El desafío olímpico de Adrián Nacimiento

El judoca talaverano, Adrián Nacimiento, posa junto al tatami. Fuente: Laura Pérez

El judoca talaverano, Adrián Nacimiento, posa junto al tatami. Fuente: Laura Pérez

El judoca talaverano es el mejor español en la categoría de -81 kilos y con trabajo y sacrificio va bien encaminado en su lucha por lograr una plaza para los Juegos de Río 2016.

Jesús Ortiz García
Actualizado: 17/11/2014 12:00 horas

En el gimnasio Macario García, en Talavera de la Reina, empezó a forjarse una de las perlas del judo español. Con apenas 4 años y siguiendo los pasos de su hermano Héctor, Adrián Nacimiento aprendía a dominar su cuerpo y a moverse con osadía sobre el tatami. Ahora, con 25 años es el mejor judoca español en la categoría de -81 kilos y sortea obstáculos con un único objetivo: los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Adrián durante un entrenamiento. Fuente: LP

Adrián durante un entrenamiento. Fuente: LP

Está apostando fuerte por cumplir un sueño, aunque a veces tiene problemas para viajar ya que debe pagárselo de su bolsillo ante la falta de ayudas. “Los viajes son claves para lograr medallas y ascender en el ranking internacional. Si quiero clasificarme para las Olimpiadas es necesario competir en el extranjero, donde se consiguen los puntos”, asegura este diplomado en Educación Física y estudiante de Pedagogía.

A comienzos de esta temporada tuvo que realizar una gran inversión para participar en torneos de Marruecos, Argentina y Uruguay, algo más de 2.000 euros a cambio de 2 oros y un bronce, unos resultados que le aseguraron participar en su primer Mundial absoluto. “Arriesgué y las cosas salieron bien, saqué medallas. Luego en el campeonato del mundo me quedó un sabor agridulce, pasé las 2 primeras rondas pero en el tercer combate perdí con el francés Alain Schmitt, un veterano con muchos títulos. Estuve cerca de pelear por medallas, pude haber dado más de mí”, subraya.

El talaverano, que tiene beca de externo en la residencia Joaquín Blume de Madrid donde come y usa las instalaciones, empieza a contar con el apoyo de la Federación Española de Judo. “Internacionalmente soy el único español de mi categoría que está logrando resultados y por ello están apostando por mí, así que espero no defraudar para que me sigan ayudando”, recalca.

Versátil y con mucho ritmo

Adrián ‘El Terrible’ ha dejado de entrenar con Carlos Sotillo después de 6 años y ahora modela su físico junto al olímpico Óscar Peñas. “Decidí dar un cambio”, apunta el manchego, que se considera un judoca “bastante versátil, con mucho ritmo, con un buen agarre ‘kumi kata’ y que lucho desde el principio hasta el final”.

Adrián Nacimiento. Fuente: LP

Adrián Nacimiento. Fuente: LP

Con esas armas peleará por un billete para Río de Janeiro, aunque sabe que nadie le regalará nada. “Estoy trabajando bien, concienciado en dedicarme sólo al judo en lo que queda de ciclo olímpico, de momento el camino va bien, la carrera es larga, queda un año y medio de clasificación. Figuro entre los 15 mejores en la clasificación pero todavía queda mucho y mi categoría es una de las más fuertes, hay países que tienen a 2 o 3 judocas en -81 kilos como Francia, Alemania, Brasil, Japón, Corea del Sur, Mongolia o Rusia”, explica.

En Londres 2012 aún no tenía el nivel ni la experiencia suficiente, pero para Brasil 2016 cree que ha llegado su momento: “Estoy preparado, aún me falta más madurez y voy a darlo todo porque sé que puedo estar allí. Lo más difícil es clasificarse, una vez que estés en las Olimpiadas son 5 combates y la medalla es posible”.

En la cita olímpica le gustaría coincidir con su hermano Héctor, entrenador de la selección de Chile. “Ha sido mi referencia, siempre he estado con él, gracias a su ayuda y a la de mis padres estoy alcanzando un buen nivel. Como judoca no pudo ir a unos Juegos y ahora trabaja para hacerlo como seleccionador, ojalá lo consiga porque se lo merece”, añade.

Junto al equipo español afrontará durante un mes una dura gira asiática en la que competirá en el Grand Prix de Corea del Sur y en el Grand Slam de Tokio. “Luego estaremos entrenando en Japón hasta el 18 de diciembre. Y después del descanso en Navidad, en enero tocan torneos en Marruecos y Túnez, en febrero Italia y Alemania, y hasta el Europeo sin parar con el objetivo de puntuar lo máximo posible para estar en Río”, apostilla.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar