Tokyo 2020 da el testigo a París 2024

Ceremonia de clausura de Tokyo 2020. Fuente: COE

Ceremonia de clausura de Tokyo 2020. Fuente: COE

La ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de la capital nipona ha puesto el punto y final para volver a encenderse con los Juegos Paralímpicos el próximo 24 de agosto.

Avance Deportivo

Avance Deportivo

@deportivoavance
8 de agosto de 2021, 15:30

La bandera de Japón izada al compás del himno nipón abrió la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 con el mismo tono de austeridad que tuvo la ceremonia de inauguración.

La llama olímpica seguía brillando en su pebetero cuando entraron todos los abanderados de los países participantes en riguroso orden alfabético y formando un círculo de 206 combinados de colores que adornó el centro del estadio en un desfile con un único representante por país.

Cerrando la comitiva Francia, por albergar los siguientes Juegos de París 2024, y EEUU, que será el anfitrión en Los Ángeles 2028. Por España, era la campeona olímpica de kata individual Sandra Sánchez quien portaba el mástil.

Se acercaba el punto y final de unos Juegos duros, diferentes y donde la épica y la emoción han seguido brillando y vibrando con el mejor espíritu de superación y juego limpio sobre el tartán, el agua, la pista… más rápido, más alto, más fuerte… JUNTOS, lema adaptado en estos Juegos.

Desde cuatro frentes los deportistas rezagados en Tokio regaron el estadio ondeando pequeñas banderas, bailes y alegría, disfrutando de los últimos minutos de la cita olímpica nipona que pasará a la historia por razones extradeportivas.

Una alfombra de acuarela, trenzada de fantasía, provocó el momento más mágico sobre el estadio con unos aros olímpicos brillantes coronados con unos fuegos artificiales y precedidos de una cascada dorada que dio paso a un ritmo musical y lleno de energía para reflejar la cultura japonesa a través de escenas costumbristas.

Secuencias de bailes en distintas zonas de Japón que capturan la tradición y la cultura nipona han precedido al himno olímpico para arriar la bandera olímpica y pasar de la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, a la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ambas guardadas sus espaldas por las banderas de sus respectivos países, y. como intermediario, el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach.

Una espectacular puesta en escena con el himno francés a través de un audiovisual donde se mezclaba la ciudad y el deporte, el patrimonio con lo moderno, lo nuevo y lo viejo a través de un viaje con la música por los espacios deportivos como el skatepark o el estadio y los principales monumentos de la capital parisina, donde la bandera de París 2024 ondeaba orgullosa por alcanzar el récord de ser la más grande de la historia con una extensión de 5.400 metros cuadrados, teniendo como máster la propia Torre Eiffel.

Se despidieron la presidente del Comité Organizador, Seiko Hashimoto, y Bach, agradeciendo a los voluntarios y los deportistas su esfuerzo y entrega. “Nadie nunca había organizado unos Juegos aplazados y los japoneses tenéis que estar orgullosos de lo que habéis conseguido”, ha subrayado el presidente del COI. Tras sus palabras, otro canto a la transmisión del legado y la llama olímpica se extinguió con un nuevo espectáculo de fuegos artificiales y dando paso a una previa de los Juegos Paralímpicos. Arigato olímpicos.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar