Fernando Rivas: “Tenemos jugadores que pueden seguir los pasos de Carolina Marín”

Fernando Rivas da instrucciones a Carolina Marín, con Anders Thomsen detrás. Fuente: Badminton Photo

Fernando Rivas da instrucciones a Carolina Marín, con Anders Thomsen detrás. Fuente: Badminton Photo

Jesús Ortiz García
Actualizado: 9/09/2014 13:30 horas

Detrás de cada gran deportista, siempre hay un buen entrenador. Carolina Marín derrotó a un ejército de asiáticas con su garra, ambición y su zurda para conquistar el Mundial, pero tras esta hazaña hay mucho esfuerzo, sacrificio y trabajo junto a su equipo técnico, liderado por Fernando Rivas. Trabajador, metódico, estudioso e implicado en su trabajo como el que más, es uno de los artífices de esta gesta del bádminton español. Un entrenador con una excelente formación científica que entrena y reflexiona, que analiza cientos de horas de vídeos para ofrecer a sus alumnos las mejores condiciones de entrenamiento, en el que no solo tiene importancia el aspecto físico y técnico sino también el mental.

Pregunta.- Con Carolina Marín campeona de Europa, del mundo y número 8 del ranking, ¿había imaginado un 2014 tan glorioso para el bádminton español?

Respuesta.- Ese sueño es por lo que habíamos peleado, trabajando en momentos difíciles, cuando tu cuerpo te pide un descanso y sigues entrenando. Ha sido una temporada en la que se han conseguido todos los objetivos que habíamos planteado. Pero lo sorprendente es que Carolina sigue superándose y cumpliendo año tras año los objetivos ambiciosos que nos proponemos desde que está en el CARD de Madrid. Es la recompensa a muchos años de trabajo.

P.- Muchos países intentarán imitar el modelo español, ¿cuál es el secreto de este éxito?

R.- Trabajo y esfuerzo. Hemos establecido un camino diferente, sin copiar ni imitar la forma de trabajar de otros países, hemos construido un modelo propio que ha sido lo que nos ha llevado al éxito. Hay que dar formación a los entrenadores para que salgan buenos jugadores. La gente no conoce a los entrenadores, pero siempre detrás de un buen jugador hay un gran equipo técnico capaz de desarrollar ese potencial para conseguir un gran campeón.

P.- ¿Cuando empezaron a construir ese proyecto?

R.- Se remonta a 2008, tras los Juegos Olímpicos de Pekín le tramito al presidente de la federación española, David Cabello, que era necesario hacer un proyecto serio, pensaba que eramos capaces de llegar muy lejos. Él me dio total libertad y confianza para establecer las líneas maestras y una metodología para trabajar. Tengo la suerte de contar con un equipo enorme, muy implicado y altruista que están dando todo por el bádminton, el deporte que llevamos en la sangre. Carolina es la artista y nosotros somos los que hacemos posible que ella pueda estar al máximo nivel.

Carolina y Fernando. Fuente: Badminton Photo

Carolina y Fernando. Fuente: Badminton Photo

P.- Unos días antes del Mundial, Carolina decía que tenía dudas sobre su nivel, no estaba cómoda, ¿qué pasó para cambiar esa mentalidad?

R.- Fue una preparación irregular, las últimas 3 semanas de entrenamientos en Tailandia fueron accidentadas. En la primera tuvo faringitis y después una tendinitis en el hombro. Eso le generó dudas a una jugadora con mucha ambición y llegó a pensar que no iba a llegar a su máximo nivel, pero gracias al trabajo que hace el psicólogo Pablo del Río y a que se pudo tratar con su fisio, todo cambió. El inicio del Mundial no fue el mejor, tuvo una torcedura de tobillo, alguna incertidumbre, pero fue de menos a más hasta ganar.

P.- ¿Quién compone el equipo técnico de Carolina?

R.- Junto a mí están mi ayudante Anders Thomsen, en la parte de análisis de vídeos Rafael Vázquez, los fisioterapeutas y el entrenador mental Pablo del Río, que hace un trabajo brillante.

P.- ¿Cómo se prepara la mente de una campeona?

R.- Pablo del Río es el psicólogo del Consejo Superior del Deporte, uno de los mejores que hay, es una persona muy implicada con nuestro proyecto y con todos los jugadores con los que trabaja. Lo importante de integrar ese trabajo mental es tener una comunicación diaria con Pablo, él me habla de las conversaciones que tiene con los jugadores, de establecimientos de objetivos y eso se traslada a la pista en los entrenamientos.

P.- Y lo de los gritos de la jugadora andaluza para intimidar a sus rivales, ¿eso también se entrena?

R.- Los gritos lo lleva Carolina de serie (risas). Aunque parece que es poco apreciado por algunos comentaristas de televisión en el extranjero, hay otras personas que alaban esa actitud porque piensan que es lo que el bádminton necesita para que sea un espectáculo. La garra, lucha y carácter de Carolina es lo que a la gente le engancha para ver un partido de bádminton. Los más puristas prefieren que sea el deporte inglés de origen en el que todo el mundo va vestido de blanco y en silencio, y hay gente que le gusta más el estilo de Rafa Nadal que ha marcado una época en el deporte mundial.

P.- Usted también hizo de psicológo cuando las cosas no le salían a Carolina en la final ante la china Li Xuerui.

R.- Fue en el 2º set cuando perdía 11-8, veía que la energía que ella tenía no era suficiente para afrontar el resto del set, tácticamente intentaba plasmar lo planificado pero le faltaba un poco de lenguaje corporal y de ambición. Entonces salí y le dije: ‘Dentro de un rato sonará un himno, subirá una bandera por encima de todas y alguien estará en lo más alto del podio. Todavía estás a tiempo de que tú decidas quien será. Si decides que serás tú, que sonará el himno de España y la bandera se izará por encima de todas, tendrás que esforzarte mucho más y luchar por ello’. Lo que busqué fue que eso le generara energía suficiente para lograr cualquier cosa y ella lo llevó a cabo con maestría en la pista, el mérito es suyo.

Carolina y Fernando con la medalla. Fuente: Badminton Photo

Carolina y Fernando con la medalla. Fuente: Badminton Photo

P.- Algo de culpa también tiene usted, ¿quién es Fernando Rivas?

R.- Un friki del bádminton (risas). En el Centro de Alto Rendimiento me conocen así porque hay muchos deportistas que siempre pasan por delante de mi despacho y a cualquier hora me encuentran analizando vídeos, planificando entrenamientos y haciendo cosas para el desarrollo del bádminton en España. Soy un trabajador, enamorado y estudioso de este deporte, en cierto modo, un científico porque vengo del mundo de la Universidad, aplico las Ciencias del Deporte de una manera pragmática al alto rendimiento. Hay días que llego a las 8 de la mañana y me marcho a casa a las 9 de la noche. En la preparación del Mundial hicimos un sobreesfuerzo, dormíamos una media de 3-4 horas al día, pero ha merecido la pena.

P.- ¿Desde cuando está vinculado al bádminton?

R.- Desde hace 25 años y a la federación llegué en 2004. Terminé la Licenciatura de Ciencias del Deporte en Inglaterra, luego estuve en Francia haciendo un Máster, una estancia de investigación en Alemania y el inicio del Doctorado en Holanda. Todos mis estudios aplicados al control motor han sido en relación al bádminton, he trabajado en el centro de tecnificación en Holanda como sustituto de algunos entrenadores y en Francia trabajé en algunos clubes y dando clases en la Universidad.

P.- Es un entrenador muy cotizado, ¿le han llovido las ofertas de otras selecciones?

R.- Varias veces, incluso de equipos potentes. Ha sido difícil rechazar las ofertas porque la cantidad, las condiciones y el proyecto eran muy importantes. Conforme vamos consiguiendo resultados, hay países que te llaman y que antes eran la referencia mundial del bádminton, que necesitan refrescarse en la metodología de entrenamiento. Entre ellos Inglaterra, Francia y países asiáticos que recientemente me han contactado y se han interesado por mí. No soy un entrenador de fútbol o de baloncesto que gana dinero, no tengo la vida resuelta con mi trabajo, pero realmente no es por el dinero, sino porque soy un privilegiado ya que hago lo que me gusta.

P.- ¿En qué se basan sus métodos de trabajo?

R.- En una integración total del entrenamiento basado en la táctica a través de herramientas técnicas y con el desarrollo de las capacidades físicas. Todo muy individualizado porque cada jugador tiene unas características de jugar diferente. Y, por supuesto, contando con el apoyo de nuestro psicólogo deportivo.

P.- Una de las cosas en las que incide mucho es la visualización de vídeos, ¿cómo estudian a las rivales?

R.- Es un trabajo de muchas horas, las estudiamos en diversas situaciones de juego, ya sea cuando llevan la iniciativa, cuando están bajo presión o cuando atacan y defienden. Incidimos en cómo podemos hacer que el rival pierda la iniciativa en cada una de esas fases. En el Mundial las teníamos a todas estudiadas, pero el mejor ejemplo fue con la subcampeona olímpica, la china Wang Yihan, de la que teníamos analizados 3.500 golpes, movimientos y situaciones tácticas. Tenemos un sistema donde apagamos las luces y proyectamos en una pantalla cada video con los golpes de la rival para simular partidos virtuales. Cada imagen la vamos parando y Carolina debía memorizar los diferentes patrones de juego de sus adversarias y saber reaccionar.

Rivas con algunas jugadoras. Fuente: AD

Rivas con algunas jugadoras. Fuente: AD

P.- ¿Qué retos se proponen para la próxima temporada?

R.- Carolina ha ganado el Mundial pero no es la mejor del mundo, es la número 8 del ranking, todavía tenemos mucho trabajo por hacer, dentro de 2 años llegan los Juegos Olímpicos y el objetivo es ganar una medalla. Nos quedan muchan cosas por conseguir, esto no ha hecho nada más que empezar. La victoria es un poco peligrosa porque te atonta, por eso hay que trabajar en las cosas que no se están haciendo bien. Si hemos llegado hasta aquí es porque hemos trabajado, así que si cambiamos de rumbo estamos equivocados. Habrá que trabajar mucho más y mejor para lograr una medalla olímpica porque ahora tienen a Carolina muy bien analizada.

P.- La victoria en el Mundial, ¿en qué puede ayudar a que el bádminton español crezca?

R.- En desarrollar el deporte desde la base, la juventud tiene ahora un referente llamado Carolina Marín, una heroína española porque ha sido capaz de superar a una hegemonía asiática que sólo 2 personas en la historia lo habían logrado. Eso permitirá que los más jóvenes se enganchen a la raqueta y al volante. Carolina también es una llave a la hora de entrar al mercado asiático en cuanto a los patrocinios privados y sponsors. Para las empresas españolas que quieran entrar en Asia de la mano del bádminton, es un éxito asegurado.

P.- ¿Hay cantera en el bádminton español?

R.- Tenemos muchos jugadores que forman parte del proyecto ‘Se busca campeón’, en el que procuramos vincular la iniciación deportiva de la tecnificación y el alto rendimiento a través de darle contenido a los entrenadores para que sepan en cada momento lo que cada jugador necesita para llegar a lo más alto. Carolina cuando llegó al CARD a los 14 años, no tenía el nivel que tienen ahora los jugadores con esa edad, eso nos hace pensar que la salud del bádminton español es muy buena. Hay jugadores con talento que pueden seguir los pasos de Carolina Marín con implicación y trabajo. Entre ellos, destaca Clara Azurmendi, medalla de bronce en el Europeo sub 17. Si mejora en algunos aspectos y sigue trabajando con más intensidad, estamos convencidos de que llegará lejos.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar