Ander Mirambell, sin margen de error

El piloto catalán de skeleton afronta la semana más decisiva en Saint Moritz e Igls para cerrar la clasificación para los Juegos Olímpicos de Sochi. “La clave es hacer mi bajada, salir como un animal, relajarme y a volar”, dice.
El piloto de skeleton Ander Mirambell | Munich Sports

El piloto de skeleton Ander Mirambell | Munich Sports

J.O.G.

Llegó la hora de la verdad para Ander Mirambell, el momento de demostrar su energía y clase sobre el trineo. El piloto catalán de skeleton afronta las últimas 3 carreras que asignarán las plazas para los Juegos Olímpicos de Sochi 2014. Las estaciones de Saint Moritz (Suiza) e Igls, Insbruck (Austria), serán jueces este fin de semana.

Su participación en las Olimpiadas depende de una buena actuación en ambos territorios. “Ha llegado la semana más importante de los últimos 4 años. Llegamos con una situación límite y con la necesidad de buenos resultados para garantizar el sueño olímpico”, ha comentado.

Con presión pero con ganas de demostrar su mejor versión en el hielo, Mirambell es consciente de que el tren a Sochi pasa por estas 3 carreras. “Esperábamos estar mejor en este punto de la temporada, pero no ha sido así y hay que mirar al viernes y domingo. Está todo por decidir y depende de como baje estas 3 carreras. Es posible que sea una de las situaciones con más estrés pero a la vez eso es una motivación y me hace sentir vivo”, ha subrayado el piloto.

“Lo importante es lo que suceda en Saint Moritz y hay que dejar que todo fluya para que el trineo vuele de forma libre. Si estás muy agarrotado no se desliza y si arriesgas muchos puedes acabar fuera de la carrera, así que toca hacer lo mismo que en los entrenamientos, dejar libre al trineo”, ha añadido.

Las 2 primeras pruebas se desarrollarán en un circuito largo, de 1722 metros, con hielo natural y que transcurre entre bosques.  “La sensación de ir a más de 130 kilómetros por hora en la parte final es brutal, parece que el trineo vaya a despegar como un avión. Las temperaturas son muy bajas en esta zona de Suiza para poder mantener el circuito y de momento no se espera nieve, algo positivo aún más empezando el 28 de 29″, ha explicado.

Mirambell analiza la situación del circuito donde se jugará el billete para Sochi: “Los puntos críticos son la zona del principio donde hay que ser muy sensible porque hay muy poca pendiente y un error allí te puede dejar fuera. A mitad tenemos el Horse Shoe (Herradura de Caballo) una de las curvas más difíciles del mundo que trazas a 100 Km/h y donde esta semana han habido bastantes accidentes, ya que pasas a escasos centímetros del techo. A título personal la ‘Curva del diablo’ se me atraganta un poco y tengo algunas complicaciones en esa zona y no hay que olvidarse de la zona rápida, en la parte final que acaba con la mítica ‘Curva de Portago’ en cuesta arriba que un error penaliza mucho”.

El piloto español confía en sus posibilidades, en volar con el ‘Mirambala’ y sellar el pasaporte a la ciudad rusa. “El objetivo es estar lo más arriba posible e intentar ganar el duelo directo contra rivales como Setina (Eslovenia), Kefalas (Grecia) y alguno de los Italianos. Así que la clave es hacer mi bajada, salir como un animal, relajarme y a volar”, ha apostillado.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar