Aitor Oroza: "Nadie puede decir que no puedo"

Con más de un 60% de parálisis cerebral, las limitaciones no han impedido al ciclista cumplir sus sueños sobre un triciclo. Ha logrado numerosos campeonatos, los últimos, 2 medallas de oro en las modalidades de fondo y contrarreloj en el Mundial de Canadá.

 Jesús Ortiz García

‘La fortaleza no viene de la capacidad física sino de la voluntad indomable’. Esta frase de Mahatma Ghandi bien se puede aplicar a la historia de Aitor Oroza. Con más de un 60% de parálisis cerebral, sus limitaciones no han impedido que cumpliera sus sueños sobre un triciclo, un oasis para el ciclista vizcaíno. La constancia y la capacidad para superar las adversidades han sido sus verdaderos triunfos. “Nadie me puede decir que no puedo hacer alguna cosa, porque la hago”, subraya.

Su última gesta ha sido conquistar a golpe de pedalada 2 oros en ruta y contrarreloj en el Mundial de Canadá. En la primera completó el recorrido de 25,9 kilómetros en un tiempo de una hora, 11 minutos y 31 segundos y, en la crono tardó 21 minutos y 3 segundos para subir a lo más alto del podio. Esta es la cuarta vez que Oroza se corona como campeón mundial, tras sus logros en la prueba de fondo en carretera en Suiza, y la doble presea dorada que cosechó en Francia. Además, su palmarés cuenta con otras 4 medallas de plata y 2 bronces en mundiales y 12 títulos de España.

Su triciclo volvió a ser el más veloz, esta vez en el asfalto canadiense, donde fue el claro dominador desde el principio. “No me esperaba conseguir las medallas. Ha sido el mejor año de mi carrera deportiva ya que estaba muy difícil porque los años anteriores no fueron buenos, pero afortunadamente ha salido todo muy bien y estoy contento. Esto me aporta ilusión para seguir compitiendo”, afirma.

‘Sabía que el ciclismo era lo mío’

El corredor de la Fundación Saiatu demostró que a sus 37 años se encuentra en el mejor momento de forma de su carrera deportiva. Amante del automovilismo, ante las dificultades que acarreaba para participar en carreras de coche, encontró en el ciclismo el antídoto para superarse durante los últimos 13 años. “Cuando vi a un amigo que corría en triciclo me animé a probar, se me dio bastante bien y gané el campeonato de España con récord incluido la primera vez que competí. Me enganchó y sabía que esto era lo mío”, comenta.

Este deporte se ha convertido en su forma de vida, donde muestra su pleno esfuerzo y sacrificio. “Me aporta libertad, cuando me monto en la bicicleta siento que no tengo discapacidad ninguna porque soy capaz de rodar como cualquier ciclista que vaya por la carretera, tan deprisa como él”, sostiene.

aitororoza dentro

El campeón mundial de triciclo Aitor oroza. AD

 

Fuera de la bicicleta también ha conseguido todo lo que se ha propuesto. Fue el primer español con parálisis cerebral en obtener el permiso de conducir y es tal su pasión por el deporte de motor, que uno de sus sueños sería competir en el Rally Dakar. Mientras recorre kilómetros en su triciclo, da pinceladas a su proyecto de crear un centro rural para deportistas discapacitados en Porquera de Butrón (Burgos).

Regusto amargo en los Juegos

Lo ha ganado todo, campeonatos nacionales, europeos y mundiales, sin embargo, sus opciones olímpicas se disipan por un reglamento olímpico que le obliga a competir con deportistas de distinta discapacidad. Los Juegos Paralímpicos de Londres le dejó un regusto amargo, ya que el vasco realizó el tercer mejor tiempo en la clase 1, pero la discutible norma le dejó sin medalla de bronce que se ganó sobre la pista y debido a la unificación de todas las categorías finalizó decimoquinto.

Oroza tuvo que competir en una prueba abierta a otros deportistas con mucha menor discapacidad funcional, por lo que se siente discriminado. “Lo hacen para ahorrarse dinero con las medallas y no nos dan la oportunidad de ganar unos Juegos. Están consiguiendo así que se pierda la ilusión por participar en el mayor acontecimiento deportivo que existe para nosotros”, lamenta.

A falta de tres años, Río de Janeiro se torna como la oportunidad de oro para saldar la deuda que el ciclismo tiene con este luchador, aunque espera que cambie la normativa. “Si el Comité Paralímpico Internacional pone las cosas en su sitio y permite a cada ciclista correr en su categoría habrá posibilidades, de lo contrario, iré sin opciones de medallas”.

Aitor Oroza Flores

Bilbao, 17-7-1976

12 veces campeón de España en la clase T1, plata en carretera y contrarreloj Mundial 2002 Alemania, dos platas en el campeonato de Europa de Praga en 2003, dos oros en el Mundial de Suiza 2006, oro en fondo carretera en el Mundial de Burdeos (Francia) 2007, bronce en Mundial Italia 2009, bronce en crono y plata en carretera en Dinamarca 2011. Dos oros en fondo y contrarreloj en Canadá 2013.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar