Lili Fernández y Elsa Baquerizo inician el camino hacia Río

La pareja española, Elsa Baquerizo y Lili Fernández durante un encuentro. Fuente: AD

La pareja española, Elsa Baquerizo y Lili Fernández durante un encuentro. Fuente: AD

La pareja española de voley playa se prepara para una temporada cargada de competiciones con el Mundial y la clasificación para los Juegos Olímpicos de Brasil como grandes objetivos.

Jesús Ortiz García
Actualizado: 16/03/2015 11:10

Una procede de Benidorm y otra de Madrid, pero pasan gran parte del año entre las playas de Tenerife y de medio mundo entrenando y compitiendo. Son Liliana Fernández Steiner y Elsa Baquerizo McMillán, más conocidas como Lili y Elsa, talento, explosividad y fortaleza sobre la arena. Fueron la primera pareja española femenina de voley playa en clasificarse para unas Olimpiadas y ya piensan repetir en los Juegos de Río.

Elsa y Lili en un partido. Fuente: AD

Elsa y Lili en un partido. Fuente: AD

Desde que Daniel Wood, entrenador de este tándem, confió en el potencial de ambas, el recorrido deportivo ha sido espectacular en los últimos años. Han sido temporadas duras, con largos viajes, férrea preparación y todo ello buscándose la vida. Arriesgaron en el inicio de este proyecto y ahora están en la cima del vóley. Son séptimas en el ránking mundial, subcampeonas de Europa, 6 veces campeonas de España y consolidadas en las pruebas del World Tour.

En abril se alza el telón a la competición y Lili-Elsa ya afilan sus armas para seguir plantando batalla. Con dobles sesiones diarias se han preparado en Tenerife y recién han aterrizado en Estados Unidos para entrenar con las mejores. “Nos queda perfeccionar algunas cosas técnicas. Estaremos en Hermosa Beach y Manhattan Beach en California, las típicas de las pelis y series americanas, con 4 o 5 equipos que juegan World Tour y siempre nos viene bien para mejorar el nivel”, dice Lili.

Río de Janeiro 2016

Este año el gran desafío es el campeonato del mundo que se celebra en Holanda en julio y los torneos del circuito mundial que les lleve a Río de Janeiro 2016 con la confianza de conquistar un metal olímpico. “Nuestro objetivo es seguir peleando por las medallas, estar en semifinales el máximo número de veces, estar a un buen nivel de juego y coger experiencia para que una medalla en los Juegos de Río sea posible y no un sueño o dependa del azar”, apunta la alicantina. “Llegan 2 años muy importantes para nuestro futuro. Hemos experimentado una evolución positiva y tenemos que seguir siendo muy constantes en nuestro juego y en los resultados para estar en Brasil, lo vemos posible”, añade Elsa.

Elsa Baquerizo y Lili Fernández. Fuente: AD

Elsa Baquerizo y Lili Fernández. Fuente: AD

En este año preolímpico se centrarán en los Grand Slam y en los Major Series que son los que más puntos dan. “Tenemos que basar nuestra clasificación en este año, en tener 12 buenos resultados para no tener que apretar el próximo año. Así que hay que dejarse la piel esta temporada. No sólo por la presión de conseguirlo, si no por la planificación de cara a los Juegos”, recalca Lili.

“Londres 2012 fue increíble, un sueño hecho realidad. Tenemos muchas ganas de estar en Brasil, para ello tenemos que entrenar bien y ser regulares en cada torneo. Jugar en Río, en las playas de Copacabana, la cuna del voley junto a Estados Unidos, será una pasada, algo mágico y esperamos estar allí”, asegura la madrileña.

Una pareja con garra y química

En 2009 emprendieron esta aventura y desde entonces son inseparables. “La clave de nuestra pareja es que nos conocemos muy bien, somos buenas amigas, nos lo pasamos bien juntas, nos reímos mucho y eso hace que el equipo sea especial. Las dos somos una”, aclara Lili. “Somos luchadoras, tenemos garra y hay mucha química, tanto dentro como fuera de la arena, es un punto muy fuerte a nuestro favor. Peleamos por un único objetivo y remamos en la misma dirección”, añade Elsa.

Para llegar a lo más alto han tenido que superar muchos obstáculos, entre ellos, el económico. “Una temporada nos cuesta entre 50.000 y 60.000 euros. Tenemos el apoyo del Consejo Superior de Deportes, la Beca Ado, Opel, Patrocínalos y la enorme ayuda de la UCAM, la cual nos aporta mucha calidad para los entrenamientos y competición”, explica la madrileña.

“A veces no es suficiente, son muchos gastos y nuestro equipo es muy limitado. Hay rivales que llevan a una persona que se encarga de las estadísticas, tienen un preparador físico y un fisioterapeuta. Tener a un staff técnico más amplio mejoraría nuestro rendimiento, pero es lo que hay”, apostilla Lili. Desde este mes les espera un buen número de viajes de un lugar a otro del mundo para seguir agrandando su leyenda y situar a España como una potencia del voley playa.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar