Higinio Rivero: “Estoy agradecido de estar vivo”

Higinio Rivero. Fuente: CPE

Higinio Rivero. Fuente: CPE

El piragüista vasco ha agradecido en un programa televisivo “cómo se ha comportado la gente” que le “rodea”, tras echar la vista atrás y recordar el accidente de escalada que tuvo hace 7 años.

Avance Deportivo

Avance Deportivo

@deportivoavance
11 de diciembre de 2020, 17:00

El piragüista Higinio Rivero echó la vista atrás en el programa ‘Objetivo Tokio Paralímpicos’ y recordó los 7 años transcurridos desde que un accidente de escalada le provocó una lesión medular: “Estoy agradecido de estar vivo, de cómo se ha comportado la gente que me rodea, de ayudarme en el proceso, que no es fácil”.

El vasco era instructor de vuelo y gran aficionado a practicar deporte en la naturaleza. En 2013, con 31 años, sufrió ese accidente y, tras una larga recuperación, probó algunos deportes paralímpicos hasta que se decantó por el piragüismo. “Al final siempre me gustaba un poco estar por ahí, como las cabras”, bromeó. “Estar encerrado en un sitio haciendo deporte también lo hago, pero no me motiva tanto”. El piragüismo le ofrece “aire libre, naturaleza” y “otra perspectiva para ver a veces ciudades o entornos desde un sitio más privilegiado”.

En un principio comenzó preparando “pruebas de maratón, que es un poco lo que se hace más en los clubes en los que estaba yo allí en el País Vasco” y llegó a ser campeón del mundo de esta distancia en 2016 y 2017. Pero posteriormente se pasó a la modalidad sprint, dado que es la única que forma parte del programa de competición de los Juegos Paralímpicos. “Viendo la posibilidad, dije: Pues vamos a intentarlo”. “Al principio el cambio fue duro”, reconoció, pero “poco a poco ya estamos realmente siendo velocistas y ahora el maratón se me hace bastante largo ya”.

Higinio Rivero consiguió la clasificación para los Juegos de Tokio en la prueba de canoa VL2 gracias a su séptima plaza en el Mundial de Szeged (Hungría) 2019. Su objetivo en las aguas japonesas será pelear por las medallas: “Ya que me meto en el follón, ya a por todo”, rio. Además, se declara un inconformista nato: “Siempre quiero más, cada día busco algo nuevo que hacer”.

El palista con discapacidad física entrena habitualmente seis meses en Bilbao y otros seis en el CEAR La Cartuja de Sevilla porque “aquí las condiciones son perfectas durante los meses de invierno”. Con respecto al parón de la actividad provocado por el confinamiento, el vasco explicó que pudo seguir preparándose con relativa normalidad porque “la Federación y el Comité Paralímpico nos han dado ergómetros que simulan un poco el paleo de piragüismo”. “Luego lo que hemos tenido problemas has ido a la hora de volver al agua, cuando se empezaba ya la desescalada, que yo sí podía ir, pero no podía ir la persona de apoyo que me llevase la piragua al agua”, lamentó.

Al palista paralímpico no le importa que los Juegos del próximo verano se celebren en una burbuja: “Yo de momento lo que tengo ganas es de que se celebren. Como son los primeros, pues tampoco voy a poner pegas”. “El tema Covid es incertidumbre” y “al final estás metido tanto en el objetivo que quieres, en la competición, que se te pasa todo sin saber ni dónde estás, ni cómo, ni lo que pasa”, describió.

Rivero también conversó con el director y presentador del programa, Amat Carceller, y con el colaborador habitual de Teledeporte y jugador de tenis de mesa paralímpico, Alberto Seoane, sobre su afición a la cultura japonesa. Cuando estuvo en Tokio probando la sede de competición de los Juegos “me encantó”, pero “me quedé un poco con ganas de ir a alguna pelea de sumo”.

En cuanto a las diferencias entre las modalidades olímpica y paralímpica, el palista explica que “si no conoces el deporte, no hay mucha diferencia visualmente”. “Pero luego sí que tenemos ciertas diferencias”, explicó. “Al final, la transmisión que tenemos de fuerza de hombros para transmitirla a la piragua, si no tenemos la fuerza en las piernas suficiente, pues se pierde parte de la energía”. “Y luego en mi categoría, en la que he clasificado, en la canoa, sí que varía completamente lo que es la embarcación porque de ser de rodillas, que es una postura que no podemos estar, nosotros usamos la piragua o la canoa de la Polinesia, que se va sentado y tiene como un patín a un lado”, señaló.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar