Deliber y Dionibel Rodríguez, zancadas de superación en el tartán

Los hermanos Deliber y Dionibel Rodríguez tras una prueba de los 400 metros lisos. Fuente: AD

Los hermanos Deliber y Dionibel Rodríguez tras una prueba de los 400 metros lisos. Fuente: AD

Los hermanos, de origen dominicano, disputarán la prueba de los 400 metros lisos en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro y sueñan con subir al podio.

Jesús Ortiz García

Jesús Ortiz García

@JesusOrtizAD
30 de agosto de 2016, 12:38

De unos pequeños altavoces emana música de bachata, merengue y reggaeton. En la salida de tacos, concentrados y preparados, los hermanos Deliber y Dionibel Rodríguez esperan la orden del entrenador para correr veloces en el tartán. Un ritual que repiten cada día en la pista de atletismo de la Residencia Blume de Madrid. Ambos, con discapacidad intelectual, participarán en Río de Janeiro en sus primeros Juegos Paralímpicos y confían en volar hacia las medallas en la prueba de 400 metros lisos. Las suyas son zancadas de superación.

Deliber y Dionibel en la pista. Fuente: AD

Deliber y Dionibel en la pista. Fuente: AD

Nacidos en Santo Domingo (República Dominicana), llegaron siendo niños a España y encontraron en el deporte el camino a su integración. Se han forjado en el Club Deportivo Niño Jesús del Remedio, de la Fundación Carmen Pardo-Valcarce, que ha sido clave en el desarrollo personal, profesional y deportivo de estos jóvenes.

“Nuestra discapacidad no supone ningún problema, hemos aprendido a convivir con ella. No todos somos perfectos. El deporte me ha enseñado el significado del sacrificio, del esfuerzo y de la lucha diaria para vencer cualquier obstáculo”, expresa Dionibel, de 25 años. Su tutor, Marco Herrero, le animó a que probase el atletismo en el colegio y pronto destapó su potencial. “Practicaba fútbol y baloncesto, se me daba bien. Hasta que un día disputé una prueba cross de 5.000 metros y, aunque acabé muy cansado, me encantó”, relata.

Como velocista se ha labrado un buen currículum en el que figuran 25 medallas de oro, 16 de plata y 8 de bronce entre competiciones nacionales e internacionales. Y en los últimos años le ha salido un rival muy duro, su hermano Deliber, de 23 años. “Siempre me decía que le acompañase a entrenar, que corriese, pero lo veía un deporte muy sufrido”, dice el menor de los ‘Rodríguez’, que pese a llevar poco tiempo ya acumula varios metales en su palmarés.

Deliber, oro, y Dionibel, plata en el Mundial pista cubierta

Deliber, oro, y Dionibel, plata en el Mundial de pista cubierta.

Los más importantes, la plata que conquistó en el Mundial de Doha en 2015 y el oro en los 400 metros en pista cubierta del Mundial para discapacitados intelectuales, donde batió con 50,71 segundos el récord europeo que ostentaba su hermano. “Llevo poco tiempo pero los rivales ya me tienen en cuenta. Espero seguir con esta progresión en las próximas competiciones”, recalca. “Cada vez va a más. Él es un corredor con más fondo y yo soy un velocista puro. Hay piques sanos entre nosotros y esa competitividad nos hace mejorar”, añade Dionibel.

Los atletas de origen caribeño correrán el 8 de septiembre los 400 metros en los Juegos Paralímpicos. “Estuve lesionado y ahora me encuentro muy fuerte. La medalla es el objetivo, tenemos buenas marcas y hay que intentar bajar de los 49 segundos para lograrlo”, apunta Deliber.

Ambos sueñan con compartir podio en el estadio de Maracaná, aunque son conscientes de que tendrán que lidiar con los mejores corredores, entre ellos el plusmarquista mundial, el brasileño Daniel Martins. “Tenemos buenas sensaciones y hay ganas de competir en unos Juegos, ya que me quedé muy cerca de ir a los de Londres 2012. Ahora  tenemos la suerte de disfrutarlo los dos, es un reto difícil, pero el atletismo me ha enseñado que no hay nada imposible”, apostilla Dionibel.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar