Fred Vergnoux: “Si Mireia quiere el oro olímpico, le costará 20 veces más que la plata de Londres”

La nadadora española Mireia Belmonte y el seleccionador Fred Vergnoux. Fuente: RFEN

La nadadora española Mireia Belmonte y el seleccionador Fred Vergnoux. Fuente: RFEN

Jesús Ortiz García
Actualizado: 22/12/2014 16:23 horas

Mireia Belmonte ha protagonizado una temporada llena de hazañas, medallas y récords del mundo que la convierten en la mejor deportista española del año. La nadadora ha experimentado una gran progresión en los últimos 5 años forjada bajo el mando de Fred Vergnoux (Francia, 1974), un entrenador especial que a nadie deja indiferente con sus planes de entrenamientos. Curioso, metódico, analítico y perfeccionista, lleva hasta el límite el más mínimo detalle. Designado como el mejor técnico en Gran Bretaña, en Escocia y también en España, trabaja para que la natación española logre un oro en los Juegos de Río 2016. Acaba de terminar el curso y ya piensa en 2015, en el que Mireia buscará engordar su palmarés en el Mundial de Kazán (Rusia).

Pregunta.- 17 medallas a nivel nacional, 6 en el Europeo de Berlín, 30 metales en la Copa del Mundo y 4 oros en el Mundial de piscina corta, aderezados con 3 récords del mundo en el 200 mariposa, 400 estilos y 1.500 libres. ¿Mejor imposible?

Respuesta.- Nunca se acaban los adjetivos para Mireia, ha logrado más de 50 medallas y acabar de esta manera es muy positivo. Lo que destaco es lo que ha hecho en competición internacional, con sus 6 medallas en el campeonato de Europa, una de ellas en 5 klómetros en aguas abiertas en su primera participación en este prueba. Y después la guinda llegó con el Mundial en Doha, en el que ha superado las 3 medallas de oro en 2010 y con 2 récords del mundo. Esto sí es un paso adelante en un año que consideramos de transición. Y están bien las medallas, pero si miramos el Top 3 del ránking mundial de cada prueba, Mireia sólo sale primera en el 200 mariposa. Para mí es más importante contemplar esto que quedarme con las 50 medallas. Es genial lo que ha hecho pero queremos más.

El francés Fred Vergnoux. Fuente: RFEN

El francés Fred Vergnoux. Fuente: RFEN

P.- Las últimas medallas llegaron en el campeonato de España de piscina corta en Sabadell, donde se llevó un pequeño susto en la prueba de 800 libre, ¿qué le pasó?

R.- El ambiente de la piscina era muy duro, se notaba mucho el cloro y Mireia como es alérgica y tiene asma, le afecta estas condiciones más que a otros. Se notó un dolor en el pecho durante el calentamiento pero no le dio importancia, luego en la prueba le empezó a faltar aire, tuvo que pararse, pero al final continuó y ganó. Así es Mireia, siempre lo da todo y se supera, no tiene techo.

P.- Hace 5 años le entrenó por primera vez, ¿qué tipo de nadadora se encontró?

R.- Recuerdo que tenía mucha capacidad de trabajo y ganas, pero con muy poco conocimiento sobre lo que era el alto nivel competitivo, sólo entrenaba en la piscina. No trabajaba en seco en el gimnasio ni con el fisio, apenas tenía volúmen muscular, íba lenta en la piscina, no comía como una deportista de élite ni realizaba concentraciones en altura. Todo eso lo hemos cambiado, ha sido un proceso de 5 años intentando mejorar esos detalles, buscando siempre perfeccionar la preparación.

P.- Y en los últimos meses, ¿qué mejoras ha experimentado?

R.- Este 2014 hemos hecho una temporada con calendario y nos ha permitido una buena planificación para llegar bien a los campeonatos. También ella ha crecido física y psicológicamente, es más dura, su salida y virajes son mejores que los de hace unos meses, está más implicada en aspectos del día a día como en cuidarse, en su recuperación, se va a dormir más temprano y eso se nota en su progresión. Aunque aún tiene mucho margen de mejora en todo.

P.- Parece que lo estudia todo al milímetro, ¿lo conoce todo sobre Mireia?

R.- La gente dice que lo controlo todo sobre Mireia pero no es cierto, mi trabajo no consiste en controlar a nadie, no soy un policía que va detrás de una persona con la porra, es todo lo contrario. Para mí, primero es la persona y después la medalla. Me encanta el contacto día a día con los nadadores pero no controlo lo que comen y a qué hora se van a domir. Lo que hago es decirles que si se duermen a las 22.00 horas van a rendir mejor y cuando como con ellos, si hay pescado y una comida con mucha grasa, mi responsabilidad es aconsejarles. Muchos creen que soy un sargento, quizás sea porque llevo el pelo corto y pego un grito cuando me enfado. Pero en estos 5 años no lo he hecho tan mal y sigo teniendo los pies en el suelo.

Fred y Mireia con varias medallas. Fuente: RFEN

Fred y Mireia con varias medallas. Fuente: RFEN

P.- ¿Cuál es su método de trabajo?

R.- Trato de no repetir las mismas cosas, busco nuevos ejercicios y retos, con una mentalidad científica. Me adapto a los nadadores para sacar el mayor rendimiento de cada uno e intento buscar siempre donde está ese 0.01 segundos de margen de mejora y lograrlo, esa es mi obsesión. Y también busco que un nadador sea responsable de su preparación, que no caigan en la comodidad. No sólo me centro en hacer natación, también es fundamental el entrenamiento en el gimnasio, la parte del trabajo en seco es más de un 30% del volumen total. Y no puedo olvidar el descanso, que es el factor más importante, ya que no puedes competir bien ni mejorar la velocidad o la fuerza si no descansas. Pero descanso no es sólo dormir, sino ir 3 veces a la semana al fisio, tener sesiones de yoga, trabajo de ‘core’ o contrastes de baño frío y caliente.

P.- ¿Cómo es una sesión normal de entrenamiento?

R.- Es exigente, de lunes a sábado, empezamos a las 7.00 hasta las 11.30 con varias horas de nado, cardio y gimnasio. Después les toca estudiar, ir a comer y un pequeño descanso, ya que por la tarde realizamos varias sesiones de físico y otra vez piscina. Los días se hacen largos pero es lo que hay. Para motivarlos y potenciar su energía pongo mucha música en la piscina, canciones a tope, otras más tranquilas cuando entrenamos la técnica y algo más relajante en sesiones suaves. Eso les anima, la música es algo que acompaña nuestro día a día y para Mireia es algo importante, siempre le gusta escuchar canciones antes de competir.

P.- ¿Qué tipo de deportistas aguantan sus espartanas jornadas de entrenos?

R.- Los que se implican al 100% y quieren superarse cada día. Soy exigente con mis nadadores, pero he trabajado en diferentes países y parece que el ‘Método Fred’ funciona, no es para colgarme medallas, pero mi forma de trabajar la he aplicado en nadadores franceses, ingleses o de África del sur y en muchas pruebas diferentes, en España me han puesto la etiqueta de entrenador de fondistas y creo que aporto algo más. Cuando hablo con amigos de Francia, Estados Unidos o Australia vemos que mis entrenamientos en este país no son una locura como puede parecer. Estoy aquí para ayudar a la natación española y convencer a los técnicos de que sigan mi camino.

P.- También suele realizar concentraciones en Sierra Nevada, ¿qué incidencia ha tenido en Mireia el entrenamiento en altura?

R.- Ha influido mucho, el trabajo en altura para Mireia funciona, es muy positivo y fundamental en la preparación. Y así seguiremos, lo hicimos antes del Mundial de Doha y lo haremos en enero, en febrero, marzo y también antes del Mundial en Rusia. Aprovecharemos la nieve para esquiar, iremos a correr por la montaña o en bicicleta y también remo con la máquina de egómetro, que ayuda al ritmo de las brazadas en natación. Buscamos un equilibrio, conocer otros deportes y que el nadador esté convencido de que haciendo estas actividades va a mejorar.

Fred en una conferencia. Fuente: CSD

Fred en una conferencia. Fuente: CSD

P.- ¿Es Mireia la mejor deportista a la que ha entrenado?

R.- Sin duda, es la mejor. He tenido a muchas chicas que nadaban pruebas desde los 50 metros hasta 1.500 en aguas abiertas y con mucha capacidad de trabajo, pero lo de Mireia es un nivel mayor. Tiene una gran implicación, es muy profesional, siempre llega la primera a la piscina y es muy constante.

P.- Los 200 metros mariposa es la modalidad fetiche de la nadadora, en Londres 2012 fue plata, ¿le ve colgándose el oro en los Juegos de Río 2016?

R.- Es complicado pero lograr el oro es un desafío que nos anima a trabajar fuerte. Ganar una medalla en 200 mariposa es muy difícil ya que un pequeño error te deja fuera. Mireia está en un buen nivel en esta prueba, tanto en piscina corta como en piscina larga es la número 1 del ránking con récord del mundo (1:59.61). Pero no podemos descartar otras pruebas y centrarnos sólo en los 200 mariposa porque Mireia funciona con retos mayores y nadar en diferentes pruebas le da más confianza. Todavía tiene que mejorar en estilos, en crol y en distancia larga, así que la preparación está enfocada a nivel general, no en una sola, ya que no queremos limitarla con la eliminación de pruebas.

P.- ¿Qué le dice a Mireia ante el desafío de los Juegos?

R.- Le pregunto, ¿quieres ser oro olímpico en Río? Pues vale, tú lo has dicho así que vamos a entrenar duro y a seguir el camino que llevamos. Pero también tengo que recordarle los momentos difíciles, cuando no salen bien los entrenamientos ni los resultados, o cuando no la veo tan centrada como me gustaría, le digo que si quiere ganar el oro en 2016 no puede desviarse de ese camino. Ella ya logró dos medallas de plata en Londres, pero si quiere el oro olímpico sabe que le va a costar 20 veces más.

Fred y Mireia Belmonte. Fuente: RFEN

Fred y Mireia Belmonte. Fuente: RFEN

P.- Antes, en 2015 llega el Mundial en Kazán, ¿cuál es el objetivo?

R.- La natación funciona por macrociclos y este que acaba de terminar me ha dado información para seguir aplicándola en los entrenamientos. Cada vez que hay un Mundial antes de los Juegos Olímpicos es la mejor radiografía para conocer nuestro nivel, lo que hay y lo que tenemos que hacer. Tenemos 8 meses de preparación, empezamos el 1 de enero, confiamos en llegar bien y el objetivo es competir de la mejor manera posible y subir al podio.

P.- ¿Cómo ve el nivel de la natación española?

R.- Es fantástico, en España hay 1.000 Mireias y la responsabilidad para que destaquen la tenemos los entrenadores, los clubes y los padres. Hay muchos nadadores con un gran talento, hay buenas piscinas e instalaciones, pero los españoles no quieren entrenar mucho, no lo aprovechan y es un poco triste porque hay un potencial enorme. Ojalá el camino que lleva Mireia anime al resto y siempre estaré dispuesto a ayudar. Es una frustración para mí que haya nadadores que al menos no lo intenten, algunos me dicen ‘Fred esto no es para mí’ y le digo que sí pueden lograr una medalla en los Juegos. Tienen el talento, la fuerza y los medios, lo único que tienen que hacer es trabajar e invertir uno o dos años de sus vidas, pero el compromiso y una preparación a largo plazo les asustan.

P.- ¿Y quién es Fred Vergnoux?

R.- Vengo de una familia normal, mi madre trabajaba en Educación y mi padre limpiando las calles y el deporte siempre ha rodeado mi vida. De pequeño con mi hermano siempre íba a la piscina y me encanta el agua, tanto como para estar en la ducha más de 30 minutos (risas). Ahora voy a visitar a mi hermano en Francia e iremos a nadar a un río que tiene el agua helada. Competí hasta los 26 años logrando medallas en campeonatos de Francia, pero ningún logro internacional. Después me puse a trabajar para comer y poder estudiar, quería ser entrenador y empecé en un club importante de París, luego me marché a América, Inglaterra, otra vez a Francia hasta que llegué a España, donde espero ayudar a crecer a sus nadadores.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar