Marta Xargay: “Las españolas somos ambiciosas y nunca nos cansamos de ganar”

La jugadora de la selección española de baloncesto, Marta Xargay, entrando a canasta. Fuente: FEB

La jugadora de la selección española de baloncesto, Marta Xargay, entrando a canasta. Fuente: FEB

Jesús Ortiz García
Actualizado: 08/06/2015 10:47

Su trabajo tenaz, combatividad en la cancha y polivalencia le han convertido en una líder silenciosa. A sus 24 años es un pilar de la selección española de baloncesto, una jugadora multiusos con buen tiro exterior que lo mismo diseña el juego del equipo como base o escolta que se sacrifica y cumple con gran nivel jugando de alero o en la pintura como ala-pívot. La gerundense, que se vistió de oro en el Europeo de Francia 2013 y de plata en el Mundial de Turquía 2014, confía en que España revalide su corona en el Eurobasket. Después, viajará a Estados Unidos para cumplir un sueño y jugar en la WNBA con Phoenix Mercury.

Pregunta.- Imbatibles durante la preparación, llegan lanzadas al Europeo, ¿qué sensaciones tienen?

Respuesta.- Estamos con ganas después de varias semanas entrenando y disputando partidos amistosos, queremos jugar ya el Europeo. Hemos ido de menos a más, el trabajo se está realizando bien y con pleno de victorias. Vamos mejorando cada día y nuestro límite está muy alto, aunque seguramente durante el campeonato nos encontraremos cada vez mejor e iremos creciendo.

Marta Xargay. Fuente: FEB

Marta Xargay. Fuente: FEB

P.- Lituania, Eslovaquia, Hungría y Suecia para empezar, ¿cómo ve el grupo?

R.- El peor rival somos nosotras mismas, nos tenemos que centrar en nuestro juego. El primer partido es muy importante para empezar con buenas sensaciones porque nos ha tocado un grupo bastante difícil. Lituania cuenta con jugadoras que si tienen un buen día anotando desde fuera, nos pueden matar. Suecia es nuestra gran enemiga, en el Preeuropeo nos enfrentamos 2 veces y perdimos en los 2 partidos. Hungría es la anfitriona, juega en casa y saldrán a por todas y también está Eslovaquia, un equipo que llegará reforzado con la americana Kristi Toliver y no será nada fácil.

P.- Como actuales campeonas, ¿hay que hablar de medallas?

R.- En el vestuario sólo se habla de pasar la 1ª fase, que será muy complicada, e ir partido a partido. Soñar es gratis y todas queremos lograr una medalla, hay ambición, pero nadie va más allá del debut. Hay que poner los pies en la tierra y tener respeto a las rivales que tenemos enfrente.

P.- ¿Cuáles son las principales armas de España?

R.- La fiabilidad defensiva, intentamos dejar a los rivales con pocos puntos, ser muy agresivas atrás y a partir de ahí, robar, salir a correr y hacer un juego ofensivo bastante alegre, con intensidad y velocidad en las transiciones. Si estamos bien en defensa, será muy difícil que nos ganen. También destacamos por la polivalencia, nos adaptamos a cualquier situación. En mi caso juego de base en mi club y en la selección lo hago de escolta, alero y hasta de ‘4’. Sólo me queda jugar de ‘5’ (risas). Llevo muchos años con Lucas Mondelo y es una de las cosas que le gusta, y si tengo que jugar de pívot y pegarme con quien sea para ayudar al equipo, ahí estaré.

La 'multiusos' Xargay. Fuente: FEB

La ‘multiusos’ Xargay. Fuente: FEB

P.- ¿Notan una presión extra no sólo por revalidar el título europeo sino por lograr el billete para los Juegos de Río?

R.- Aunque no queramos pensar en ello, aparece en nuestras mentes, pero presión no tenemos. Está claro que todos los equipos quieren batir a España porque es la actual campeona de Europa y subcampeona del mundo. Hace 30 años que ninguna selección logra ganar 2 veces seguidas un campeonato de Europa, así que está muy difícil revalidar el título. Pero las estadísticas están para romperlas y ojalá lo consigamos nosotras, lo firmo ahora mismo (risas).

P.- ¿Se ve en Río de Janeiro 2016?

R.- Es por lo que trabajamos duro, sería cumplir un sueño y también una promesa que le hice a mi madre hace años. Recuerdo que estaba viendo por televisión un partido de la selección con Amaya Valdemoro y Laia Palau, entre otras, en los Juegos Olímpicos y le dije: ‘Mamá, algún día yo seré una de ellas y estaré en unos Juegos’. Espero que ese día llegue pronto.

P.- ¿Qué le pide el seleccionador Lucas Mondelo?

R.- Que sea yo misma, que sea agresiva de cara al aro y que disfrute. A veces me dice de broma que si puedo meter canastas, ya sería la bomba (risas). Aún puedo mejorar en todas las facetas del juego, como en el tiro de 3, dominio de balón, intensidad en defensa o la agresividad en ataque.

P.- ¿Cuál es su techo?

R.- Espero no llegar a mi techo aún. He tenido la suerte de que con 24 años he podido vivir muchas experiencias como ser campeona de Europa de clubes con Perfumerías Avenida y de selección con España. A medida que pasan los años le doy más importancia a estos logros. Cada año es un reto diferente, lo bueno que tenemos las jugadoras españolas es que somos ambiciosas y nunca nos cansamos de ganar.

P.- Además de ser una de las diseñadoras del juego de la selección, también diseña ropa.

R.- Tengo una marca de ropa que se llama Unaunica y hace menos de un año con mi madre y mi hermana abrimos una tienda en Girona. Me gustaría estar vinculada al baloncesto cuando deje la alta competición, pero la moda es algo que me encanta, es otra de mis pasiones y quiero tener algo en el futuro.

Xargay ante una rival griega. Fuente: FEB

Xargay ante una rival griega. Fuente: FEB

P.- De momento, su presente está en el Europeo con la selección y después en la mejor liga del mundo.

R.- Llegué con 18 años a Salamanca y el Perfumerías era parte de mi familia. Siempre es difícil dejar mi casa, fue una decisión complicada, pero agradezco al club las facilidades que me dio. Es una pena que me tenga que ir, pero soy muy joven y tengo que vivir nuevas experiencias.

P.- ¿Cómo afronta su etapa en la WNBA?

R.- Es una oportunidad que pocas jugadoras pueden vivir y tengo que saber aprovecharla. Apenas conozco mucho de la competición, aunque sí guardo una camiseta de Lisa Lesly y otra de Becky Hammond, estrellas de la WNBA, que me regaló una amiga. Estoy expectante y no sé que sentiré jugando en un pabellón con tanta gente. En Salamanca estaba acostumbrada a que vinieran unos 3.000 aficionados, pero a la mayoría ya los conocía (risas) de verlos en cada partido. Seguro que la 1ª vez que juegue allí estaré muy nerviosa. Pero a Estados Unidos voy a disfrutar, sin mucha presión, a aprender lo máximo posible de mis compañeras y a absorber mucho baloncesto.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar