Lucas Eguibar, ilusión y osadía sobre el manto blanco

El joven ‘rider’ de San Sebastián es uno de los referentes del snowboardcross en España y afronta con ganas su clasificación para los Juegos Olímpicos de Sochi.

Jesús Ortiz García

Alternaba su afición por coger olas en las playas de San Sebastián con desafiar a la gravedad en la nieve, pero se aburrió del esquí alpino y lo cambió por la tabla de snowboard. Con apenas 4 años de experiencia, Lucas Eguibar se consagra sobre el manto blanco convirtiéndose en uno de los mejores ‘rider’ de Europa y en una de las bazas de España para los Juegos Olímpicos de Sochi 2014. “Puede ser atrevido, pero me veo peleando por una medalla, voy a darlo todo”, afirma. Está dando sus primeros pasos en este deporte, firmando buenos resultados, con una gran proyección y aún lejos de su techo. “Sé que puedo mejorar y dar mucho más de mí”, sostiene el guipuzcoano de 19 años.

En las estaciones de Astún y Candanchú (Huesca) se deslizó por primera vez, de la mano de su madre, y acabó exhausto de tantas costaladas. Sin embargo, le picó “el gusanillo” -asegura-, comprobó que tenía aptitudes y no tardó en empezar a competir. ‘Luki’ puede presumir de haber ganado una Copa de Europa y de ser campeón del mundo júnior en la modalidad de boardercross: “Llegaba muy bien físicamente, fui pasando las clasificatorias, trabajando bien mentalmente hasta alcanzar la final. Buscaba quedar entre los 3 primeros y llegó el oro, no me lo esperaba porque competía con gente ya consagrada”, recuerda.

Sólo 6 días después subió a su primer podio en la Copa del Mundo de Arosa (Suiza). “Fue increíble y un orgullo estar al lado de 2 ídolos como Nate Holland (6 veces ganador de los X-Games) y Alex Pullin (campeón Mundial y vencedor de la Copa del Mundo). Espero repetir estos resultados, es complicado pero sé que puedo luchar por estar con los mejores”, añade.

Objetivo Sochi 2014

Eguíbar es consciente de que su carrera deportiva va a pasos agigantados: “Va todo muy deprisa, pero me gusta. Hace 2 años entrenaba poco, no tenía ayudas económicas, ahora la situación ha cambiado. Si quiero ser el mejor, tengo que entrenar fuerte y estar a un gran nivel”. Hace un año no se lo planteaba, pero ahora pelea para sellar el billete a sus primeras Olimpiadas. El 19 de enero se cierra el ranking olímpico y Eguíbar confía en estar en la ciudad rusa.

lucas eguibar

El ‘rider’ Lucas Eguibar durante una competición | AD

 

“Hay que cumplir 3 requisitos: obtener un Top 30, que ya lo tengo; tener 100 puntos internacionales, yo cuento con 550; y permanecer entre los 40 primeros del ranking, ahora mismo estoy el 13. Estoy preparado física y mentalmente, voy bien encaminado pero quedan varias carreras y puede pasar de todo”, apunta el joven, una clara apuesta por la presea olímpica.

“No hay presión, es una motivación extra que digan que puedo ganar una medalla, me sube la moral. Sueño con subir al podio y lo voy a dar todo. Estar en Sochi sería cumplir un sueño y demostrar que se ha hecho un buen trabajo en los 4 años que llevo en este deporte”, añade.

Un equipo joven

Junto a Regino Hernández, Laro Herrero y Anna Amor forma el equipo nacional de snowboardcross, un deporte que consiste en “bajar en un minuto a velocidades que alcanzan los 90 kilómetros por hora en un circuito con todo tipo de obstáculos donde hay curvas, saltos, baches, peraltes y el que llega el primero es el que gana. Es el motocross y el surf de la nieve”, explica.

“Lo principal es divertirnos y no hacernos daño, porque te puedes ir al suelo en cualquier despiste. Somos un buen grupo y nos lo pasamos bien. Antes la gente no nos tenían en cuenta, pero cuando empezamos a estar arriba en las carreras, empezaron a saludarnos y a contar con nosotros para cualquier decisión. Ahora somos más respetados, los españoles estamos dando fuerte en este deporte”, subraya el de San Sebastián.

JWC1

Lucas, en el centro, campeón del mundo júnior | AD

‘Luki’ piensa que para que España su potencial en las diferentes modalidades de snowboard, “hacen falta buenas instalaciones, porque la mayoría que tenemos están pensadas para el turismo, no para la competición, aunque Sierra Nevada se está poniendo las pilas y apuesta por este deporte. Y hay pocos federados por la falta de ayuda económica, nosotros vamos con un presupuesto económico muy justo”, lamenta.

Con ganas y bien preparado física y mentalmente ha comenzado la temporada Eguíbar, aunque en la primera carrera, en Montafón (Austria), no destiló su mejor versión. “Tuvimos problemas con el material, no acertamos y quedamos entre los últimos. La tabla no corría y los primeros nos sacaron 6 segundos, un mundo”, cometa. En la segunda prueba dio la talla en Lake Louis (Canadá), pero tampoco quedó del todo satisfecho: “Un noveno puesto no está mal, pero sé que puedo hacerlo mucho mejor”.

Ahora afronta con ilusión el resto de Copas del Mundo antes de la gran cita del año. En Sochi espera demostrar su talento y rapidez sobre la nieve en un deporte que le apasiona. “Una de las razones por las que me enganchó el snowboard era por la libertad que aporta. Es un estilo de vida, es mi pasión. Cuando subo a la montaña y me lanzo, todo lo demás se me olvida y sólo pienso en disfrutar”, apostilla Eguibar, para quien “el cielo es el límite”.


Lucas Eguibar Bretón

San Sebastián, 9-2-1994

Campeón del Mundo Júnior en Erzurum (Turquía) en 2013.

Tercero en la Copa del Mundo de Arosa (Suiza) en 2013.

Campeón de la Copa de Europa en 2012

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar