Eli Pinedo: “Hay ‘guerreras’ para muchos años”

A pesar de la fuga de talentos en el balonmano, la jugadora destaca el buen trabajo realizado en la cantera y asegura que la selección está preparada para ganar el Mundial.
IMG_3536

Eli Pinedo junto a sus compañeras de selección | AD

 

Jesús Ortiz García

Desde los 11 años lleva con la textura de la resina entre sus dedos y metiendo goles con su derecha mágica. La carrera de Eli Pinedo se ha desarrollado paralela a la del mejor combinado femenin0 de balonmano. Ahora, con 32 años y casi 143 internacionalidades, es uno de los pilares del equipo que dirige Jorge Dueñas. Consciente de que la fuga de talento ha debilitado la Liga, aplaude el gran trabajo que se hace con las categorías inferiores y avisa: “En la cantera hay chicas que vienen apretando fuerte y en la selección hay un gran nivel. Así que hay ‘guerreras’ para muchos años”.

La búsqueda de un sponsor se ha convertido en la vía de salvación para muchos clubes en España, donde los profesionales están condenados a emigrar ante la falta de inversión. “Es inviable que las jugadoras se queden aquí, ya no por los bajos salarios, sino porque no tienen seguridad de que vayan a cobrar. Muchas juegan gratis, por el amor que sienten por este deporte”, lamenta.

La extremo de Amurrio se siente una privilegiada por jugar en el Bera Bera, “cobrar cada mes y estar junto a mi familia”. Es una de las pocas jugadoras de la selección que no ha tenido que marcharse a países como Dinamarca, Alemania, Francia, Serbia, Rumanía y Noruega para seguir progresando sobre la pista.

El bronce en los Juegos Olímpicos de Londres no ha ayudado a revertir la situación: “Ahora soy un poco más conocida, la gente me para por la calle y me pide fotos. Por lo demás, para el balonmano femenino no se ha mejorado en nada. Por la crisis que estamos viviendo no es un buen momento para que esto cambie y nos empiecen a tratar como nos merecemos. A pesar de los éxitos las ayudas de patrocinadores o instituciones no nos llegan”.

Eso sí, a sus compañeras les sirvió para firmar un buen contrato en el extranjero. “Ellas ya tenían calidad para jugar en las ligas más potentes y seguramente les hubiese gustado continuar jugando en España, pero han tenido que marcharse para tener estabilidad”, comenta. Aunque asegura que se siente muy feliz en San Sebastián, no cierra la puerta a una nueva aventura en otro país: “No lo descarto. Estoy muy contenta con mi club de siempre, pero si puedo progresar profesional y económicamente no hay que ponerse barreras”.

Pinedo ya jugó en el Odense danés hace un par de temporadas y afirma que la diferencia entre ambas ligas es abismal. “En Dinamarca el balonmano es como el fútbol en España, los pabellones siempre se llenan, la mujer recibe el mismo trato que el hombre y los equipos tienen más cobertura en los medios de comunicación. Si nos dieran más difusión ganaríamos en afición y se abrirían más posibilidades para que empresas y patrocinadores ayudaran a los clubes”, relata.

Mundial de Serbia

Después de arrollar a Turquía e Italia y conseguir medio billete para el próximo Europeo, las ‘guerreras’ afrontan en diciembre el Mundial de Serbia, donde esperan al menos igualar el bronce de Brasil 2011, aunque Pinedo avisa del buen estado de la selección. “Las sensaciones del equipo son muy buenas, seguiremos aportando trabajo, garra y sacrificio. Cada campeonato es diferente, pero a priori los mundiales suelen ser menos difíciles que los europeos”, subraya.

Noruega, Polonia, Angola, Argentina y Paraguay son las rivales: “Es complicado, hay selecciones fuertes, pero también hay otros equipos que sobre el papel parece que somos mejores, aunque eso hay que demostrarlo en la pista. Tenemos hambre, vamos cargadas de ilusión y con ganas de estar entre las mejores”. Para la extremo de ‘La Roja’, el éxito pasa por mantener la unión y solidaridad del grupo. “La clave de nuestros triunfos es que somos muy luchadoras, nunca dejamos de intentarlo y ninguna somos estrella”, añade.

Eli Pinedo y su hermana Patri

Eli Pinedo junto a su hermana Patri | AD

Tras muchos años en la élite, la jugadora atraviesa por un momento dulce tanto en el Bera Bera, con el que está disputando la Champions, como con la selección. “Me encuentro en una etapa madura, con más experiencia y estoy muy ilusionada. Ojalá con 23 años hubiese tenido la cabeza de ahora, ya no tengo ese miedo e inseguridades de cuando era joven. Todavía me queda gasolina y mientras mi cuerpo siga respondiendo seguiré dando guerra”, sostiene.

Estudió pedagogía y estilismo pero es maestra en balonmano, donde se ha labrado un currículum brillante a base de trabajo y sacrificio: “Siempre he soñado con llegar a ser una gran jugadora, pero nunca imaginé tantos éxitos con la selección. Eso sí, nadie me ha regalado nada, lo que tengo es porque me lo he ganado”.

Y todo ello sin perder su eterna sonrisa. “Hay que disfrutar de lo que tenemos en la vida porque las malas noticias nos llegan por todos lados. Si cada uno pusiéramos una sonrisa en lo que hacemos, todo sería mucho más fácil”, apostilla Eli Pinedo, una ‘guerrera’ de oro que reivindica el balonmano femenino español en cada jugada y en cada gol.


Eli Pinedo

Amurrio, 13-5-1981

Con la selección: subcampeona de Europa en Macedonia 2008, bronce en el Mundial de Brasil 2011 y bronce en los Juegos Olímpicos de Londres. En clubes: campeona de la Copa de Europa, de Liga, de la Copa de la Reina y de la Supercopa con el Itxako-Navarra. En 2013, con el Bera Bera conquistó la Liga, la Copa y la Supercopa.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar