáis en Pyeongchang (Corea del Sur)?

A.- Vamos a por los Juegos de 2018. La experiencia en Sochi fue increíble, queremos volver a repetirla y disfrutarlo aún más. Pero ahora mismo vamos temporada a temporada, sino se hace eterna la espera.

P.- ¿Qué destacáis el uno del otro?

S.- De Adri destaco la creatividad, no se da cuenta, pero tiene algo especial. Cuando está sólo en el hielo antes de entrenar con la música puesta, se pone a hacer cosas con los pies y cuando le pregunto cómo lo hace y me dice que no lo sabe. Sobre cuchillas es un crack.

A.- La belleza, eso no hace falta decirlo (risas). La paciencia que tiene conmigo, es increíble.

P.- ¿Y por qué danza?

A.- Porque patinaje individual no se nos daba bien (risas), no éramos buenos saltando, nos gustaba más patinar, pero queríamos seguir luchando en este deporte y la danza nos lo permitía.

S.- Queríamos seguir pasándonoslo bien, era por lo que habíamos empezado, por lo que nos gusta tanto el patinaje.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar