Jordi Xammar-Joan Herp, descaro y talento entre viento y olas

Joan Herp y Jordi Xammar en la embarcación de la clase 470. Fuente: AD

Joan Herp y Jordi Xammar en la embarcación de la clase 470. Fuente: AD

La joven pareja española, campeona del Mundial y del Europeo júnior, navega a toda vela hacia los Juegos Olímpicos de Río 2016 tras su gran actuación en el campeonato del mundo absoluto de Santander.

Jesús Ortiz García
Actualizado: 29/09/2014 13:00 horas

Aúnan velocidad, táctica y mucho descaro en una embarcación que precisa de estrategia. Jordi Xammar y Joan Herp llegaron con cara de niños buenos al Mundial de Santander y con la ilusión de disfrutar entre los mayores, pero se rebelaron navegando a bordo de su velero de la clase 470 con el que esperan competir en Rio 2016. Fueron 7º en la Medal Race y consiguieron plaza olímpica para España. Un sueño del que todavía no han despertado. “Sabe a gloria, es algo que nunca podíamos haber imaginado, es surrealista”, dicen.

Apenas llevan 5 años juntos y el rosario de victorias que han recolectado no tiene límites. Este año han sido campeones de Europa y del Mundo en categoría júnior y en la cita mundialista absoluta dieron la sorpresa y se colaron entre los mejores. “Ha sido una temporada perfecta, inmejorable”, apuntan.

En la bahía cántabra todos los focos apuntaban al dúo Onán Barreiros y Juan Curbelo para clasificar a la selección española de vela a los Juegos Olímpicos. “Dábamos por hecho que ellos lograrían la plaza, así que salimos sin nervios. Pero cuando vimos que estábamos por delante de ellos, nos cayó una responsabilidad enorme”, señala Herp. Tras varias regatas, el objetivo cambió y la ambición de estos bisoños creció. “Nos metimos en la Medal Race entre los 10 mejores y para colmo, la ganamos. Siempre la veíamos desde la barrera y esta vez nos tocó disfrutarla”, añade Xammar.

Herp y Xammar en Santander. Fuente: AD

Herp y Xammar en Santander. Fuente: AD

Han subido como la espuma en el ranking mundial hasta el puesto 17 y ya otean su gran desafío: las Olimpiadas de Brasil. La plaza en juego se la disputarán con los canarios Barreiros-Curbelo, a priori, los favoritos. “Hemos demostrado que podemos ganarles y ahora tenemos que trabajar duro para mejorar y sacarles más ventaja. Son rivales muy fuertes pero cuanto más alto es el nivel de los adversarios en casa, mejor preparados llegamos a los Juegos Olímpicos para pelear por medalla”, sostiene el tripulante.

Xammar, el patrón de la embarcación, recalca que ir a Río de Janeiro “sería un regalo y si vamos es para buscar una medalla, no nos ponemos límites con la progresión que llevamos. Si no fuésemos a Brasil, al día siguiente ya estaríamos entrenando para preparar la clasificación a Tokyo 2020. Rendirse no es una opción para nosotros”.

Conexión entre polos opuestos

El viento, las olas y el espíritu competitivo lo llevan en el ADN. A Jordi le viene de su padre, Pedro Xammar, que fue piloto de motos en el equipo de Sito Pons. “Me hubiera encantado dedicarme al motociclismo pero mi padre no me dejó. Siempre que puedo voy a ver las carreras de mis amigos Axel y Edgar Pons y también hago un poco de motocross para matar el gusanillo”, asegura este fan de Valentino Rossi.

Se subió por primera vez a un barco con 4 años y pronto empezó a manejar el timón y a despuntar en la clase Optimist. A los 15 años navegaba en la clase 420 con su actual compañero Joan Herp y en 3 temporadas lograron 3 títulos de campeón del mundo juvenil. Ahora son los reyes del mar en la clase olímpica 470 en categoría júnior y una amenaza para los sénior.

El binomio español. Fuente: Sailing Energy

El binomio español. Fuente: Sailing Energy

La clave de su éxito es el trabajo, la perseverancia y la conexión entre perfiles muy distintos. Xammar es la impulsividad: “Soy más cabra loca, en momentos de tensión tengo ese punto fuerte para escapar de esa situación”. Y Herp, la tranquilidad y el complemento ideal: “Me gusta analizar más las cosas antes de tomar una decisión”. “Al ser jóvenes tenemos esas ganas de comernos el mundo, de ir sin presión ni miedo. Nuestro punto fuerte es la táctica, es lo que nos diferencia”, añaden.

Un equipo perfecto al que también se unen sus familiares en la logística de los jóvenes. Además, cuentan con la ayuda del padre de Xammar para los ajustes técnicos que requiere el barco. “Cuando vamos al circuito de Montmeló aprendemos de como trabajan los mecánicos de las motos para intentar adaptarlo de alguna forma a nuestra embarcación. De momento nos va muy bien”, confiesan.

También tienen el respaldo de patrocinadores como el equipo de Movistar-Mapfre y de la Becas Podium Telefónica-COE, una ayuda que resulta básica para competir con garantías en un deporte “tan caro” como la náutica. “Es de agradecer que se vuelquen con los más jóvenes en momentos tan difíciles. Así, nosotros sólo nos preocupamos por navegar y ganar”, apostillan.


Jordi Xammar, Barcelona, 2-12-1993

Joan Herp, Barcelona, 18-10-1993

CLASE OLÍMPICA 470
7º en la general y campeones de la Medal Race en el Mundial de vela absoluto Santander 2014
Medalla de Oro en el Mundial y Europeo júnior en 2014
Campeones del mundo júnior en 2013
Campeones de la Copa de España absoluto 2012
Medalla de oro en el campeonato de España júnior 2012
Próximas competiciones:
En octubre participarán en la Copa del Mundo de China y en noviembre en la gran final de Abu Dhabi con las 20 mejores embarcaciones del mundo

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar