Néstor Abad persigue su sueño olímpico

El gimnasta alcoyano regresó a la competición con un bronce en la Copa del Mundo tras superar una grave lesión de rodilla. “Me he demostrado a mí mismo que puedo continuar al alto nivel”, dice.

Jesús Ortiz García
Actualizado: 26/03/2015 22:05

Suelo, caballo con arcos, anillas, salto de potro, paralelas y barras. Son los 6 aparatos en los que Néstor Abad derrocha agilidad, elasticidad y elegancia con sus acrobacias y secuencia de movimientos. Se enamoró de la gimnasia artística con 4 años cuando veía los entrenamientos de su hermana y su enorme potencial le ha granjeado un buen número de medallas. A sus 22 años ha sufrido dos graves lesiones en su rodilla derecha pero ha regresado con más fuerza para perseguir su sueño olímpico.

Néstor Abad realizando varias pruebas. Fuente: AD

Néstor Abad realizando varias pruebas. Fuente: AD

En marzo de 2014 en Cottbus (Alemania) se rompió el ligamento cruzado anterior y el menisco nada más empezar el ejercicio de anillas. Un año después, regresaba al mismo escenario, sin miedos, ni pesadillas, sólo con ganas de disfrutar. Y subió al podio para colgarse un bronce en la Copa del Mundo. “Cuando entré en el pabellón me vino a la cabeza la imagen en la que me rompí el año anterior, pero cuando me puse a calentar ya lo olvidé. No estaba nervioso por regresar a ese lugar, sino por competir de nuevo entre los mejores”, relata.

Este gimnasta de piernas prodigiosas y gran coordinación volvió a brillar logrando un metal en barra fija. “No me lo esperaba porque había gente con mucho nivel, ha sido una sorpresa. Respiré aliviado, era una espina que tenía clavada. Estoy satisfecho, ha merecido la pena luchar por seguir entrenando, me he demostrado a mí mismo que puedo continuar al alto nivel y dar más de lo que esperaba”, recalca.

Después de meses de rutina, largas sesiones de rehabilitación y fisioterapia, Néstor ya está de vuelta. “Las sensaciones son muy buenas, cada vez tengo más confianza porque la rodilla va respondiendo muy bien, estoy contento”, dice. A este baluarte de la selección española, las lesiones no han parado de castigarle, pero nunca dejó de creer en él: “Fue frustrante, estaba en un buen momento y de repente todo el trabajo se fue a la basura. Tenía 2 opciones: hundirme o asimilarlo con normalidad. Así que lo acepté y sólo pensaba en regresar más fuerte porque no he conseguido aún mi objetivo en este deporte, me quedan por hacer cosas en la gimnasia y voy a perseguir lo que siempre soñé”.

De Alcoy a Río de Janeiro

Su talento ya lo demostraba siendo un niño, cuando comenzó en el club El Pastoret de Alcoy. “Mis padres llevaban a mi hermana a entrenar y yo me ponía a llorar porque quería quedarme en las colchonetas. Empecé cuando aún tenía pañales (risas) y aún disfruto como un niño pequeño. La gimnasia es mi forma de vida, mi pasión y no puedo estar un día sin practicarla porque me estreso. Incluso cuando estoy de vacaciones en la playa tengo que ponerme a saltar”, confiesa.

Néstor Abad en barra fija. Fuente: AD

Néstor Abad en barra fija. Fuente: AD

Tenaz y disciplinado, para este campeón de Europa júnior, medallista en los Juegos Olímpicos de la Juventud en Singapur y oro en los últimos Juegos Mediterráneos, “empieza lo bueno”. Su objetivo: el billete para la cita de los 5 aros olímpicos. “Toca trabajar duro, aumentar la dificultad en los aparatos y darle caña”, dice.

A mitad de abril llegará el Europeo en Francia, en junio Juegos Europeos en Bakú y en octubre, el Mundial en Glasgow. “En el campeonato de Europa quiero meterme en alguna final y en el Mundial lo principal es quedar por equipos entre los 8 primeros para lograr la clasificación olímpica. Y si no lo logramos, en 2016 disputaríamos el Preolímpico, pero los chicos estamos motivados y convencidos de que lo vamos a conseguir este año, iremos a por todas para quitarnos presión e ir a las Olimpiadas a hacer algo importante”, subraya.

El alcoyano, cuya fuerza y expresividad le hacen ser muy completo en todas las pruebas, considera que se le da mejor “la suma de los 6 aparatos. Soy muy regular y estable. Intento hacer la gimnasia como a mí me gusta verla, lo más bonito y elegante posible, que parezca que no cueste trabajo realizar los ejercicios”.

A Néstor le gustaría seguir los pasos de su gran referente, el bicampeón olímpico Gervasio Deferr, y subir al podio en Río de Janeiro 2016: “Gervasio es el modelo a seguir, un referente para nosotros, una gran persona. Sueño con seguir disfrutando de este deporte, con que me respeten las lesiones y con lograr una medalla en los Juegos Olímpicos, soy ambicioso y voy a luchar por ello”, apostilla un gimnasta que no cejará en su empeño hasta situarse entre los mejores del mundo.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar