Rafa Botello, un maratoniano sin límites

A los mandos de su silla de ruedas este atleta español ha logrado un palmarés sobresaliente y ahora se prepara para las carreras en París, Londres, Boston, Chicago y Nueva York y para el Ironman de Lanzarote.

rafabot

El atleta español Rafa Botello durante una maratón | AD

Jesús Ortiz García

Alegre, osado, competitivo, tenaz y luchador, Rafael Botello ha demostrado durante más de una década que es capaz de lidiar con cualquier empresa por más dura o complicada que sea. Con el cuerpo inmovilizado desde la primera abdominal hacia abajo, este atleta barcelonés va al límite a los mandos de su silla de ruedas. Es un campeón forjado en el asfalto de las pruebas más exigentes, su especialidad es el maratón, pero también ha brillado en los 3.000, 5.000 y 10.000 metros.

Sus carreras a pie, el kickboxing o encuentros de fútbol a nivel amateur se acabaron en 2002 tras sufrir un accidente en bicicleta que le causó una lesión medular a nivel dorsal D11-D12. “La vida me cambió a mejor. Trabajaba como albañil, cobraba poco y no había viajado nunca, ahora me gano el sueldo con lo que me gusta y no paro de viajar por medio mundo y conocer a mucha gente, soy un afortunado. Con 22 años fue difícil afrontar mi situación, pero puedo decir que no necesito 2 piernas para ser feliz”, explica.

Sus brazos fuertes como robles acumulan al año casi 10.000 kilómetros y cuenta con un amplio palmarés, como el oro en el Mundial indoor en Suecia 2006, varios récords de España en diferentes modalidades o el hecho de ser el tercer europeo más rápido de la historia en maratón. Las escasas becas y la ausencia de premios en las pruebas nacionales le obligan a competir en el extranjero.

botello

Rafa Botello junto a su bandera | AD

“En casa no nos valoran como merecemos. Vamos a Nueva York y nos pagan avión, hotel, comida y hay premios en metálico. Sin embargo, en España no te dan nada. La mentalidad de los organizadores es la del pobrecito que va en silla de ruedas al que le hace ilusión correr pero gratis. No voy a ningún sitio donde no me tratan bien”, lamenta.

Esta temporada ha comenzado de manera sobresaliente con algunos títulos, una plata en Los Ángeles y un cuarto puesto en Lisboa, la última carrera que ha disputado hasta el momento. En la ciudad portuguesa quedó por detrás de otros 2 españoles, Roger Puig Bo y Jordi Madera. “Mi silla tiene un amortiguador muy corto y en curvas cerradas no llega para girar y eso lo saben mis rivales. Ya toca renovarla, ahora he terminado con un patrocinador fuerte y a ver si en junio puedo cambiarla, cuesta unos 5.000 euros”, comenta.

A falta de ayudas públicas Botello ha sabido vender su imagen. “No me gusta ir pidiendo limosna para hacer deporte, si no me pueden ayudar, lo pago de mi bolsillo. Lo que tengo me lo he ganado a base de esfuerzo, sacrificio, entrenando en fin de año o en verano mientras la gente está de vacaciones. Y me jode que haya personas pidiendo patrocinadores por el solo hecho de estar en silla de ruedas, sin tener nivel ni haber logrado resultados. Soy muy crítico con eso y no me gusta que me regalen nada”, subraya.

Ironman de Lanzarote

París, Londres, Boston, Chicago y Nueva York son las 5 maratones más importantes en las que participará este año, “las que me dan de comer”, dice. Pero en su calendario tiene marcado en rojo el Ironman de Lanzarote: “Es un sueño, estoy quitándole horas al atletismo y entrenando más con la handbike y la natación porque es algo personal. Sólo he hecho un triatlón corto, pero este son 14 ó 15 horas, será muy duro. Me da igual el tiempo que haga, sólo quiero disfrutar”, apunta.

“Estoy muy motivado y con las ideas muy claras. No sé que pasará ese día, porque puedo estar bien al principio pero puede que mi cuerpo no resista, que pinche una rueda o me salga en una curva. La natación es lo que peor llevo por la discapacidad, las piernas no se acaban de estirar y es como si llevara lastre, aunque he mejorado e intentaré recuperar tiempo en la bici y en la silla”, añade el atleta.

Si logra terminar la exigente prueba en la isla canaria, la imagen del Ironman será su próximo tatuaje. Su cuerpo es un lienzo en el que figuran sus apellidos, una bandera española, una silla de ruedas o el símbolo de los Juegos Paralímpicos, una competición que ha disfrutado en 2 ocasiones: en Pekín 2008 fue undécimo tras una caída cuando aspiraba a estar entre los 5 mejores y en Londres 2012 acabó noveno, a un puesto del diploma.

rafabotellohandbike

El atleta Rafa Botello con la handbike | AD

Botello confía en llegar a Río de Janeiro 2016: “Sería la hostia. Quiero ir para competir en maratón pero los comités no tienen ningún criterio establecido y si piden mínimas imposibles pues iría con el paratriatlón que sería más fácil al ser un deporte nuevo. Aunque me considero maratoniano y no quiero que me regalen nada”.

En abril disputará la maratón de París, Londres y Boston, lugar al que regresará después del atentado del año pasado. “El impacto no lo viví, mi carrera ya había terminado y estaba en un restaurante. Lo que sí me pilló fue un terremoto de 7,6 grados en Nueva Zelanda y el huracán Sandy en Nueva York”, recalca.

De todas las competiciones en las que ha participado, el atleta del Club Triatlón Santa Bárbara de Melilla destaca los 42 kilómetros del asfalto neoyorkino, en el cual ha corrido en 8 ocasiones, quedando varias veces en el Top 10. “Nos tratan como a deportistas de élite. Es la más mediática, la más dura, hay muchas subidas, es la más importante porque están los mejores del mundo”, indica. Sin embargo, le encantaría realizar una maratón en Kenia: “Sería lo máximo, conocer el día a día de un corredor keniata, pero las condiciones de infraestructuras que tienen lo hacen muy complicado”.

A sus 35 años seguirá recorriendo kilómetros y disputando pruebas en la categoría T-54 en igualdad de condiciones contra competidores con diferentes grados de discapacidad. “No tengo abdominales ni lumbares y estoy compitiendo con gente que camina. Pero es lo que hay, no debo resignarme sino luchar y darlo todo. Caerse está permitido, levantarse es obligatorio”, apostilla.


Rafael Botello Jiménez

Manlleu, Vic (Barcelona), 23-2-1979

Campeón del mundo Indoor de 3.000 metros (2006), 4º en el Mundial de 5 km en ruta (2007), 3º en el maratón de Chicago (2010), 5º en el maratón de Boston (2011), 2 veces ganador del maratón de Valencia (2007 y 2010), 3 veces ganador del maratón de Lanzarote (2008, 2009 y 2010), varias veces campeón de España en distintas distancias. Récord de España en 5.000 y 10.000 metros en ruta, de maratón, el de 3.000 metros en pista cubierta, 10.000 en pista, y el de relevo. Es el tercer europeo y el 11 atleta más rápido del mundo en maratón.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar